Lima, Perú
+5113014109

Por qué el té de hierbas que tanto te gusta realmente no es té

Por qué el té de hierbas que tanto te gusta realmente no es té


A una gran parte del planeta le gusta el té, una bebida que cuenta con una gran variedad de opciones. Sin embargo, entre ellas no se encuentra lo que comúnmente se denomina como “té de hierbas” y sucedáneos, en ese caso estás consumiendo otra cosa.

En realidad, cuando alguien consume té de hierbas, menta, rooibos, manzanilla u otras hierbas y aromáticos empapados en agua hirviendo, lo que está consumiendo es tisana, y aunque lo parezca, no tiene nada que ver con el té real.

¿La razón? El verdadero té describe una especie de planta específica, la Camellia sinensis, una especie de arbusto de hoja perenne cuyas hojas y brotes se utilizan para hacer la popular bebida. Además, el té verdadero incluye la mayoría de los tés con cafeína como el té negro (y sus famosos English Breakfast o Earl Grey), el té blanco, el té verde y sus variedades. Todos ellos varían en sabor y apariencia, pero su diferencia se debe a diferentes preparaciones del mismo ingrediente.

Por ejemplo, las hojas de tés negros se oxidan antes de secarse; El mismo proceso que hace que los plátanos se vuelvan marrones es cómo las hojas de té adquieren ese color intenso y oscuro. En cambio, con el oolong (té chino tradicional) es un proceso que requiere más tiempo, ya que las hojas se sacuden en cestas de bambú para magullarlas y secarlas ligeramente. Por su parte, los tés blancos simplemente se dejan secar.

Sin embargo, los llamados “tés de hierbas” son diferentes. Ninguno proviene de la planta C. sinensis y, por tanto, no son un té como tal. La única similitud radica en cómo se consumen las dos variedades: sumergiendo la materia vegetal seca en agua hasta que los sabores infunden la bebida.

En cuanto a la tisana, la palabra ha existido desde el siglo XIV, y es el término que deberíamos usar si queremos ser exactos sobre lo que estamos bebiendo. En este caso, son infusiones hechas de hojas, corteza, raíces, bayas, semillas y especias. Las tisanas comunes incluyen menta, manzanilla, verbena y rooibos. 

Y recuerda, una de las grandes diferencias entre ambas bebidas es la cafeína. Todos los tés tienen cafeína. La cantidad varía desde un mínimo de 35 miligramos por taza para el té verde hasta un máximo de 90 miligramos para el negro. En cambio, las infusiones de hierbas no contienen cafeína, de ahí que sean ideales para beber después de la cena. [Mental Floss]



Enlace fuente

Post Relacionados
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00