Lima, Perú
+5113014109

Prediciendo el precio de Bitcoin mediante modelos cuantitativos, parte 2

Prediciendo el precio de Bitcoin mediante modelos cuantitativos, parte 2


Esta es la segunda parte de una serie de varias partes que pretende responder a la siguiente pregunta: ¿Cuál es el «valor fundamental» de Bitcoin? La primera parte trata sobre el valor de la escasez, la segunda parte sobre los movimientos del mercado en burbujas, la tercera parte sobre la tasa de adopción y la cuarta parte sobre la tasa de hash y el precio estimado de Bitcoin.

El mercado se mueve en burbujas

En los últimos meses, o incluso años, se ha hablado mucho de las burbujas que se están desarrollando en los mercados de bonos. Los periódicos (tanto los que cubren el mundo de las finanzas como los que no) hablaban de estas, y las cadenas de televisión especializadas y prestigiosos «macroeconomistas» de todo el mundo discutían cómo la deuda mundial actual tiene tipos de interés negativos.

Es financieramente contraproducente tener que pagar o prestar dinero a alguien, incluso si esa persona es un Estado. Estamos viviendo una situación absurda que nunca antes había ocurrido en el panorama de los mercados financieros. La causa principal está relacionada con la enorme liquidez inyectada en los mercados por los bancos centrales, que la utilizan como financiación para evitar su propia quiebra, para luego, prudentemente, revertirla a los Estados (ellos mismos en dificultades).

Después de todo, la famosa frase de John Maynard Keynes dice:

«Los mercados pueden mantener su irracionalidad más tiempo del que tú puedes mantener tu solvencia».

En realidad, este disparate ha permitido evitar la quiebra del sistema financiero, por lo que es bienvenido, aunque alimente fenómenos irracionales, como los mercados de bonos con rendimientos negativos (y, por tanto, precios de bonos sin sentido) y las bolsas tocando (no todas, pero sí la mayoría) nuevos máximos día tras día.

Un fenómeno que en realidad no está alimentado por el dinero de los bancos centrales, que todo el mundo tachó de mega burbuja sin sentido en 2017, es Bitcoin (BTC). El precio de Bitcoin alcanzó un máximo de USD 20,000 en diciembre de 2017, coincidiendo con el lanzamiento de los futuros del Bitcoin por parte del Chicago Board Options Exchange y el CME Group, las dos bolsas de materias primas más grandes del mundo, y luego alcanzó un mínimo cerca de USD 3,100 dólares en 2018, perdiendo efectivamente más del 80% de su valor.

¿Eso representa el estallido de una burbuja? Claro. ¿Representa el fin de Bitcoin? Desde luego que no. ¿Podría haber más burbujas de Bitcoin en el futuro? Por supuesto.

Como siempre, nos gustaría abordar el problema de la forma más analítica posible. Reconstruimos la tabla creada por el fundador de Bitcoin, Satoshi Nakamoto, utilizando Excel, para asegurarnos de que Bitcoin es una moneda deflacionaria y no inflacionaria.

Inflación

El dólar estadounidense (y todas las monedas del mundo, a decir verdad, incluido el euro), debido a la inflación, valen cada vez menos con el paso del tiempo. Podemos entender mejor el fenómeno si pensamos en el valor de los activos. Comprar un auto hace 40 años costaba unas 13 veces menos que hoy en día, de modo que un buen auto que costaba USD 10,000 en 1980 actualmente costaría USD 130,000.

Este fenómeno se llama inflación, y está inducido por una regla que vincula el valor total de los bienes en el mundo con el total de la moneda en circulación. Si el número de dólares en circulación se duplica, los mismos bienes tenderán a costar el doble. «Tendrá tendencia» porque la moneda no es un fenómeno lineal, y puede tardar algún tiempo en producirse.

En los años setenta y principios de los ochenta, la inflación en Estados Unidos alcanzó tasas cercanas al 12% anual, creando muchas dificultades a quienes no contaban con los conocimientos y los medios para contrarrestarla.

Deflación

Bitcoin fue creado con una lógica deflacionaria, más parecida a la de las materias primas como el oro y la plata. Por eso es considerado por muchos como el nuevo oro digital, pues tiene características de preservación del valor y no de devaluación, como el dólar o el euro.

Veamos cómo se ha podido crear y cuáles son los efectos resultantes de estas elecciones.

Nakamoto decidió que el número máximo de Bitcoin creados y disponibles debía ser de 21 millones. (El número 21 aparecerá muchas veces. Es la letra griega phi, de la que también hablaremos más adelante). Podría haber decidido introducir una cantidad fija de Bitcoin por cada bloque que se minara, pero al hacerlo no habría creado el efecto de crecimiento exponencial que caracteriza a Bitcoin, o al menos no tan marcado como lo es hoy.

En consecuencia, decidió reducir a la mitad la cantidad de Bitcoin recién emitida cada cuatro años, para crear un efecto muy marcado e interesante de stock to flow que hiciera subir el precio cada vez más.

Durante los primeros 210,000 bloques, los mineros recibieron 50 BTC por cada bloque añadido al libro mayor distribuido, en una época en la que el valor de Bitcoin fluctuaba desde unos pocos céntimos hasta unos pocos dólares, por lo que la remuneración no era en absoluto comparable con la de la actualidad, y tampoco era tan difícil ganar el desafío. De hecho, en los primeros años, computadoras comunes y corrientes bastaban para minar.

La primera reducción a la mitad tuvo lugar en 2012, es decir, a partir del bloque 210,001, la remuneración se redujo a la mitad a 25 BTC por cada nuevo bloque añadido al libro mayor distribuido. En 2016, tuvo lugar la segunda reducción a la mitad, que bajó la remuneración a 12.5 BTC, y de nuevo con la tercera reducción a la mitad que ocurrió en mayo de 2020, llevando la remuneración por cada bloque a 6.25 Bitcoin, que con la reciente corrección del precio hasta cerca de los USD 40,000 siguen siendo de unos USD 250,000.

La siguiente reducción a la mitad está prevista para 2024, cuando la remuneración se reducirá aún más en un 50%. Está previsto que continúe, probablemente, hasta el 2140, año en el que se espera la última reducción a la mitad, que distribuirá menos de 1 Bitcoin en el último año.

Pero, ¿cómo afecta este fenómeno de reducción a la mitad al precio de Bitcoin? ¿Afecta la reducción a la mitad del llamado «flow», o el flujo de nuevo capital en el mercado, al precio del propio Bitcoin? Como vimos anteriormente en la primera parte, Bitcoin parece seguir el modelo stock-flujo; por lo tanto, una reducción del flujo, manteniendo el mismo stock, debería corresponder a un aumento del precio. Ahora que hemos tenido tres reducciones a la mitad, ¿no debería haber habido más burbujas?

¿Sabes cuántas burbujas ha tenido Bitcoin en su corta vida? Tres. Se representan gráficamente a continuación.

Estas son las tres burbujas a las que se ha enfrentado Bitcoin hasta ahora, y en cada una de ellas el siguiente máximo histórico llegó a ser al menos 10 mayor. Obviamente, no es una garantía de que vaya a hacerlo en el futuro, pero hay muchos factores que nos llevan a pensar que la que vivimos en 2017 no será la última burbuja: le seguirán muchas más en el futuro.

¿Puede utilizarse esta información para determinar un precio justo para Bitcoin? O al menos, ¿un precio potencialmente alcanzable según este modelo?

De hecho, podemos, si echamos un vistazo a este gráfico en el que las reducciones a la mitad están resaltadas por saltos en el eje X, en correspondencia con el cambio de estado de reducción a la mitad, podemos estimar el precio justo, es decir, el precio correcto al que Bitcoin podría llegar.

Si el precio de Bitcoin tiende a volver en torno a la línea descrita en la figura anterior, está claro que podemos estimar cuál será el precio objetivo futuro de Bitcoin, en función de las reducciones a la mitad que nos esperan.

Del gráfico se desprende que el precio objetivo de Bitcoin está entre los USD 90,000 y USD 100,000. Esta información es muy útil no sólo porque garantiza que alcanzaremos a esos precios, sino porque debemos tener en cuenta nuestras decisiones de inversión, porque realmente podría llegar e incluso superar esos niveles de precios.

Obviamente, estas estimaciones deben tomarse como un intento intelectual de entender la dinámica de Bitcoin y en absoluto pueden considerarse una sugerencia o consejo de inversión del autor. Entender cómo Bitcoin puede alcanzar dichos precios no es fácil, y a cualquiera que se acerque a este fascinante mundo por primera vez le costará imaginar cómo un activo aparentemente sin valor puede tener un precio tan alto, especialmente si se cae en la trampa de pensar que es una moneda parecida al dólar.

Para ello, es importante conocer sus distintos aspectos. Uno que sin duda es fundamental para determinar el precio de Bitcoin es la tasa de adopción, que se describirá en la parte 3.

Ruggero Bertelli y Daniele Bernardi son coautores de este artículo.

Este artículo no contiene consejos ni recomendaciones de inversión. Cada movimiento de inversión y comercio implica un riesgo, y los lectores deben realizar su propia investigación al tomar una decisión. ]Los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados ​aquí pertenecen exclusivamente a los autores y no reflejan ni representan necesariamente los puntos de vista y opiniones de Cointelegraph.

Ruggero Bertelli es profesor de economía de intermediarios financieros en la Universidad de Siena. Imparte clases de gestión bancaria, gestión del riesgo crediticio y gestión del riesgo financiero. Ruggero es miembro de la junta de Euregio Minibond, un fondo italiano especializado en bonos regionales para pymes, y miembro de la junta y vicepresidente del banco italiano Prader Bank. También es asesor de gestión de activos, gestión de riesgos y asignación de activos para inversores institucionales. Como especialista en finanzas conductuales, Ruggero participa en programas nacionales de educación financiera. En diciembre de 2020, publicó La collina dei Ciliegi, un libro sobre las finanzas conductuales y la crisis de los mercados financieros.

Daniele Bernardi es un emprendedor en serie que busca constantemente la innovación. Es el fundador de Diaman, grupo dedicado al desarrollo de estrategias de inversión rentables. El trabajo de Daniele está orientado hacia el desarrollo de modelos matemáticos, que simplifican los procesos de toma de decisiones de los inversores y las family offices para la reducción de riesgos. Daniele también es el presidente de Investors ’Magazine Italia SRL y Diaman Tech SRL y es el CEO de la firma de gestión de activos Diaman Partners. Además, es el administrador de un fondo de cobertura de criptomonedas. Es autor de The Genesis of Crypto Assets, un libro sobre criptoactivos. Fue reconocido como un «inventor» por la Oficina Europea de Patentes por su patente europea y rusa relacionada con el campo de los pagos móviles.

Este artículo se ha enviado con éxito a la World Finance Conference.

Sigue leyendo:



Enlace fuente

Post Relacionados
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00