Lima, Perú
+5113014109

Por primera vez, vemos cómo chimpancés matan a gorilas

Por primera vez, vemos cómo chimpancés matan a gorilas


Dos chimpancés machos adultos de patrulla en el Parque Nacional Loango en Gabón

Dos chimpancés machos adultos de patrulla en el Parque Nacional Loango en Gabón
Imagen: LCP, Lara M. Southern

Una nueva investigación detalla dos encuentros fatales en los que chimpancés salvajes atacaron y mataron a los gorilas. Es un raro ejemplo de una especie de gran simio que ataca a otra, y a los científicos les preocupa que el cambio climático pueda tener algo que ver con eso.

Los chimpancés y los gorilas pueden ser violentos y territoriales, pero sus disputas, que a veces pueden ser fatales, ocurren casi exclusivamente dentro de su propia especie. En cuanto a los conflictos letales que involucran a dos especies diferentes de grandes simios (al menos aquellos que no involucran a humanos), eso es prácticamente inaudito. De ahí la importancia de una nueva investigación publicada en Scientific Reports, en la que los científicos documentan dos enfrentamientos fatales entre chimpancés y gorilas en el Parque Nacional Loango en Gabón.

Se desconoce la razón de estos ataques aparentemente no provocados, pero los encuentros fatales pueden estar relacionados con la disminución del acceso a los alimentos. Como especulan los científicos, el aumento de la competencia alimentaria en el Parque Nacional Loango y posiblemente en otros lugares podría ser el resultado del cambio climático, aunque se necesita más investigación para estar seguros. Sin embargo, si este resulta ser el caso, es otro ejemplo más de cómo el mundo natural está patas arriba por el cambio climático instigado por los humanos.

Los científicos del Proyecto Loango Chimpanzee han estado observando grandes simios en el parque durante varios años y están aprendiendo mucho sobre sus relaciones sociales, dinámicas de grupo, comportamiento de caza y habilidades comunicativas. De 2014 a 2018, el equipo documentó nueve ocasiones en las que chimpancés y gorilas pasaban el rato juntos, lo que a menudo ocurre en este parque y en otras partes de África oriental y central. Como escriben los científicos en su estudio, estos encuentros “siempre fueron pacíficos y ocasionalmente involucraron la alimentación conjunta en árboles frutales”. Y como señala la científica cognitiva de la Universidad de Osnabrück, Simone Pika, en un comunicado de prensa, los colegas del equipo del Congo incluso han presenciado “interacciones divertidas entre las dos especies de grandes simios”.

Así que imaginen su sorpresa cuando, en 2019, el equipo fue testigo no de uno, sino de dos encuentros violentos, cada uno de los cuales terminó en muertes. En ambos casos, los chimpancés formaron coaliciones, atacaron a los gorilas y utilizaron su mayor número en su beneficio. Ambos incidentes tuvieron lugar en los límites exteriores del territorio de los chimpancés, y los principales agresores fueron chimpancés machos adultos. Los investigadores pudieron observar los ataques a unos 30 metros de distancia y los describen en detalle en su nuevo informe.

“Nuestras observaciones proporcionan la primera evidencia de que la presencia de chimpancés puede tener un impacto letal en los gorilas”, explicó Tobias Deschner, primatólogo del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva y coautor del estudio, en un comunicado del instituto. “Ahora queremos investigar los factores que desencadenan estas interacciones sorprendentemente agresivas”, dijo Deschner, quien lidera el Proyecto Loango Chimpanzee junto con Pika.

Un chimpancé macho adulto en el Parque Nacional Loango en Gabón

Un chimpancé macho adulto en el Parque Nacional Loango en Gabón
Imagen: LCP, Tobias Deschner

El primer encuentro, que duró 52 minutos, ocurrió el 6 de febrero de 2019 y “ocurrió luego de una patrulla territorial durante la cual los machos realizaron una profunda incursión en un territorio vecino de chimpancés”, según el estudio.

“En el primer encuentro, cuando escuchamos los gritos iniciales de los chimpancés, en realidad pensamos que nuestros chimpancés se habían topado con otro grupo de chimpancés”, explicó Lara Southern, estudiante de doctorado en el Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva y primera autora del estudio, en un correo electrónico. “Fue solo cuando escuchamos el primer latido del pecho, un sonido que solo hacen los gorilas, que supimos que algo diferente estaba a punto de suceder”.

Un grupo de 27 chimpancés atacó a cinco gorilas: dos lomos plateados machos, dos hembras adultas y un bebé. Los gorilas intentaron defenderse con fuerza física, con posturas corporales intimidantes y gestos amenazantes, pero fue en vano. Los cuatro adultos lograron escapar, pero el infante, separado de su madre, no sobrevivió. Varios chimpancés resultaron heridos durante la batalla, incluida una herida grave sufrida por una adolescente.

El segundo encuentro letal, el 11 de diciembre de 2019, duró casi 80 minutos y fue muy similar al primero, involucrando a chimpancés de la misma comunidad. En este ataque, 27 chimpancés atacaron a un grupo de siete gorilas, dejando muerto a otro gorila bebé. En el primer encuentro, el bebé muerto se quedó solo, pero “el bebé del segundo encuentro fue consumido casi por completo por una hembra adulta de chimpancé”, señaló el estudio.

“En ambos casos, una vez que el primer chimpancé que vio a los gorilas soltó un ladrido o grito de alarma, la mayoría de los demás miembros del grupo reaccionaron de inmediato y se unieron, todos gritando juntos”, señaló Southern. “Luego, los chimpancés trabajaron juntos para identificar a ciertos gorilas, y en ambos eventos pudieron separar a las crías de gorilas de su madre”.

Jessica Mayhew, antropóloga biológica de la Universidad Central de Washington, dijo que los primates adoptan diferentes estrategias para navegar en los conflictos intragrupales e intergrupales y que los chimpancés y los gorilas muestran enfoques muy diferentes a este respecto.

“Si estudias a los chimpancés, esperas que cualquier disputa puede volverse letal rápidamente, lo cual es un testimonio de su excitabilidad, pero también de su increíble velocidad y poder”, explicó Mayhew, que no participó en el estudio, en un correo electrónico. “Sin embargo, tener esta expectativa no hace que un resultado letal sea más fácil de presenciar. La vida de un gorila joven es bastante peligrosa, la mortalidad infantil es alta, y este estudio nuevamente destaca su vulnerabilidad dentro de un grupo, incluso con un formidable lomo plateado como padre”.

Los lomos plateados grandes pueden pesar hasta 270 kg, pero los chimpancés tienen una fuerza feroz. La investigación de 2017 mostró que los chimpancés son 1,5 veces más fuertes que los humanos en las tareas de tirar y saltar.

“Teniendo en cuenta que las gorilas occidentales pueden pesar casi el doble del peso de un chimpancé macho típico, mientras que los gorilas machos pueden ser de tres a cuatro veces más pesados ​​que un chimpancé macho, el hecho de que los chimpancés puedan robar un gorila bebé de su madre es extraordinario”, dijo Richard Wrangham, biólogo evolutivo de la Universidad de Harvard, en un correo electrónico. “Como señalan los investigadores, los chimpancés tenían las ventajas de un grupo más grande, como las hienas cuando ocasionalmente matan leones. Su agilidad y capacidad para cooperar les da una fuerza adicional”, explicó Wrangham, que no participó en el estudio.

Tanto Mayhew como Wrangham dijeron que las nuevas observaciones resaltan la importancia de los estudios de campo a largo plazo con primates.

Como se señaló, los chimpancés realizan patrullas de límites territoriales para buscar señales de otros chimpancés o para invadir comunidades vecinas. Los científicos creen que estas incursiones están vinculadas a los sistemas sociales de fisión-fusión, en los que los individuos dejarán un grupo para unirse a otro. Este comportamiento en los chimpancés sugiere “paralelismos funcionales y continuidades evolutivas entre la violencia de los chimpancés y las incursiones intergrupales letales en humanos”, según el estudio. Como tal, las observaciones modernas de los grandes simios representan un modelo viviente que los científicos pueden estudiar en tiempo real, como explicó Southern.

“Al observar las presiones actuales que enfrentan estas dos especies, tanto en su entorno como en la forma en que interactúan socialmente, podemos aprender un poco más sobre cómo nosotros, como humanos, por así decirlo, ‘subimos a la cima’”, dijo. escribió. “Es crucial, ahora más que nunca, que trabajemos para proteger a estas especies en peligro de extinción que brindan una ventana a nuestro pasado y merecen un lugar en este futuro”.

En cuanto a por qué los chimpancés atacaron a los gorilas en estos dos casos, no está del todo claro. Los gorilas son parientes tan lejanos de los chimpancés como de los humanos. Para Wrangham, sin embargo, el ataque de los chimpancés a los gorilas no fue muy sorprendente, dado su interés en matar. Como me escribió en un correo electrónico:

Los chimpancés se deleitan claramente en cazar y matar a otros primates, desde monos hasta chimpancés e incluso humanos (en su mayoría bebés). Los bonobos también matan a varias otras especies para obtener carne, e incluso hay algunas observaciones de cómo roban monos bebés lejos de sus angustiadas madres y luego los cargan, aparentemente para jugar, hasta que mueren. Los gorilas, por el contrario, muestran muy poco interés en matar otras especies, ya sea en estado salvaje o en cautiverio.

Pero los gorilas no eran simplemente gigantes gentiles, porque un lomo plateado hirió gravemente a una chimpancé hembra. Eso demuestra que puede ser riesgoso para los chimpancés atacar a los gorilas, lo que hace que su agresividad se convierta en un rompecabezas fascinante. Como Southern nota, hay que tener en cuenta que se necesitan más observaciones, idealmente con gorilas que no huyen de los humanos, para comprender si los chimpancés obtienen algún beneficio del gorillicida más allá de la emoción de matar.

En cuanto a otras posibilidades, Southern dijo que “sólo pueden adivinar realmente por qué sucedió esto”, pero tienen algunas teorías. Una posibilidad es que los chimpancés quisieran cazar bebés gorilas como presa, pero viendo que solo un chimpancé expresó algún interés en esto, y dados los riesgos involucrados, realmente no cuadra.

“También es posible que en ciertas épocas del año cuando las frutas favoritas de los chimpancés y los gorilas están en su punto más maduro, haya niveles muy altos de competencia entre los dos simios”, explicó Southern. “Si esta competencia se vuelve lo suficientemente intensa, incluso puede conducir al tipo de violencia que observamos”.

A lo que agregó: “Creemos que en Loango, los chimpancés perciben a los gorilas como fuertes competidores, tanto por el espacio como por el uso de alimentos, de la misma manera que nuestro grupo [en Loango] ve a otros chimpancés enemigos”.

Lo cual es un muy buen punto. Si este es el caso, los chimpancés no miran a los gorilas como miembros de otra especie, sino que los evalúan como una amenaza para su acceso a la comida.

Como señala el comunicado del Instituto Max Planck, las frutas en los bosques tropicales de Gabón no son tan abundantes como solían ser, y el cambio climático causado por el hombre podría tener algo que ver con eso. A su vez, esto podría estar causando el conflicto observado entre las dos especies de grandes simios. Se necesitarán más investigaciones, especialmente avistamientos de conflictos repetidos entre chimpancés y gorilas (tanto en Loango como en otros lugares) e investigaciones que muestren los efectos de la deforestación, el cambio climático y otros factores que podrían estar cambiando la forma en que estos simios usan su espacio forestal e interactúan uno con el otro. Como explicó Mayhew, este tipo de presiones pueden acercar las poblaciones de simios, lo que resulta en encuentros más frecuentes y una mayor competencia por la comida.

“Por el momento, creo que es seguro decir que este es un evento atípico, pero como señalan los autores, hay bastante que desentrañar en este sitio en términos de los tipos de presiones que se ejercen sobre estas dos especies de simios”, dijo Mayhew. “Es probable que el cambio climático desempeñe un papel en la historia, pero es difícil decir qué papel desempeñará sin una mirada más cuidadosa”.



Enlace fuente

Post Relacionados
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00