Lima, Perú
+5113014109

un hombre pierde 470.000 euros en una estafa

un hombre pierde 470.000 euros en una estafa


las cibermonedas con el bitcoin son el futuro, dicen unos. Sin embargo otros afirman que solo son una enorme burbuja que, tarde o temprano, reventará y dejará a decenas de miles de inversores sin sus ahorros y con cara de pocos amigos. Y, mientras tanto, reguladores y otras instituciones financieras empiezan a hacer presión para que se establezcan regulaciones para las criptomonedas se sean, o al menos se acerquen, a las de las monedas fiduciarias, esto es, las emitidas por los estados.

Y es que son varias las diferencias entre el dinero que hemos empleado desde siempre (bueno, desde que inventamos una herramienta para poder comerciar sin depender del trueque) y las cibermonedas, entre las que destaca la falta de respaldo del mismo por una entidad solvente y fiable (bueno, razonablemente fiable). Sin embargo hay algo que euro, bitcoin, dólar, ethereum, yen, dogecoin y demás comparten como buenas y bien avenidas hermanas: las estafas y los estafadores.

No siempre es así, pero el gancho común de las estafas es la codicia. Digo que no siempre, porque en bastantes casos los estafadores también se aprovechan de la necesidad y el miedo (véase a aquellos que venden clorito de sodio como un medicamento milagroso) o de la bondad de las personas, como el recientemente sentenciado a dos años de cárcel y conocido como el hombre de los 1.000 tumores. Los sinvergüenzas se valen de todo, y no hacen ascos a cualquier moneda, por muy ciber que sea. Es más, debido a sus particularidades, bitcoin, ethereum y compañía resultan cada vez más interesantes para los estafadores.

Bitcoin: un hombre pierde 470.000 euros en una estafa

El último caso al respecto lo encontramos en Entrepreneur, y una vez más sirve para confirmar lo que mencionaba antes, que la codicia suele ser mala consejera, algo que ya sabían hace décadas los especialistas en el timo de la estampita, el tocomocho y otras artes callejeras similares. En esta ocasión, eso sí, la estafa tuvo lugar en Twitter, con la participación involuntaria de Elon Musk, y le ha costado a la víctima cerca de 470.000 euros.

Es sabido que Elon Musk es un firme defensor de las cibermonedas, y todo empieza con un tweet publicado en su cuenta el 21 de febrero con el texto «Dojo 4 Doje», una clara alusión a dogecoin, otra popular cibermoneda. Entre las miles de respuestas se coló una que pretendía ser la del propio Musk y que, y aquí hay un punto importante, estaba verificada por Twitter. Tenía la misma fotografía de perfil que la cuenta de Musk pese a que su dirección es @JoshyMcB, y el nombre estaba escrito con un espacio entre cada letra. El tweet hablaba de un evento especial e incluía la dirección de una página web.

Al acceder a esa página, lo que podías encontrar era una «invitación» para enviar entre 0,10 y 20 bitcoins. ¿Y qué obtenías a cambio? Al concluir una cuenta atrás que se mostraba en la web, el bueno de Elon ingresaría en tu monedero de bitcoin la cantidad que hubieras aportado pero multiplicada por dos. Convertir un bitcoin en dos en solo media hora. Tentador, ¿verdad? Sospechoso, ¿no?

La posibilidad de doblar el valor de su cartera de bitcoin sumada a la premura con la que debía tomar la decisión (no dejar tiempo para pensar en frío es otro elemento común en las estafas de este tipo) llevó a un ciudadano alemán a transferir los 10 bitcoins por los que hace algunos años pagó alrededor de 40.000 dólares, pensando en que en 20 minutos estos se convertirían en cerca de  950.000 euros. El final, claro, ya te lo imaginas, terminó la cuenta atrás pero los 20 bitcoins prometidos nunca aparecieron.

Para la estafa, sus autores se valieron de la cuenta verificada de Josh McBride, un productor y presentador de TV estadounidense, una cuenta que había sido hackeada anteriormente y que los ciberdelincuentes emplearon, gracias a estar verificada, para simular ser la cuenta legítima de Musk. Una muestra más del peligro que tienen este tipo de cuentas si caen en malas manos, y un recordatorio más para Twitter de que debería extremar las medidas de seguridad obligatorias para las mismas, ya que en malas manos pueden resultar muy peligrosas, dado el valor que conceden normalmente los usuarios a esta distinción.

No es esta la primera estafa que relaciona bitcoin, Twitter y Elon Musk.  El sonado hackeo a Twitter del verano pasado, y que recientemente ya ha conocido una primera sentencia judicial condenatoria, empleó entre otras la cuenta del multimillonario emprendedor sudafricano. Aquello ya fue una muestra clara de que no siempre hay que fiarse de los verificados, puesto que sus cuentas pueden caer en malas manos. Y, claro, recordar siempre que si alguien te pide un bitcoin bajo la premisa de que posteriormente te dará dos… a lo mejor te está intentando vender un billete de lotería «premiado» porque él no puede cobrarlo.





Enlace fuente

Post Relacionados
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00