Lima, Perú
+5113014109

Una serpiente coral fugada obliga a desalojar 10 viviendas

Una serpiente coral fugada obliga a desalojar 10 viviendas


Ilustración para el artículo titulado

Foto: Cuerpo de Bomberos de Colonia / Facebook

Una serpiente coral africana ha obligado a desalojar un edificio de apartamentos en Colonia, Alemania. El ofidio era un ejemplar joven que un vecino tenía como mascota en un terrario, pero las dudas sobre su toxicidad provocaron un espectacular despliegue de policía y bomberos para encontrarla.

El suceso tuvo lugar la noche del domingo, cuando el propietario de la serpiente se percató de que había escapado de su terrario. Tras una búsqueda infructuosa por el apartamento, decidió llamar a los servicios de emergencia.

La serpiente coral africana (Aspidelaps lubricus) es una elección realmente inusual para mascota. Se trata de una especie relativamente común desde El Cabo hasta Angola y no corre particular peligro de extinción. La única razón para no tenerla en casa es que es venenosa, aunque los expertos en ofidios explican que es un animal pacífico que muy raramente ataca a los seres humanos. De hecho es tan pacífico que los efectos de su veneno en personas no están completamente estudiados como ocurre con otras serpientes más agresivas o peligrosas.

Solo existe un caso documentado de mordedura de serpiente coral africana a un ser humano. Ocurrió en 2019 y la víctima fue un hombre de 44 años que fue mordido dos veces en la mano. El expediente del caso documenta así los efectos:

Aproximadamente una hora después de recibir la picadura, la víctima desarrolló vómitos, insuficiencia respiratoria que requirió ventilación mecánica y parálisis de los músculos bulbares y de las extremidades superiores, con retención del control motor voluntario en las extremidades inferiores. Se precisó atención médica de apoyo, y tanto la parálisis como la insuficiencia respiratoria se resolvieron espontáneamente 12 horas después del inicio. No se dispone de antídoto para esta especie.

Desde luego, y aunque el ejemplar fugado en Colonia era muy pequeño, su mordedura no es algo para tomar a la ligera. Tras varios días de búsqueda, los bomberos finalmente localizaron al animal, de solo 20 cm y seis meses de edad, gracias a una trampa para serpientes instalada en el apartamento de su propietario. El dueño del animal tiene más serpientes en su casa y los permisos legales necesarios para ello. De hecho la oficina veterinaria de Colonia califica sus cuidados como “ejemplares”. [Cuerpo de Bomberos de Colonia vía IFL Science]



Source link

Post Relacionados
Deja tu comentario
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00