Lima, Perú
+5113014109

Windows 11 está bien, ¿pero qué va a pasar con Windows 10?

Windows 11 está bien, ¿pero qué va a pasar con Windows 10?


No te voy a mentir, amigo lector. Cuando escuché hablar de Windows 11 lo primero que me vino a la cabeza fue un sonoro «paparruchas», aunque una vez superado el mazazo inicial, empecé a encontrarle mucho sentido. La imagen de Windows 10 está bastante desgastada, y Microsoft tiene toda la culpa de ello por el poco cuidado que ha puesto con la administración de las actualizaciones de dicho sistema operativo.

Cambiar la numeración, pasar de Windows 10 a Windows 11 era la manera más fácil de ejecutar una especie de «borrón y cuenta nueva», de empezar «de cero», y por alguna razón Microsoft ha debido pensar que este era el mejor momento. Creo que, en este sentido, es decir, en la elección del momento temporal para anunciar y lanzar Windows 11, puede haber influido el abandono de Windows 10X, y la necesidad de rentabilizar cuanto antes la inversión efectuada en dicho sistema operativo.

Como sabéis los que nos leéis a diario, Windows 10X iba a ser un sistema operativo más ligero, pensado para dispositivos móviles y para soluciones con doble pantalla, pero al final no llegó a buen puerto. A pesar de todo, Microsoft confirmó que no había sido ni una pérdida de tiempo ni un desperdicio de recursos, porque iban a trasladar aspectos clave de ese proyecto a Windows 10, de forma directa o indirecta. Windows 11 es el resultado de ese traslado.

Windows 11

No voy a actualizar a Windows 11, ¿qué va a pasar con Windows 10?

Seguro que más de uno está levantando la mano. Sí, la respuesta es simple, Microsoft le seguirá dando soporte hasta el 14 de octubre de 2025, a partir de ahí, se acabó la aventura, diremos adiós al diez y tendremos que saltar al once, salvo que estemos dispuestos a seguir utilizando un sistema operativo que se irá tornando inseguro de forma gradual. Microsoft lo explica muy bien en su web oficial.

Vale, sabemos que Windows 10 tendrá soporte hasta octubre de 2025, ¿pero qué tipo de soporte? Esa es la pregunta clave, estimados lectores, y es la que quiero responder en este artículo. Ahora mismo, tenemos dos cosas seguras. La primera es que Windows 11 se convertirá en el ojito derecho de Microsoft tan pronto como llegue al mercado, y que los «mimos» más importantes van a ir para él. La segunda es que Windows 10 no va a quedar abandonado, pero puede que el soporte se reduzca de forma notable.

Microsoft ha confirmado, de momento, que Windows 10 recibirá nuevas funciones con la actualización semestral 21H2, lo que significa que esta no se limitará a introducir Windows 11, sino que también mejorará la versión anterior. ¿Y qué ocurrirá a partir de ahí? Es indiscutible que Microsoft seguirá lanzando los habituales parches de seguridad y demás para mantener a Windows 10 en buen estado, pero con respecto a las actualizaciones semestrales Microsoft tiene dos opciones:

  • Seguir lanzando actualizaciones para mejorar y ampliar las funciones de Windows 10, aunque sea de una manera más reducida o limitada.
  • Cortar directamente el grifo y centrarse en Windows 11. Creo que esta última es la más probable, aunque no me atrevo a confirmar que la actualización 21H2 vaya a ser la última de su clase que reciba Windows 10.

Sea como sea, y ocurra lo que ocurra, tranquilo. Si no puedes, o quieres, actualizar, Windows 10 tiene vida para rato, y tampoco necesitas poner Windows 11 en tu vida hoy mismo. Es cierto que dicho sistema operativo cuenta con algunos ases en la manga, como el soporte de DirectStorage, pero hasta que esa tecnología no empiece a despegar, y a aprovecharse adecuadamente, no es más que una bonita caja vacía.

Por otro lado, no olvides que cuando se produce el lanzamiento de una nueva versión de Windows, o de una nueva actualización semestral, siempre es bueno esperar un tiempo prudencial para ver cómo funciona. Las prisas nunca son buenas, y este caso no va a ser la excepción.



Enlace fuente

Post Relacionados
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00