Lima, Perú
+5113014109

Un rape de aguas profundas arroja luz de dos maneras distintas

Un rape de aguas profundas arroja luz de dos maneras distintas


 

Imagen para el artículo titulado Este extraño rape de aguas profundas arroja luz de dos maneras distintas

Foto: William Ludt/Courtesy of the Natural History Museum of L.A. County (NHM)

En mayo de 2021, un pez abisal del Pacífico llegó a la costa en el Parque Estatal Crystal Cove en Newport Beach, California. Todavía en buenas condiciones, el pez rara vez visto presentaba púas a lo largo de su cuerpo, dientes afilados y un señuelo bioluminiscente. Pero como los científicos descubrirían, también tenía tejido biofluorescente, una característica nunca antes vista en este tipo de peces.

El mar profundo siempre está lleno de todo tipo de cosas raras. Que este pez abisal del Pacífico (Himantolophus sagamius), una de las 177 especies de rape conocidas, use un señuelo bioluminiscente para atrapar a sus presas tiene mucho sentido, dado el entorno completamente oscuro del animal. ¿Pero biofluorescencia además de eso? Eso es extraño, ya que esta forma de brillo generalmente requiere una fuente de luz externa.

“Los rapes son conocidos por su capacidad de producir luz, por su bioluminiscencia”, explicó en un correo electrónico William Ludt, curador asistente de ictiología en el Museo de Historia Natural del Condado de Los Ángeles. “Fue muy sorprendente descubrir que sus señuelos, que ya pueden ser muy impresionantes, son incluso más complejos de lo que pensábamos, con tejidos fluorescentes también”. Ludt escribió el nuevo artículo con Todd Clardy, gerente de colecciones de ictiología en NHM.

La biofluorescencia y la bioluminiscencia pueden sonar similares, pero son dos cosas diferentes. La bioluminiscencia describe la luz producida por organismos vivos, en este caso bacterias bioluminiscentes ubicadas en el señuelo del rape. La biofluorescencia, por otro lado, es cuando los organismos absorben la luz de su entorno y la vuelven a emitir en un brillo colorido. Esta combinación de biofluorescencia y bioluminiscencia nunca antes se había visto en el rape, pero existe en algunos peces de aguas profundas como las medusas y los sifonóforos.

Imagen para el artículo titulado Este extraño rape de aguas profundas arroja luz de dos maneras distintas

Foto: William Ludt/Courtesy of the Natural History Museum of L.A. County (NHM)

La biofluorescencia es bastante común y aparece en especies de anfibios, reptiles, aves, tardígrados, ardillas voladoras, ornitorrincos y springhares, además de algunos peces.

Los ictiólogos detectaron el tejido biofluorescente sin tener que emplear herramientas o técnicas sofisticadas. Para el nuevo estudio, publicado en Journal of Fish Biology, “todo lo que usamos fue una luz azul fluorescente, que parece una linterna elegante, y un filtro para nuestra cámara, ¡y anteojos de seguridad para nuestros ojos!” Ludt le dijo a Gizmodo. “Simplemente demuestra que a veces no se necesita un laboratorio completo de equipos costosos para hacer descubrimientos emocionantes”.

Ludt y Clardy especulan que la biofluorescencia de este pez abisal del Pacífico está siendo alimentada por su señuelo brillante, dada la ausencia de cualquier otra fuente de luz en las profundidades del océano. Esta especie en particular vive a profundidades de 305 a 1220 metros. Nadando en la oscuridad, el rape usa las puntas de sus señuelos, conocidos por los científicos como “esca”, para atraer peces pequeños, calamares y otras presas, que son fácilmente engullidas cuando se acercan demasiado. Como polillas a la llama, estos animales de presa no pueden resistir la luz.

¿No es encantador? Una vista del pez tal como fue estudiado en el laboratorio

¿No es encantador? Una vista del pez tal como fue estudiado en el laboratorio
Foto: Sally Marquez/Courtesy of the Natural History Museum of L.A. County (NHM)

“Es posible que los patrones fluorescentes que observamos en este pez le den una ligera ventaja en comparación con otras especies que podrían no emitir fluorescencia además de la bioluminiscencia, y en un hábitat donde es difícil encontrar comida, eso podría marcar la diferencia”, dijo Ludt, y agregó que, desde una perspectiva evolutiva, “creo que esto destaca las muchas formas fascinantes en que los animales se han adaptado para vivir en las profundidades del mar, que es un lugar muy inhóspito”.

El examen del ejemplar hembra también reveló dientes afilados y muy finos, algunos de los cuales apuntan hacia atrás para evitar que las presas escapen después de ser capturadas. Estos peces dan miedo, pero como señaló Ludt, no son algo de lo que debamos preocuparnos mientras nadamos en la playa, dado su hábitat de aguas profundas. Mirando hacia el futuro, los investigadores esperan documentar tantos peces como sea posible, “incluidas algunas de estas especies de aguas profundas más raras que solo salen a la superficie de vez en cuando”, como explicó Ludt.



Enlace fuente

Post Relacionados
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00