Lima, Perú
+5113014109

Ver muchas series seguidas es malo para tu circulación

Ver muchas series seguidas es malo para tu circulación


Imagen para el artículo titulado Hacer maratones de tus series favoritas aumenta el riesgo de padecer trombosis

Foto: Schöning/ullstein bild (Getty Images)

Ver compulsivamente tus series favoritas (lo que en inglés se conoce como binge-watch) no es bueno para tu circulación. Esa es al menos la conclusión a la que llega un nuevo estudio médico. La gente que se da atracones de series o películas de forma regular puede desarrollar trombosis venosa profunda, una condición que desemboca en problemas de salud serios e incluso la muerte.

La trombosis venosa profunda se produce cuando se forman coágulos de sangre en las venas profundas de nuestro organismo, normalmente en las piernas y la zona de la pelvis, pero a veces también en los brazos.

La trombosis venosa profunda produce inflamación y dolor agudo cuando aparece. Los coágulos pueden dañar las válvulas en nuestras venas, especialmente si no se tratan rápido, lo que desemboca en complicaciones alargo plazo como dolor crónico, inflamación y úlceras. Para rematar, los coágulos pueden soltarse de su posición en las venas profundas y terminar obstruyendo venas pulmonares provocando una peligrosa afección conocida como embolia pulmonar.

Entre los factores de riesgo para la trombosis venosa profunda está la existencia de problemas cardiovasculares previos, pero se sabe que permanecer inmóvil en la misma posición demasiado tiempo también contribuye a su aparición. Ocurre en pacientes de hospital que están confinados en una cama demasiado tiempo y a veces en pasajeros de avión que permanecen en su asiento sin moverse en viajes muy largos. No es de extrañar que estar tirado en el sofá viendo series durante horas dándonos un atracón de series pueda ser también un factor de riesgo.

El principal autor del estudio es Setor Kunutsor, de la Universidad de Bristol. Kunutsor y su equipo estaban analizando precisamente cómo prevenir la trombosis venosa profunda, y para ello estaban tratando de determinar los factores de riesgo, especialmente relacionados con la televisión, para lo que estudiaron toda la literatura médica existente al respecto. Analizaron datos provenientes de estudios en los que participaron más de 130.000 voluntarios de más de 40 años que nunca antes habían sido diagnosticados con trombosis venosa profunda. Su salud se monitorizó durante años. En algunos casos hasta dos décadas. Además, se les preguntó por su estilo de vida, incluyendo su consumo de televisión.

Más de mil personas fueron diagnosticadas con trombosis venosa profunda durante el estudio, y todos ellos reconocían ver la televisión en sesiones prolongadas de más de cuatro horas diarias de media. Los investigadores han calculado que las personas con este tipo de consumo televisivo tienen un 35% más de probabilidades de desarrollar trombosis venosa profunda que aquellos que no ven o ven muy raramente la televisión. Las conclusiones acaban de publicarse en la revista European Journal of Preventive Cardiology.

Los autores del estudio se han apresurado a clarificar que el estudio prueba una correlación entre la TVP y ver mucha televisión, pero no prueba que pegarse maratones de series sea una causa directa de esta enfermedad. Hacen falta más estudios para determinar qué papel juegan exactamente los atracones televisivos en el desarrollo de la enfermedad. Sin embargo, la relacion está ahí y se mantiene incluso aunque los pacientes llevan a cabo otras actividades que contribuyan a mejorar su salud vascular como el ejercicio, lo que contribuye a la idea de que ver mucha televisión es un factor de riesgo por sí mismo.

“La relación es independiente de la edad, del sexo, del índice de masa corporal y de la actividad física”, explicó Kunutsor a Gizmodo. “Esto significa que la relación no puede ser explicada por estos factores y que depende de otros factores que aún no conocemos”.

La causa de esta relación parece ser los largos períodos de sedentarismo, algo que también se ha asociado ya a padecer diversos problemas cardíacos. También es posible que la alimentación asociada a este tipo de ocio sea un factor a considerar ya que contribuye al aumento de la presión arterial.

El hecho de que la relación entre TVP y televisión se mantenga incluso aunque haya ejercicio físico de por medio no es excusa para dejar de hacer deporte. Kunutsor y su equipo han demostrado ya que la actividad física ayuda a prevenir la TVP independientemente del índice de masa corporal. “Si ves mucha televisión de forma regular procura tomar descansos cada 30 minutos o así”, explica Kunutsor. Ese mismo consejo vale también para las personas que pasan mucho tiempo sentadas en una silla. “Si ya eres una persona físicamente activa pero pasas mucho tiempo sentado por trabajo o por cualquier otra cosa es hora  de incrementar aún más tu actividad porque hay evidencias de que el ejercicio moderado o intenso reduce o incluso elimina los efectos adversos asociados al sedentarismo”.



Enlace fuente

Post Relacionados
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00