Lima, Perú
+5113014109

Un hombre descubre el huésped que tuvo en el cerebro años

Un hombre descubre el huésped que tuvo en el cerebro años


Una microfotografía de una muestra de tejido cerebral humano infectada con quistes larvarios de la tenia del cerdo (Taenia solidum)

Una microfotografía de una muestra de tejido cerebral humano infectada con quistes larvarios de la tenia del cerdo (Taenia solidum)
Imagen: George R. Healy (CDC)

Según explican en el estudio del caso publicado en The New England Journal of Medicine, expertos del Hospital General de Massachusetts y la Facultad de Medicina de Harvard se encontraron con un hombre de 38 años perfectamente sano que comenzó a tener convulsiones una noche.

Minutos antes, el hombre, natural de Boston, había estado durmiendo profundamente al lado de su esposa y en cuestión de segundos se encontraba en el suelo convulsionando. Confundido, pronunciaba palabras sin sentido y trató de resistirse a que lo llevaran en ambulancia al Hospital General de Massachusetts. Allí, a través de un minucioso proceso de diagnóstico, los médicos descubrieron un inesperado huésped en el cerebro.

Cuentan los médicos que lo atendieron que aunque los ojos del paciente estaban abiertos, “con una mirada involuntaria hacia arriba”, no respondió verbalmente a las preguntas ni siguió órdenes. El hombre tampoco tenía antecedentes de enfermedad, medicación o uso de drogas y rara vez bebía alcohol.

Así, los médicos decidieron darle dos dosis de lorazepam administradas por vía intravenosa con siete minutos de diferencia y le colocaron un tubo endotraqueal para proteger las vías respiratorias. Posteriormente, una radiografía de tórax mostraba que todo estaba normal.

Imágenes por resonancia magnética que se centran en una de las tres lesiones cerebrales

Imágenes por resonancia magnética que se centran en una de las tres lesiones cerebrales
Imagen: Cole et al, NEJM, 2021

El equipo finalmente diagnosticó al hombre, y señaló que entre los pacientes que presentan una primera convulsión aparente, obtener la historia clínica es clave. Las pruebas de laboratorio descartaron hiponatremia, disfunción renal y disfunción hepática, y los paneles de toxicología en orina y suero fueron negativos. Sin embargo, una evaluación adicional reveló leucocitosis y acidosis láctica.

El trabajo explica que aunque una resonancia magnética tiene mayor sensibilidad y especificidad que una tomografía computarizada de la cabeza para la detección de lesiones del parénquima cerebral, una tomografía computarizada se usa con más frecuencia en el departamento de emergencias. Según escribió el doctor Andrew Cole:

El paciente también tenía sangre en la boca, presumiblemente por morderse la lengua. Es probable que este paciente se sometiera a una tomografía computarizada después de su llegada y la estabilización en el departamento de emergencias, pero si el estudio de la tomografía computarizada fuera negativo, la resonancia magnética finalmente nos ayudaría a evaluar cuidadosamente una anomalía anatómica causal. La electroencefalografía (EEG) es extremadamente útil para clasificar el problema de las convulsiones.

Los escáneres cerebrales revelaron tres lesiones calcificadas, y dada su presentación y la historia del paciente, los médicos concluyeron que se trataba de quistes pertenecientes a la tenia parasitaria del cerdo (Taenia solium). Estos gusanos blancos con forma de cinta dependen de los huéspedes humanos para alcanzar la fase adulta de su ciclo de vida, donde se adhieren al intestino delgado con docenas de pequeños ganchos.

Imagen para el artículo titulado Un hombre perfectamente sano descubre el inesperado huésped que tenía en el cerebro durante décadas

Ilustración: Alexander J. da Silva/Melanie Moser/CDC

Allí llevaba muchos años, tiempo suficiente para “deleitarse” con los nutrientes circundantes y poder crecer hasta ocho metros de largo. Esta es la etapa en la que pueden reproducirse sexualmente (si tienen suerte), de ​​lo contrario, se reproducirán asexualmente. Luego, sus huevos se transportan en nuestras heces al resto del mundo, y pueden sobrevivir en el medio ambiente hasta dos meses como huevos, con la esperanza de ser devorados por otro animal.

Según el estudio:

Los quistes resultantes que forman la larva pueden desarrollarse en cualquier órgano, y son estos los que causan los problemas más graves, especialmente si se establecen en el cerebro. Esta afección se llama neurocisticercosis y es la principal causa de epilepsia adquirida en muchas partes del mundo, incluidas América Latina y África subsahariana. Se cree que miles de personas solo en EE. UU. presentan casos similares a este cada año.

El paciente del caso fue tratado con antiinflamatorios, anticonvulsivos y dos medicamentos antiparasitarios. Fue dado de alta del hospital sin síntomas restantes después de cinco días, y actualmente se encuentra libre de convulsiones tras tres años. [The New England Journal of Medicine vía ScienceAlert]



Enlace fuente

Post Relacionados
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00