Lima, Perú
+5113014109

Steam controlará más el uso de redes VPN

Steam controlará más el uso de redes VPN


Aunque hay quienes intentan pelearle el puesto, es indiscutible que Steam, a día de hoy, es la plataforma líder en lo referido a tiendas de juegos para PC. Por una parte tenemos servicios similares, como Epic Games y GOG, y por otra las tiendas de códigos, en las que es posible adquirir juegos por un precio inferior al que tienen en dichas plataformas. Los primeros no han logrado plantarle cara a la tienda de Valve y, con respecto a los segundos, los códigos que venden son para Steam y otras plataformas, por lo que no podemos considerar que son competencia total (aunque sí que lo sean en parte).

Una de las principales razones del éxito del que disfrutan estas tiendas de códigos es, obviamente, que ofrecen juegos a un precio inferior al que tienen en catálogo cuando los vemos en Steam. Y aunque hay eventos, como las rebajas de verano que han comenzado esta misma tarde, hay muchos usuarios que prefieren buscar los títulos que quieren por un precio más económico y, solo si no está disponible en esas tiendas, recurren a comprarlo en Steam.

Sin embargo hay quienes van más allá. Aunque no todo el mundo lo sabe, es fácilmente imaginable que los precios de los juegos de Steam suelen variar de unas regiones a otras. Cuando una distribuidora o un desarrollador independiente sube su juego a Steam para comercializarlo, debe introducir su precio en dólares estadounidenses, y de manera automática la plataforma le sugiere los precios adecuados para el resto del mundo.

El factor clave es que este cálculo no consiste exclusivamente en realizar el cambio de divisa. Steam contempla la diferencia de las economías de los diferentes países y propone unos precios adaptados a cada economía local. Casualmente ayer mismo el desarrollador de juegos y YouTuber Alva Majo publicó un vídeo, de lo más interesante, explicando cómo gestionan las principales tiendas de juego los precios de los mismos.


De dicho vídeo, y al hilo de lo que estaba diciendo, me quedo con el momento en que cuenta que para un juego con un precio de 4,99 dólares en Estados Unidos, Steam recomienda un precio de 67,99 pesos argentinos, lo que al cambio son unos 0,60 euros. Dicho de otra manera, si el desarrollador o la distribuidora aceptan los precios sugeridos por Steam, el precio del mismo juego desciende casi un 86% si lo compras en Argentina en vez de hacerlo en Estados Unidos.

Con estos ajustes, Steam pretende acercar los juegos a los usuarios de dichos países, ya que si mantuvieran el mismo precio en todas las geografías, muy probablemente resultarían prohibitivos para la mayoría. El problema es que, como ocurre prácticamente en todo, siempre hay algunas personas que deciden sacarle partido a estas medidas en su propio beneficio, y para este fin los servicios de VPN resultan particularmente útiles.

Esto no es algo nuevo, por ejemplo en el lanzamiento de Cyberpunk 2077 se supo rápidamente que CD Projekt Red también había ajustado su precio en diferentes regiones, y que, así, comprarlo por ejemplo en Ucrania reducía su precio a una tercera parte. Esto circuló rápidamente por Internet, en foros, redes sociales y webs, y finalmente fueron bastantes las personas que, pese a encontrarse en otros países con economías más fuertes, recurrieron a una VPN para comprar el juego al precio de Ucrania.

Con Steam esto resulta más complejo, pues es una técnica que Valve identificó hace ya tiempo, y desde entonces ha ido estableciendo medidas para evitar que, por ejemplo, alguien de España pueda adquirir juegos en la tienda argentina, que es una de las más económicas. Y aún así, todavía hay personas que encuentran la manera de hacerlo, pues en determinadas circunstancias, modificando el país de residencia del propietario de la cuenta y usando una VPN, es posible adquirir juegos en otras regiones.

Esto, claro, ha dado lugar a que muchos usuarios cambien la ubicación de su cuenta de Steam, utilicen una VPN y aprovechen los precios sustancialmente más bajos de países como Argentina. Una vez completada la compra, los usuarios vuelven a configurar su cuenta en su país de origen, y siguen utilizando Steam con normalidad.

Esto, sin embargo, va a cambiar, pues según podemos leer en un tweet de Steam Database, Valve va a introducir nuevas restricciones, entre ellas que solo sea posible modifica el país asociado a una cuenta cada tres meses. Además, se plantea la introducción de limitaciones en los medios de pago, más concretamente que solo se pueda pagar con medios asociados al país en cuya versión de la tienda se pretende hacer la compra.

Parece una medida bastante sensata por parte de Steam, pues los precios locales tienen una razón de ser muy clara y definida: permitir que los locales puedan acceder a unos juegos que, de tener los precios de otras economías más potentes, podrían resultar inaccesibles. Esto es aún más evidente en Argentina, donde la carga impositiva de los juegos es tremendamente alta. Así, es de agradecer que Valve tome este tipo de medidas, pues la otra opción sería acabar con la política de precios locales, algo que podría ser devastador para los jugadores de dichos países, que verían como el precio de los juegos se aleja por completo de sus posibilidades.





Enlace fuente

Post Relacionados
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00