Lima, Perú
+5113014109

Un paseo por un refugio nuclear soviético en perfecto estado

Un paseo por un refugio nuclear soviético en perfecto estado


Imagen para el artículo titulado Un fotógrafo se cuela en un refugio nuclear de la la antigua Unión Soviética que aún conserva todo su equipamiento

Durante 30 años, la guerra fría entre Estados Unidos y la URSS no solo trajo consigo la proliferación de armamento nuclear. También avivó la construcción de centenares de refugios nucleares destinados a altos funcionarios o a gente adinerada. Un fotógrafo polaco llamado Arkadiusz Podniesiński ha dado con uno que llevaba décadas sin abrir.

Podniesiński es realizador y buceador técnico. Su fascinación por el pasado militar y por los lugares secretos lo ha llevado a recorrer medio mundo e instalaciones como Chernóbil, Fukushima, las antenas de DUGA, o el hangar secreto en Kazajistán donde se pudren los transbordadores espaciales soviéticos Buran. Su página web es un lugar fascinante para visitar si te gusta la exploración urbana o los lugares prohibidos. El fotógrafo hecho llevaba tiempo buscando uno de estos refugios nucleares para añadirlo a su colección. Lo encontró en algún lugar no revelado de Ucrania, y la suerte quiso que estuviera completamente intacto. El fotógrafo ha documentado su hallazgo en una serie de fotografías fascinantes que puedes ver en este artículo.

El búnker, probablemente destinado al alto mando militar, está absolutamente lleno de alimentos, medicinas y equipamiento para que sus ocupantes sobrevivieran a un ataque nuclear. De hecho hasta tiene ordenadores, una centralita de telecomunicaciones, generadores (averiados) y sistemas para purificar el aire de contaminantes biológicos o radiación. Un armario lleno de pequeños cajones escondía una auténtica farmacia con pastillas para evitar que la glándula tiroides absorba isótopos radioactivos de yodo, analgésicos, antibióticos…

La instalación subterránea cuenta con máquinas de escribir y muchos libros, documentos y folletos sobre armamento nuclear. También tenía en sus estanterías máscaras antigás (ya caducadas) y numerosos dosímetros militares para medir la radioactividad como los que se usaron en Chernóbil. Todo el equipamiento está completamente nuevo y envuelto en sus embalajes originales, lo que probablemente valga una fortuna en manos de coleccionistas de este tipo de antigüedades militares. Podniesiński se conformó con tomar sus fotos y un espectacular vídeo que puedes ver bajo estas líneas.

Podniesiński termina su artículo sobre el refugio reflexionando sobre la cantidad de escondites olvidados que aún debe haber por todo el territorio de la antigus URSS, y sobre como sigue habiendo guerras y conflictos entre las grande potencias que muy bien podrían hacer que volvamos a necesitar de esas instalaciones, hoy reliquias de un pasado aterrador. [Arkadiusz Podniesiński vía PetaPixel]



Enlace fuente

Post Relacionados
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00