Lima, Perú
+5113014109

Una expedición viajará al Titanic para ver cómo va su deterioro

Una expedición viajará al Titanic para ver cómo va su deterioro


Como si se tratase de una ballena varada en una playa, el Titanic ha estado en perpetuo estado de descomposición desde que acabó en el fondo del mar el 15 de abril de 1912. Esta semana, una compañía de exploración pretende lanzar una expedición para inspeccionar el estado actual del naufragio, la primera de muchas, ya que probablemente realice visitas al pecio todos los años.

La compañía, OceanGate Expeditions, causó sensación el año pasado cuando anunció que sería posible visitar los restos del naufragio si alguien deseaba pagar más de 100.000 dólares por el privilegio. Habrá tres clientes de pago en cada viaje a bordo de la embarcación de OceanGate, un submarino de fibra de carbono y titanio bautizado como Titan.

Hay muchos dilemas legales y éticos en torno a los naufragios, ya que pueden contener valiosos artefactos pero no deja de tratarse de una enorme tumba metálica. A unos 3800 metros bajo de la superficie, el Titanic no es diferente a muchos de esos barcos, excepto por su inmenso tamaño y su fama. Esa fama lo ha convertido en un tema habitual de conversaciones sobre objetos recuperados y conservación, que ya se producían antes de que se descubriera el barco hundido en 1985. Algunos creen que los objetos del barco deberían recuperarse, aunque tal operación sería compleja y costosa. Otros argumentan que el barco debería mantenerse protegido porque no deja de ser una fosa común para las más de 1.500 personas que murieron dentro cuando se hundió. El equipo de OceanGate planea hacer una crónica del deterioro del naufragio.

El último bote que zarpó del Titanic. La foto fue tomada por un pasajero del navío Carpathia, que rescató a cientos de sus pasajeros.

El último bote que zarpó del Titanic. La foto fue tomada por un pasajero del navío Carpathia, que rescató a cientos de sus pasajeros.
Imagen: Wikimedia Commons

“El océano se está apoderando del barco, y debemos documentarlo antes de que todo desaparezca o se vuelva irreconocible”, dijo Stockton Rush, presidente de OceanGate, a la agencia AP. Además de los habitantes de las profundidades marinas —bacterias y arqueas en su mayoría— que se alimentan del acero y otros materiales que constituyen el barco, las fuertes y cambiantes corrientes oceánicas han impedido durante mucho tiempo que el barco se refugie en el lodo del fondo marino del Atlántico. Durante 109 años, el naufragio ha resistido tales peligros, pero el tiempo está comenzando a pasar factura. “Podemos esperar que en cualquier momento la icónica barandilla de la proa se derrumbe”, dijo Rush.

Algunas partes icónicas del “barco insumergible” ya han desaparecido hace mucho tiempo, como la gran escalera, que era un punto de entrada cómodo para los sumergibles ROV (Remotely Operated Vehicle). Pero otros, como el mástil delantero de 30 metros y el nido de cuervo, se han ido derrumbado desde el descubrimiento del pecio. La cubierta de popa también ha caído, e incluso la espeluznante vista de la bañera del capitán E.J. Smith se ha perdido, ya que un colapso en 2019 en la zona de estribor en 2019 destruyó los cuartos de los oficiales.

Entre los instrumentos del Titan hay cámaras de alta definición y equipos de sonar de haz múltiple, explicaba Rush, lo que le permitirá a la compañía comprender mejor el campo de escombros que hay en el barco, la ecología y cómo avanza su descomposición. Los miembros que paguen un billete a bordo del Titan (los tickets costarán entre 100.000 y 150.000 dólares por persona) también operarán el equipo de sonar y realizarán otras tareas de investigación. Biólogos y arqueólogos marinos también participan en la expedición de OceanGate y probablemente contribuyan a los objetivos científicos de la misión.

El Titanic nos ha fascinado siempre porque se trata de una tragedia humana que deja patente nuestra arrogancia y los límites de nuestras tecnologías frente a la naturaleza. Se han sacado más de 5.000 artefactos de los restos del naufragio y algunos incluso se han vendido con mucha controversia. En 2016, el mayor propietario de los artefactos del Titanic se declaró en quiebra y varios grupos pujaron por quedarse con los objetos en propiedad, incluido un grupo en el que estaba James Cameron. Un grupo de inversión terminó apoderándose de los artefactos por 19,5 millones de euros. Las esperanzas de recuperar más restos del naufragio se desvanecieron el año pasado, cuando una empresa de salvamento que deseaba recuperar el telégrafo del barco fue rechazada por abogados del gobierno de Estados Unidos.



Enlace fuente

Post Relacionados
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00