Lima, Perú
+5113014109

un futuro en el que DeFi y las CBDC pueden trabajar en conjunto

un futuro en el que DeFi y las CBDC pueden trabajar en conjunto



Las finanzas descentralizadas (DeFi) están cambiando la forma en que la gente de todo el mundo piensa en el dinero más rápido que cualquier otra revolución financiera anterior. Los bancos, que han monopolizado la forma de acceder al dinero desde la antigüedad, están viendo por fin cómo se cuestiona su estatus. Ahora, es DeFi la que está empezando a ofrecer una alternativa que podría dar un giro al panorama económico y democratizar el acceso a las finanzas.

Este cambio sísmico de poder, que se aleja de los gobiernos y los bancos y se dirige a las personas reales, debería haberse producido hace tiempo, sobre todo en los países en desarrollo, donde DeFi ya está surgiendo como herramienta para las remesas y los pequeños préstamos. La inclusión financiera es otra ventaja significativa que puede aportar la tecnología DeFi, especialmente cuando 1,700 millones de adultos siguen sin estar bancarizados.

El crecimiento del espacio DeFi es asombroso. Tomando conceptos de las finanzas tradicionales y convirtiéndolos en protocolos transparentes a través de contratos inteligentes, DeFi proporciona un ecosistema sin confianza que ofrece cualquier cosa, desde seguros hasta préstamos o cuentas de ahorro. El atractivo de DeFi es evidente, ya que el valor total de los activos mantenidos en productos financieros DeFi casi supera los USD 175,000 millones.

Sin embargo, con DeFi en alza y los gobiernos y bancos que no quieren perder el control del sistema monetario, están dirigiendo su atención a la emisión de monedas digitales por sí mismos. Las monedas digitales de los bancos centrales (CBDC) se consideran una forma de mantener el control sobre el sistema monetario al tiempo que ofrecen a los usuarios transacciones más rápidas y baratas. Si avanzamos hasta el año 2030, ¿qué elementos de descentralización podemos esperar ver en nuestra vida cotidiana?

DeFi en el futuro

Imagina que el año es 2030. Célia, una joven parisina, saca su teléfono para comprar un billete de Eurostar de París a Londres. Cuando llega a la pantalla de pago, elige su cartera digital principal. Al pasar a su monedero, Célia ve que su saldo de euros digitales ha bajado. Hoy en día, nadie tiene ahorros en efectivo, ya que los préstamos se pueden pedir y devolver dentro de la cartera de una persona en función del valor de los activos que posea y se devuelven automáticamente con el tiempo.

Si bien DeFi desempeña un papel primordial en 2030, también lo hacen las CBDC, que se han convertido en la herramienta por defecto de los bancos de todo el mundo. China está liderando el camino tras el éxito de sus pruebas anteriores. Sin embargo, se inclinan por un mayor control estatal, escrutinio y censura. Como resultado, DeFi se ha convertido en la principal forma que eligen los individuos que valoran la libertad para gestionar las finanzas y ahora apuntala el sistema financiero mundial. Y gracias al protagonismo de DeFi, hemos dicho adiós a las cuentas bancarias, lo que nos permite acceder y utilizar nuestro dinero en cualquier momento y lugar y pedir préstamos cuando lo necesitemos.

El objetivo de la criptomoneda de hacer que el dinero esté disponible universalmente en todo el mundo significa que los protocolos subyacentes de DeFi proporcionan liquidez en los intercambios, los préstamos y los empréstitos. Y a pesar de la complejidad de DeFi, los usuarios finales no son conscientes de que están interactuando con estas fuentes de liquidez global directamente, ya que se garantiza la total privacidad en todo DeFi y el gasto.

Además, realizamos todos los pagos internacionales en rollos de prueba de conocimiento cero de segunda capa (zk-Rollups), una solución de escalado que agrupa cientos de transacciones fuera de la cadena en un contrato inteligente de Ethereum, ayudando así a reducir la congestión en la cadena de bloques. Se produce una prueba criptográfica, conocida como SNARK, que garantiza la prueba de validez y se publica en la capa uno. Al ofrecer alternativas libres y abiertas al dinero del gobierno, Bitcoin (BTC), Ether (ETH) y las stablecoins sin permiso se gastan y cambian inmediatamente por cualquier moneda importante del gobierno.

Derrotar los desafíos de DeFi

Tal y como va DeFi, este es sin duda un futuro plausible para ella. Sin embargo, para que DeFi alcance lo que muchos pueden considerar un futuro utópico, es necesario superar primero algunos obstáculos.

Uno de los que hay que tener en cuenta son las barreras que impiden su adopción generalizada. Por ejemplo, la vulnerabilidad de los contratos inteligentes, la imprevisibilidad del mercado de DeFi, los problemas de regulación y la accesibilidad a las tecnologías emergentes.

Otras se centran en que el espacio es demasiado complejo para el traders o el inversor medio. Y la ineficacia de la cadena de bloques es un problema que debe abordarse, especialmente en relación con el consumo de energía y el coste de las transacciones en los protocolos de la capa 1 de la cadena de bloques. Mientras que las alternativas han comprometido hasta ahora la seguridad, las soluciones tecnológicas en fase inicial están saliendo a la luz. Por ejemplo, la criptografía a prueba de ZK o las soluciones de capa 2, que permiten realizar más transacciones en el espacio y, por tanto, reducir el coste.

Por supuesto, no se pueden mencionar algunos de los retos de DeFi sin hablar de los detractores. Por ejemplo, Dan Berkovitz, comisionado de la Comisión de Negociación de Futuros de Productos Básicos (CFTC) de EE.UU., cree que DeFi es una «mala idea». Y Tom Mutton, director de fintech del Banco de Inglaterra, había dicho que cualquier CBDC sería «diez veces más eficiente por transacción» que Bitcoin. Sin embargo, hay que preguntarse si se da cuenta de que las zk-Rollups ya son 1,000 veces más eficientes que Bitcoin.

¿Qué está haciendo DeFi para superar estos obstáculos?

Se necesita más educación. El DeFi Education Fund es un ejemplo de una organización que intenta educar a los responsables políticos sobre los beneficios del ecosistema DeFi y ayudar a conseguir un marco regulatorio para el mismo. En un intento por impulsar el conocimiento de DeFi, está financiando a los solicitantes que trabajan en la investigación y la defensa de DeFi en la investigación legal y las prácticas de DeFi, entre otras cosas. Con un mayor conocimiento de DeFi, la adopción masiva será más fácil a medida que se incorporen nuevos usuarios.

Otra forma de ampliar el número de usuarios es mejorar la experiencia del usuario. Esto ya se ha visto con los protocolos de segunda capa, que están construyendo carteras e infraestructuras que soportan DeFi. Al hacerlo, eliminan las fricciones y los costes y ofrecen a los usuarios mejores formas de recuperar las claves perdidas, al tiempo que hacen que el espacio sea menos complejo.

A largo plazo, sin embargo, la claridad regulatoria es algo que dará confianza a los proveedores de servicios de inversión tradicionales, como los bancos y las instituciones, al tiempo que creará una vía para permitir a los usuarios acceder a DeFi en sus condiciones dentro de las aplicaciones existentes. Lo mejor de todo es que muchos clientes ni siquiera sabrán que están interactuando con una cadena de bloques entre bastidores, ya que todas las complejas interacciones de los monederos estarán ocultas. Es esta colaboración entre las finanzas tradicionales y las descentralizadas la que podría dar a DeFi el empuje que necesita para extenderse más en la corriente principal.

Actuar ahora

Está claro que DeFi ha llegado para quedarse y podría convertirse en el núcleo de las finanzas en 2030. Sin embargo, para que eso ocurra, hay que hacer más cosas hoy.

En estos momentos, el creciente desarrollo de las CBDC supone tanto una amenaza como una oportunidad para DeFi, puesto que más países experimentan con ellas y los gobiernos comienzan a adoptarlas. Pero el hecho de que las CBDC estén ganando terreno, no significa que DeFi no pueda encontrar también su lugar en nuestro mundo futuro.

Sin embargo, si la gente quiere controlar su propio dinero y saber de dónde procede, y al mismo tiempo dar a las naciones en desarrollo acceso a la banca, entonces DeFi es hacia donde se dirige el futuro. Los elementos básicos de la infraestructura de DeFi, como los exchanges descentralizados (DEX), los protocolos de préstamo y empréstito, los agregadores de exchanges que encuentran automáticamente los mejores precios y los puentes entre cadenas, también serán necesarios para las CBDC en el futuro si estas monedas gubernamentales quieren ser capaces de interoperar entre sí y ser utilizadas como dinero totalmente digital.

Por ello, DeFi está desempeñando un papel de laboratorio de innovación, permitiendo que se prueben diferentes aspectos de la infraestructura a un ritmo vertiginoso y garantizando que la infraestructura correcta requerida por las CBDC ya estará disponible cuando se estén desplegando en todo el mundo. Las CBDC que se adapten para hacer uso de la rápida innovación en las cadenas de bloques públicas y DeFi se beneficiarán mediante la conexión a fondos de liquidez masivos, permitiendo a los usuarios, por ejemplo, intercambiar instantáneamente entre el euro digital y Ethereum, o utilizar la infraestructura DeFi para obtener un rendimiento de la libra digital.

Son las CBDC que están desconectados a propósito de DeFi los que perderán frente a las stablecoins privadas, una de las secciones de más rápido crecimiento de la industria de las criptomonedas. Pero no hay que precipitarse para que esto sea una realidad contemporánea. Hay muchos obstáculos que DeFi debe superar antes de que veamos el tipo de adopción masiva que se hace presente en la vida cotidiana.

En 2030, puede que nuestra amiga parisina Célia no sepa ni le importe qué parte de sus transacciones son CBDC y DeFi, y no debería importarle. Todavía queda mucho trabajo por hacer para que eso sea una realidad. Esperamos que en 2030, Célia sea sólo una de los cientos de millones de individuos que disfrutan de las brillantes tierras altas de un mundo financiero descentralizado, que habrá cambiado para siempre la forma en que vemos el dinero.

Este artículo no contiene consejos ni recomendaciones de inversión. Cada movimiento de inversión y negociación implica un riesgo, los lectores deben realizar su propia investigación al tomar una decisión.

Los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados aquí pertenecen únicamente al autor y no reflejan ni representan necesariamente los puntos de vista y opiniones de Cointelegraph.

Will Harborne es cofundador y CEO de DeversiFi, una plataforma de comercio DeFi de capa dos impulsada por la tecnología escalable de StarkWare. Will ha trabajado en proyectos de consultoría tecnológica, primero en Cambridge Consultants y luego en IBM, antes de pasar a trabajar a tiempo completo en el espacio público de blockchain y unirse a Bitfinex en 2017. Allí, dirigió varios proyectos antes de combinar su experiencia con su pasión por el ecosistema de innovación sin permisos de Ethereum para ayudar a escindir Ethfinex. Will es miembro del Consejo Técnico de Melon, uno de los primeros grandes experimentos de gobernanza para un protocolo basado en blockchain. También tiene un Máster en Ingeniería por la Universidad de Cambridge.

Sigue leyendo:



Enlace fuente

Post Relacionados
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00