0
Lima, Perú
+5113014109

Realme 5G, análisis, precio y características

Realme 5G, análisis, precio y características


Ilustración para el artículo titulado

Foto: Sam Rutherford / Gizmodo

A veces la mejor tarjeta de presentación son un par de especificaciones técnicas y el precio. El Realme 5G es justo ese caso. Es un móvil Android realmente sencillo y barato pero sólido y con algunas prestaciones que no son habituales en este rango de precios.

Comencemos desglosando el precio. El Realme 5G se comercializa en Europa en dos versiones. La primera tiene 4GB de RAM, y 64 de ROM, y cuesta 199 euros, pero estará rebajado a 179 euros entre el 18 y el 20 de mayo para celebrar su lanzamiento. La segunda versión viene con 6GB de RAM y 128GB de ROM, y cuesta 249 euros. De nuevo tiene una oferta de lanzamiento del 18 al 20 de mayo que lo deja en 229.

¿Qué es lo que obtenemos a cambio de este precio tan jugoso? Pues un móvil bastante fino y ligero (8,5 mm de grosor y 185G de peso) con pantalla de 6,5 pulgadas 2400 x 1080 a 90Hz (180Hz de soporte táctil). Bajo él encontramos un procesador Mediatek Dimensity 700 5G que aúna dos núcleos ARM Cortex A76 a 2,2GHz con 6 ARM Cortex A55 a 2Ghz. Se trata de un chip de gama media equivalente en muchos aspectos al Snapdragon 730G. De hecho es un chip más moderno que el modelo de Qualcomm. Su GPU Mali G57 es algo más rápida y también cuenta con un ancho de banda mayor en memoria.

¿El problema de este tipo de chips? El de siempre, que los desarrolladores de videojuegos Android suelen optimizar sus títulos usando chips Qualcomm, no Mediatek, pero eso no quiere decir que sea un mal procesador. De hecho Mediatek está haciendo chips cada vez mejores. En nuestra pruebas hemos podido jugar a juegos gráficamente tragones como Mortal Kombat, War Turtle 2 o PUBG Mobile sin problemas (con la configuración gráfica media). Si vas a destinar el Realme 5G a juego casual y a estar conectado a Internet no vas a tener ningún problema.

undefined

Foto: Sam Rutherford / Gizmodo

En cuanto a la memoria para almacenamiento, el Realme 5G tiene ranura para tarjetas MicroSD de hasta 1TB, así que aumentar el espacio es cosa de dejarse unos pocos euros. El sistema de almacenamiento de archivos es UFS 2.1 y la memoria LPDDR4x, pero ambos estándares son lo normal. A este precio no se puede pedir más.

Físicamente el Realme 5G es discreto, pero bonito, con un grupo de cámaras cuadrado y trasera de plástico con un acabado metálico un poco propenso de más a las marcas de dedos. El dispositivo no tiene el sensor de huellas bajo la pantalla, sino en el botón de encendido del lateral. Se puede usar con el dedo pulgar si eres diestro, o el índice si eres zurdo, y desbloquea con rapidez, aunque su superficie es demasiado pequeña como para resultar cómodo. Solo hay un altavoz en el Realme 5G (en la parte de abajo, junto al puerto de carga), pero suena razonablemente bien con solo una cierta tendencia a abusar de los matices metálicos.

El puerto de carga es USB-C, y admite carga rápida de hasta 18W. No está mal pero es poco para una batería tan grande. La batería del teléfono es uno de sus puntos fuertes. Sus 5.000 mAh rinden 21 horas de vídeo ininterrumpido o 153 de música según el fabricante. En mis pruebas ha aguantado dos días largos con un uso normal como teléfono principal.

Ilustración para el artículo titulado

Foto: Carlos Zahumenszky / Gizmodo

Cámaras

Las cámaras del Realme 5G son una elección curiosa. La principal es una 48Mpx con apertura F1.8. La acompañan una segunda cámara en blanco y negro para mejorar los retratos y una macro de 4Mpx para mejorar las fotos muy de cerca. Este trio de sensores proporcionan una experiencia de uso muy sólida para el precio que tiene. Obviamente se echa en falta un gran angular y un zoom óptico, pero son cosas que echas en falta si ya estabas acostumbrado a ellas como es mi caso.

La cámara delantera, de 16Mpx y apertura F2.0 es particularmente buena. Al menos me han gustado sus resultados, tanto en color como en la calidad del desenfoque del fondo. El teléfono tiende a sobresaturar el color, pero esto es algo que está muy asociado a la IA. Si la desactivamos obtendremos unos colores bastante más naturales. El modo nocturno es otra de las sorpresas que el 5G esconde bajo la manga. No solo es rápido tomando fotos, sino que capta detalles y luz muy bien. Si hacemos mucho zoom notaremos grano y las zonas oscuras seguirán oscuras, pero está muy, muy bien para su precio.

En cuanto al zoom digital, es suficiente, aunque a poco que pasemos de 2x comenzaremos a notar grano. El modo macro es especialmente útil. Es una pena que Realme no integre esa función en el menú principal, sino enterrada en los menús del apartado “más” en la aplicación de cámara.

Realme UI viene bastante cargado de aplicaciones preinstaladas.

Realme UI viene bastante cargado de aplicaciones preinstaladas.
Foto: Carlos Zahumenszky / Gizmodo

Realme ha dotado a su 5G de la versión 2.0 del Realme UI. Es una interfaz de capa sencilla y su mayor problema es que viene con un montón de aplicaciones preinstaladas. Algunas, como Tiktok y Netflix acabarás usándolas. Otras probablemente no, pero no es nada que no se pueda solucionar con una buena limpieza.

undefined

Foto: Sam Rutherford / Gizmodo

En resumen

Realme está consiguiendo clavar sus últimos teléfonos. El Realme 5G compite en la misma liga que teléfonos como el Pixel 4a. El móvil de Google tiene mejores cámaras por procesado de imagen y mejor pantalla por el panel OLED, pero el 5G tiene sus propios encantos, como un refresco de pantalla mucho mejor, más flexibilidad en almacenamiento y mucho mejor batería. Todo ello a una fracción del precio del Pixel.

De nuevo, Realme consigue sorprenderme muy gratamente con su habilidad de ofrecer un producto agradable de usar a un precio que no admite ninguna discusión, sobre todo si le añaden extras que normalmente están fuera de ese rango de precios.



Enlace fuente

Post Relacionados
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00