Lima, Perú
+5113014109

solo queda un 3% intacto

solo queda un 3% intacto


Ilustración para el artículo titulado

Foto: Carl De Souza (Getty Images)

Solo el 3% de los terrenos de la Tierra todavía califican como “ecológicamente intactos”, con hábitats inalterados y poblaciones saludables de sus especies animales originales, según una nueva investigación.

Esa es una imagen mucho más sombría que la pintada por evaluaciones anteriores, que establecieron un número mucho más alto, estimando que entre el 20 y el 40% de la tierra aún estaba intacta. Pero esos análisis, enfocados específicamente en la integridad del hábitat, se basaron principalmente en imágenes por satélite, que no brindan muchos detalles sobre lo que está pasando en el suelo.

“El trabajo de campo realizado por muchas personas muestra claramente que hay especies que se han perdido en estas áreas de hábitat intacto, carnívoros grandes y medianos, y herbívoros grandes y medianos en particular”, nos dijo Andrew Plumptre, que dirige la Secretaría de Áreas Clave para la Biodiversidad y es el autor principal del estudio, en un correo electrónico. “Algunos se han perdido o reducido en número debido a la caza por parte de los humanos, otros se han perdido debido a la introducción de especies invasoras, como perros y gatos, y algunos debido a enfermedades”.

En lugar de simplemente examinar imágenes aéreas para el estudio, publicado el jueves en Frontiers in Forests and Global Change, Plumptre y su equipo superpusieron mapas de la destrucción humana de ecosistemas en mapas que indican dónde las especies animales son demasiado escasas para mantener un ecosistema saludable, o bien han desaparecido por completo.

Para evaluar si un ecosistema están intactos, los autores utilizaron tres criterios. Al igual que en estudios anteriores, analizaron la integridad del hábitat, una medida de cuánta influencia han tenido los humanos en los hábitats. También observaron la integridad de la fauna, que es un indicador de cuántas de las especies originales de un terreno han desaparecido desde la antigüedad (específicamente desde el 1500 EC). Y también evaluaron la integridad funcional, que determina si las especies son abundantes y capaces de cumplir sus roles ecológicos como depredadores superiores, dispersores de semillas u otras funciones. Según estas dos últimas medidas, a los ecosistemas terrestres no les está yendo demasiado bien.

“La integridad de la fauna es del 2,9% en la superficie terrestre y la integridad funcional del 2,8%”, dijo Plumptre. Eso significa que alrededor del 97% de la Tierra ha sido arruinada por la industria, la caza, la introducción de especies invasoras u otros impactos antropogénicos.

Los ecosistemas intactos que el equipo identificó se encuentran en el Congo, Tanzania, la selva amazónica, Siberia y el sur de Chile.

Aún más preocupante es que solo el 11% de las tierras ecológicamente intactas que identificaron están protegidas por las leyes de conservación de sus países. Una porción aún más pequeña, solo el 4%, está cubierta por Áreas Clave para la Biodiversidad o áreas donde la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza dice que es particularmente importante preservar la vida silvestre.

Sin embargo, no todo está perdido. Los autores descubrieron que un componente esencial que falta en grandes áreas de tierra que de otro modo estarían intactas es la desaparición de algunas especies clave, especialmente los grandes mamíferos. Algunos de estos grandes mamíferos se han extinguido por completo, pero otros aún sobreviven en otros lugares. En esos casos, los autores dicen que al reintroducir un pequeño número de especies (entre una y cinco) que desempeñan funciones cruciales en ciertas áreas, podría devolver la integridad ecológica al 20% de la Tierra.

Los autores identifican seis ubicaciones globales importantes donde este método podría ser fructífero: el este de Rusia, el norte de Canadá, Alaska, la selva amazónica, el desierto del Sahara y la selva tropical del Congo. En estas áreas, aunque las poblaciones de especies se han reducido, todavía hay mucho follaje y hábitat originales para sustentar a los animales si se reintrodujeran.

El estudio sostiene que necesitamos una nueva forma de pensar en la salud ecológica. En este momento, dicen los autores, la restauración se centra principalmente en rehabilitar hábitats degradados. Eso es importante, pero no suficiente.

“También deberíamos pensar en la restauración de especies para recuperar la integridad ecológica en una mayor parte de la Tierra”, dijo Plumptre.



Enlace fuente

Post Relacionados
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00