Lima, Perú
+5113014109

Una tienda de aplicaciones descentralizada podría llevar a las criptomonedas hacia una mayor centralización

Una tienda de aplicaciones descentralizada podría llevar a las criptomonedas hacia una mayor centralización



La ganancia estimada que Apple obtuvo de su App Store en 2020 es de 67,000 millones de dólares. Representa un aumento del 28% con respecto a los 50,000 millones de dólares de 2019. Incluso cuando la compañía ha reducido sus comisiones para los desarrolladores más pequeños, la App Store sigue siendo un componente importante de los beneficios de Apple. Y no solo Apple se lleva una parte de los ingresos de los desarrolladores: En Android, el sistema operativo móvil más popular del mundo, la Google Play Store obtuvo 38,600 millones de dólares en 2020.

Eso supone más de 105,000 millones de dólares en ingresos de las dos principales tiendas de aplicaciones juntas. No es de extrañar que los reguladores de muchos países estén estudiando de cerca si hay suficiente competencia en el mercado. Así que no debería sorprender que Coinbase, el exchange de criptomonedas más visible y conocido de Estados Unidos, también quiera ser la plataforma de acceso a la economía de las aplicaciones descentralizadas.

Pero, ¿qué sacrificamos cuando sustituimos un guardián por otro? ¿Se pone en peligro el espíritu descentralizado y la accesibilidad para todos, que es sagrada para muchos creyentes de las criptos? Estas son preguntas importantes que merecen ser debatidas mientras que aprovechamos nuestro impulso y nos adentramos en la adopción generalizada.

La regla del 80/20

Vilfredo Pareto tenía razón con su regla del 80/20: el 80% de los ingresos proviene del 20% de los clientes. Sin embargo, en el caso de la App Store de Apple, es más bien la regla 95/2: el 95% de los ingresos proviene del 2% de las aplicaciones más importantes.

Supongamos que una tienda de aplicaciones descentralizada (DApp) reflejaría una realidad similar, en la que las aplicaciones más exitosas generan los mayores ingresos. Esto significa que cualquier tienda DApp que consiga asegurar las aplicaciones más populares tendría una gran ventaja. Las plataformas mejor financiadas gastarían mucho para conseguir la exclusividad y asegurar el estatus de guardián. Entonces, cualquiera que quisiera acceder a las mejores aplicaciones tendría que pasar por ese guardián.

Los elementos monopolísticos de cualquier tienda de aplicaciones son los que hacen que la economía sea tan lucrativa. Si eres el dueño de las vías, eres el dueño de los beneficios, así de simple.

Pero la regla del 80/20 no debería extenderse a la economía de la Web 3.0. En lugar de muchos beneficios para unos pocos, se trata de muchos beneficios para muchos más, con los usuarios participando en la gobernanza, el crecimiento, el mantenimiento y las operaciones diarias de los ecosistemas que ellos favorecen. Los aspectos de propiedad de la economía de la Web 3.0 distribuyen las recompensas a los participantes del ecosistema de forma más uniforme en función de sus contribuciones. Es una dinámica más equilibrada que propone una nueva forma de hacer negocios.

Construyendo la tienda de DApps de la Web 3.0

¿Qué se necesita para garantizar una distribución verdaderamente descentralizada de las DApps? Necesitaríamos una tienda de DApps que cumpliera algunos criterios:

  • Gobernanza: en primer lugar, una tienda de DApps debe ser gestionada por la comunidad. Tendría que haber una organización autónoma descentralizada para votar sobre todas las cuestiones de gobierno, como las comisiones, la seguridad, etc.
  • Propiedad: los beneficios se distribuirían a la comunidad de acuerdo con su estructura de gobierno. También habría que reservar fondos para que la organización gestione la verificación de las aplicaciones, asegure el sistema y mantenga la comunidad.
  • Tokenomics: existe la oportunidad de hacer cosas muy interesantes en torno a incentivar a los desarrolladores para que utilicen la plataforma de forma exclusiva y realicen otras tareas clave como apoyar la infraestructura de distribución y otras tecnologías esenciales.
  • Interoperabilidad: los usuarios deberían poder moverse libremente entre diferentes DApp stores, llevando sus aplicaciones (y sus datos) con ellos. No puede haber una única tienda de aplicaciones que las gobierne a todas.
  • Relacionado: La teoría de los juegos se une a DeFi: las ideas fluyen en torno al diseño de la economía de tokens

Las aplicaciones son el centro de la economía digital, algo que continuará a medida que avancemos hacia la Web 3.0. Las plataformas de acceso a las finanzas descentralizadas, a los tokens no fungibles y a otros activos digitales emergentes requieren puntos de acceso móviles que acorten la distancia entre los que tienen ordenadores portátiles y los que solo acceden a Internet a través de dispositivos móviles.

Estamos en plena transición de la Web 2.0 a la Web 3.0. Aunque los guardianes siguen en posición de fuerza, seguirán persiguiendo el crecimiento de los usuarios junto a los protocolos descentralizados que buscan puntos de acceso a nuevos usuarios.

Cuando hayamos entrado realmente en la Web 3.0, es probable que veamos DApps que sirvan a nichos más pequeños que los actuales. Veremos un vibrante ecosistema de DApps más centradas y desarrolladas por equipos compactos.

También veremos aplicaciones deconstruidas en componentes. Por ejemplo, un exchange descentralizado se descompondrá en varias capas: el front-end orientado al usuario, el back-end del agregador y el proveedor de liquidez como infraestructura. Es algo parecido a la evolución del «monolito a los microservicios» en el espacio de la infraestructura de la nube de software.

Sin una verdadera descentralización en lo que respecta a las aplicaciones, simplemente hemos sustituido un guardián por otro. La clave aquí va a ser el compromiso de la comunidad con el apoyo a un conjunto diverso de pasarelas de tiendas de aplicaciones.

¿Qué es lo que está en juego?

El riesgo es que, en nuestro inevitable viaje hacia la adopción generalizada, la comodidad y la facilidad de uso se impongan a la descentralización. De hecho, esa suele ser la razón por la que surgen los guardianes centralizados: hacen que las cosas sean menos complicadas, lo que a su vez las hace más accesibles para las masas.

A medida que la comunidad de criptomonedas trabaja en conjunto para construir una economía de activos digitales próspera que beneficie a la mayoría, todos debemos tener en cuenta estas compensaciones. Debemos hacer que los activos digitales sean fáciles de entender y accesibles, al mismo tiempo que rechazamos cualquier argumento de que centralizar el poder en manos de unos pocos es una compensación que merece la pena en la vía rápida hacia la adopción masiva.

Podemos —y debemos— oponernos para proteger lo que hace que nuestra visión compartida sea tan poderosa: un futuro accesible para todos.

Este artículo no contiene consejos ni recomendaciones de inversión. Todas las inversiones y trading implican un riesgo, y los lectores deben realizar su propia investigación a la hora de tomar una decisión.

Los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados aquí son únicamente del autor y no reflejan ni representan necesariamente los puntos de vista y opiniones de Cointelegraph.

Diane Dai es la cofundadora y directora de marketing de DODO, un exchange de activos digitales descentralizada con sede en Singapur. Es pionera en la comunidad china de DeFi y tiene una amplia experiencia en marketing, gestión de redes sociales y desarrollo de negocios. Antes de fundar DODO, pasó por DDEX y CypherJump.

Sigue leyendo: 



Enlace fuente

Post Relacionados
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00