Lima, Perú
+5113014109

un antes y después para Motorola

un antes y después para Motorola


Ilustración para el artículo titulado

Foto: Eduardo Marín / Gizmodo.

El Moto G30 es el nuevo teléfono “todo terreno” de Motorola. Se trata de un dispositivo de gama media con un precio económico que quiere satisfacer, al menos en gran parte, las necesidades básicas de todos: buenas fotos, gran tamaño y gran batería. ¿Lo logra?

En gran parte, sí, pero esa respuesta va acorde a su precio. En este caso no estamos hablando de un dispositivo de gama alta, de los que compiten con el iPhone y los Galaxy más costosos, sino que el G30 forma parte de lo que mejor sabe hacer Moto desde hace casi una década: ofrecer un teléfono que cumple lo suficiente, por un precio razonable. Sin embargo, el G30 también es muy importante porque es un cambio para Motorola.

La compañía ha decidido que, tras casi una década, era hora de cambiar la fórmula, de dar un paso hacia renovar su catálogo. Un antes y un después. Y el Moto G30 forma parte de ese cambio, de esa evolución. La idea es simplificar la forma en la que presentan su familia “G” con modelos más fáciles de comprender: G10, G30, G50 y G100, por ejemplo, y mientras el número es más alto, mayor es su precio y mejores sus especificaciones. El G30 se ubica exactamente en la mitad de esta generación, como un punto medio entre lo más accesible y la gama alta. Porque Moto también ha querido regresar a la gama alta, no solo con el Moto Edge y Edge+ de 2020, sino ahora con el Moto G100.

Ilustración para el artículo titulado

Foto: Eduardo Marín / Gizmodo.

En el caso del G30, como mencioné, lo hace bastante bien en general, pero sin ser el mejor en nada, algo quizás acorde a su precio. No es algo negativo, es algo de esperarse. Sin embargo, sí destaca en varios aspectos, incluyendo nuevamente la batería. Motorola lleva años haciéndolo muy bien en materia de autonomía, y el G30 con sus 5.000 mAh y la gestión de energía del procesador Snapdragon 662, ofrece entre 1 día y 1 día y medio de uso, dependiendo del usuario.

Su pantalla es un panel de tamaño mas que generoso, con una diagonal de 6,5 pulgadas, que tiene sus pros y sus contras. Por un lado, este panel IPS LCD cuenta con una tasa de refresco de 90 Hz, lo que se traduce en una fluidez satisfactoria al momento de usarlo. Si mueves el dedo, la pantalla responde casi de inmediato. Desde que pruebas un smartphone con pantalla de 90 o más Hz no hay vuelta atrás en cuanto a la experiencia, y se agradece ver a Moto incluir un panel así en un teléfono de este precio. Por otro lado, su resolución es de 1600×720 píxeles, en lugar de FullHD. Esa es una crítica menor, dado que 720p pueden cumplir a la perfección en esta gama, no obstante, mi queja real con la pantalla tiene que ver con su brillo, que deja que desear en condiciones de mucha luz solar. En sombra o condiciones de poca luz, no tengo quejas.

Uno de los problemas del Moto G30 es la visibilidad de la pantalla en días muy soledos.

Uno de los problemas del Moto G30 es la visibilidad de la pantalla en días muy soledos.
Foto: Eduardo Marín / Gizmodo.

Su cámara da buenos resultados, pero tiene fallos, o más bien, tengo quejas acordes a su precio, algo que se siente un poco extraño de decir. Y es que pensar que un sistema de 4 cámaras es “acorde a su precio” es algo que hace 3 o 4 años no habría imaginado que diría algún día. Por un lado, el sensor principal de 64 MP y el sensor de ultra gran angular ofrecen buenas fotos con muy poco ruido y un detalle aceptable. A veces tarda un poco más de lo ideal en hacer una foto entre el momento que presionas el botón de tomar foto y el momento en el que la captura, pero en general funciona muy bien como cámara de point-and-click, y la interfaz simplificada de Android 11 y Motorola en el G30 ayuda mucho para esto.

Por otro lado, los resultados en fotos con poca luz o nocturnas dejan que desear, y el modo macro me dio todo tipo de resultados, a veces muy buenos, a veces considerablemente desenfocados, incluso teniendo un objetivo para macros integrado.

En general, el Moto G30 es un buen punto medio en su familia. Con un precio de 180 dólares a nivel internacional, 199 euros en España o 30.000 pesos en Argentina, su ficha técnica cumple lo suficiente como para considerar que mi tiempo probándolo fue una gran experiencia, que no me hizo extrañar un teléfono mas potente porque, incluso con sus limitaciones y gráficos limitados, podía disfrutar de mis juegos favoritos y un día completo de uso intenso entre trabajo y ocio. Además, me gusta cuando los fabricantes se arriesgan con algo más allá de los colores tradicionales y estándar en sus teléfonos, y eso algo que Moto también ha hecho con el G30. Esa especie de tornasol es de los aspectos que mas me gustaron en el teléfono.

Si este es el comienzo de un antes y después para Moto, tengo mucha curiosidad de saber qué es lo que vendrá después.



Enlace fuente

Post Relacionados
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00