Lima, Perú
+5113014109

Prohibida la entrada a EEUU de perros procedentes de 114 países

Prohibida la entrada a EEUU de perros procedentes de 114 países


Un cocker spaniel importado ilegalmente en Reino Unido espera su reubicación en un albergue canino en mayo de 2021.

Un cocker spaniel importado ilegalmente en Reino Unido espera su reubicación en un albergue canino en mayo de 2021.
Foto: Chris J Ratcliffe (Getty Images)

El Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos acaba de activar una prohibición temporal a todas las importaciones de perros procedentes de más de 100 países. ¿La razón? la rabia.

La nueva medida hecha pública en primer lugar por la agencia Reuters supone la suspensión de cualquier entrada al país de perros procedentes de 114 países. La lista incluye Arabia Saudí, Pakistán, Rusia, Ecuador, Cuba, Malasia, Indonesia, Brasil o China y puede consultarse completa aquí. De momento ningún país de la Unión Europea ni el Reino Unido están en ella. En Latinoamérica afecta también a Belize, Bolivia, Colombia, República Dominicana, El Salvador, Guatemala, Guayana, Haití, Honduras, Nicaragua, Perú, Surinam y Venezuela. En todos los casos la prohibición se deriva del riesgo de rabia en esos territorios.

La rabia es una enfermedad bastante terrorífica. La produce un virus y se transmite solo por contacto con la saliva de un animal afectado. Esta vía de transmisión sucede normalmente por la mordedura del animal. En teoría se podría transmitir también por la mordedura de un ser humano infectado, pero es un extremo que no se ha documentado jamás.

El problema con la rabia es que casi siempre es mortal para los que la contraen, sean humanos o animales. Causa síntomas similares a los de la gripe, pero eso es solo al principio. A medida que avanza causa alucinaciones, agresividad, salivación excesiva y una profunda aversión al agua. Por fortuna, existe una vacuna altamente efectiva contra la rabia. Se conoce desde hace más de un siglo y es efectiva incluso cuando se administra poco después de haber recibido una mordedura y antes de que los síntomas aparezcan, cosa que tarda entre unas semanas y unos meses.

Históricamente, los perros rabiosos han sido la principal fuente de contagio de la rabia en seres humanos, pero en Estados Unidos los programas de vacunación canina han eliminado completamente la enfermedad desde 2007. Hay animales salvajes como los murciélagos que pueden transmitirla, pero los contagios anuales en humanos se pueden contar con los dedos de una mano, tanto en Estados Unidos como en otros países con campañas activas de vacunación veterinaria. Por fortuna, hay muchos países donde la enfermedad es endémica y se estima que cada año mueren 59.000 personas víctimas de ella.

¿Por qué el CDC decide prohibir la importación justo ahora? Los oficiales de la agencia explican que la razón es la Covid-19. La pandemia ha provocado que muchos países ralenticen o suspendan sus campañas de vacunación contra la rabia porque sus sistemas sanitarios han dedicado todos sus recursos al coronavirus. La segunda razón (probablemente relacionada con la anterior) es un aumento en el número de cartillas de vacunación falsas. En algunos casos, los perros importados han sido abandonados por sus importadores al denegárseles la entrada en Estados Unidos y han terminado muriendo. Los retrasos y cancelaciones en los vuelos debido a la pandemia tambiñen han afectado negativamente.

“Dado el impacto que la Covid ha tenido en los programas de vacunación en el mundo no estamos seguros de cómo va a quedar el panorama de la rabia después de esto”, comentaba a Reuters Emily Pieracci, veterinaria y oficial médico del CDC.

A pesar de lo extenso de la prohibición, el CDC asegura que va a tener bastante poco efecto en el volumen total de importaciones caninas. Cada año se introducen en Estados Unidos alrededor de un millón de perros, y la prohibición apenas afecta al 6% de estas importaciones.

La prohibición tampoco es una razón para bajar la guardia en el control de la enfermedad. Esta misma semana. funcionarios de salud de Nueva York anunciaron el comienzo de la campaña anual de la población de mapaches silvestres de la ciudad. Para ello se usan cebos con olor a pescado que incluyen una vacuna que se administra por vía oral. Este tipo de campañas son comunes en muchos países desde hace décadas. En Nueva York se llevan poniendo en práctica desde 2014.



Enlace fuente

Post Relacionados
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00