Lima, Perú
+5113014109

Una clínica de Escocia tiene un tratamiento especial para los «adictos al Bitcoin»

Una clínica de Escocia tiene un tratamiento especial para los «adictos al Bitcoin»



Una clínica médica de Escocia se especializa en el tratamiento de adictos a Bitcoin y a las criptomonedas, personas, generalmente traders que no pueden controlar sus impulsos y hacen de la actividad de compra y venta de criptoactivos su única forma de vida.

Según Tony Marini, el consejero principal de la clínica de adicción al Bitcoin en el hospital Castle Craig de Peebles, el centro había estado recibiendo pacientes desde su apertura en 2018, sin embargo, en el último año el número ha aumentado exponencialmente y actualmente más de 100 personas han pasado por la clínica para curarse de su adicción al Bitcoin.

Entre ellos hay un británico que adoptó el seudónimo de Jake y contó su historia a la BBC.

Actualmente en tratamiento, Jake dijo que perdió millones de libras operando con criptomonedas y que empezó a operar con criptoactivos todavía en 2015, pero de forma moderada.

Pero a medida que el mercado de criptoactivos crecía, el apetito del inversor también crecía y, con él, su sed por la adrenalina del trading.

«Puedo señalar el momento exacto en que se convirtió en un problema. Estaba perdiendo toda la suma que había reservado para operar, pero entré en una operación y estaba dispuesto a arriesgar la última cantidad que tenía. Así que terminé recuperando casi todo lo que perdí en una sola operación. La sensación fue de absoluta euforia», dijo.

Pero la euforia de la victoria sólo escondía una situación psicológica más delicada, en la que Jake lucha por hacer frente a los problemas de su matrimonio y su vida personal, lo que ha llevado a que la adrenalina del mercado de criptoactivos sea su refugio y su adicción.

Y así, adicto a su actividad y sin pensar en las consecuencias, Jake empezó a robar para mantener su adicción.

Mientras trabajaba en la gestión financiera administrando la inversión de cientos de clientes, comenzó a tomar los recursos de estos clientes y a operar en el mercado de criptomonedas con la esperanza de aumentar sus ganancias personales.

«La primera vez que lo tomé, lo perdí todo en unos 20 minutos una noche. El mercado cambió muy rápidamente y liquidé todo», señaló.

Como resultado, Jake se enfrenta a cargos penales por malversación de fondos y ya ha tenido que devolver 1,5 millones de libras a su empleador con la ayuda de su familia.

Una historia sin final feliz

El programa de tratamiento ideado en la clínica de Escocia se acerca más a los métodos existentes para tratar las adicciones al juego que a los programas de tratamiento de la drogadicción.

Tony Marini, uno de los directores del Centro, es también un antiguo adicto a las apuestas y a la cocaína, por lo que dice saber cómo salir del «fango» del trapicheo.

«Veo el trading de criptomonedas como una forma de que la gente se escape de sí misma, a otro mundo, porque no le gusta el mundo en el que está. La primera etapa del tratamiento consiste en unirse a otros adictos en terapia de grupo y compartir sus historias de vida. Esto les ayuda a identificarse y a darse cuenta de que no están solos», dijo.

El New York Times reveló recientemente la historia de Richard Dobatse, mostrando cómo una actividad que comenzó como un pasatiempo se convirtió en su perdición cuando se convirtió en una adicción y causó un desastre financiero.

Dobatse es un médico de la Marina estadounidense que comenzó en Robinhood en 2017 y se entusiasmó con la plataforma y las posibilidades de rentabilidad. Por ello, pidió un préstamo de 15.000 dólares en su tarjeta de crédito para empezar a operar.

Pero el confeti que Robinhood muestra en la pantalla cuando un usuario acierta y los «beneficios» no caían para Dobtse que sólo perdía.

Pero el médico no se rindió y decidió apostar más y pidió dos préstamos de 30.000 dólares dando su casa como garantía. Con nuevos recursos y más experiencia, llegó a tener un millón de dólares en su cuenta, pero lo perdió casi todo y ahora lucha por recuperar su dinero mientras intenta salvar su vida personal desgarrada por la adrenalina de las negociaciones.

La misma «suerte» no tuvo el joven Alexander Kearns, un joven de 20 años cliente de la plataforma de comercio de acciones y criptodivisas Robinhood que se suicidó tras ver un saldo negativo de más de 730.000 dólares en su cuenta.

Kearns se quitó la vida arrojándose delante de un tren en Plainfield, Illinois.

La tragedia se hizo ampliamente conocida en Estados Unidos y llamó la atención sobre los peligros potenciales del auge del trading inspirado en Robin Hood.

Sigue leyendo:



Enlace fuente

Post Relacionados
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00