Lima, Perú
+5113014109

Tres años sin cerrar los ojos por culpa de una cirugía plástica

Tres años sin cerrar los ojos por culpa de una cirugía plástica


Imagen para el artículo titulado Este hombre no ha podido cerrar los ojos durante tres años por culpa de una cirugía plástica fallida

Pete Broadhurst, un hombre de 79 años natural de Birmingham, Reino Unido, se sometió a una serie de procedimientos para parecer más joven. Tras la intervención del cirujano, el hombre no ha podido cerrar completamente los ojos durante años, teniendo que cerrarlos con cinta adhesiva por la noche.

La mala suerte de Broadhurst, pintor y decorador jubilado, se remonta a varias décadas en el tiempo. En 1959 se sometió a una cirugía dental para mover hacia atrás unas muelas que, según ha explicado, “estaban demasiado hacia adelante en mi boca”. Tras el tratamiento, le quedaron las mejillas agrandadas, o como él mismo describió en una entrevista, tenía las “mejillas hinchadas de hámster”.

Esta cirugía fallida repercutió en su vida y le volvió una persona más insegura por su apariencia, por lo que tras muchos años dándole vueltas, decidió buscar una cirugía correctiva.

Así, en el año 2019 decide gastarse 11.000 libras en un procedimiento para reducir la hinchazón de sus mejillas. Para ello, se sometió a un estiramiento de cuello, una blefaroplastia debajo de los ojos y una rinoplastia durante una cirugía de nueve horas. Sin embargo, inmediatamente después del procedimiento, supo que algo andaba mal. Según ha explicado:

Parecía que me habían golpeado. Fue horrible y no podía cerrar los ojos. Estuve enfermo toda la noche y mientras dormía. El día después de la cirugía deseé no haber ido nunca.

Cuando acudió al hospital dos semanas después de la cirugía para que le quitaran los puntos y les dijo a los médicos que tenía los ojos muy irritados, le dijeron que estos eran efectos secundarios normales que pasarían por sí solos. Pero cuando fue a otro hospital para hacerse un examen de próstata rutinario, los médicos notaron que sus ojos no se cerraban correctamente.

Broadhurst había desarrollado ectropión, una condición en la que los párpados inferiores se separan del globo ocular y evita cerrar los ojos por completo. Se le realizó una nueva cirugía correctiva gratuita para un injerto de piel que pudiera ayudar a que la piel de sus mejillas se encontrara con sus párpados. Esta operación tomó otras cuatro horas, pero dos años después, todavía no puede cerrar los ojos por completo.

Hoy, sus problemas de visión han empeorado tanto que no puede conducir un automóvil ni distinguir las expresiones faciales de las personas. Su confianza en sí mismo también está en su punto más bajo, como él mismo asegura. Tal y como ha explicado a los medios:

Un día, al subir al autobús, un hombre me dijo: ‘Dios mío, ¿qué te pasó en la cara? Ya me estaba sintiendo mal, solo empeoró las cosas. Ahora solo me preocupa que mis ojos estén cómodos. Ha ido más allá de cómo me veo. Solo quiero alivio. Quiero decirles a los demás que tengan cuidado porque pueden arruinar su vida.

El hombre cuenta que para mantener los ojos húmedos, ahora usa gotas para los ojos, y por la noche duerme con una toalla caliente sobre la cara. Tras una última cirugía en el extranjero, su condición ha mejorado ligeramente y regresará más adelante este año para un seguimiento, donde posiblemente recibirá más tratamiento. [IFLScience]



Enlace fuente

Post Relacionados
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00