Lima, Perú
+5113014109

Play-to-earn: jugar para ganar criptomonedas

Play-to-earn: jugar para ganar criptomonedas


1 ¿Qué es play-to-earn y qué tiene que ver con las criptomonedas?

Con la irrupción de las blockchains y los mercados descentralizados, el modelo play-to-earn permite que los usuarios puedan vender los activos comprados, comercializar los objetos ganados o, incluso, recibir dinero a cambio de personajes que pertenecen al videojuego. Es decir, en líneas generales, introducen una transformación conceptual en la industria de los videojuegos con la posibilidad de recompensar monetariamente a sus consumidores.

Si vamos a hablar de play-to-earn, inevitablemente, tendremos que situarnos en la confluencia de dos sectores comerciales. Por un lado, están los videojuegos, que desde hace menos de un siglo irrumpieron en la cultura popular y se han convertido en una de las industrias de entretenimiento más rentables de nuestros tiempos. Por otro lado, se encuentran las criptomonedas y toda su tecnología subyacente, las cuales tienen poco más de 10 años de haber sido creadas y ya están revolucionando el mundo financiero.

Los juegos play-to-earn son novedosos porque ofrecen a los usuarios la posibilidad de ser propietarios de los activos que usan en el mundo virtual.

¿Por qué play-to-earn se ve influenciado por estas dos corrientes? Por el simple hecho de que son juegos digitales que han evolucionado para convertirse en modelos de negocio sustentados en las criptomonedas. Dichas plataformas suelen poseer sus propios tokens, mercados de intercambio persona a persona (P2P) y una economía autosustentable que proporciona beneficios a los participantes. Cada uno de estos elementos, a su vez, agrega valor al mundo del juego y contribuye en su crecimiento.

Debido a estas características, los play-to-earn son considerados uno de los últimos desarrollos en la industria de juegos y las redes de criptomonedas. Esto se debe a que revolucionan la manera en que se venían creando los mundos digitales y la interacción comercial de sus jugadores, sobre todo si tomamos en cuenta que en los videojuegos tradicionales los usuarios compran activos y piezas del universo digital que solo tienen valor dentro del juego. Es decir, estos raramente tienen un valor monetario real e intercambiable fuera del videojuego.

2 Del juego tradicional al juego en blockchain

Para entender a profundidad el cambio de paradigma que representan los juegos play-to-earn, es necesario remontarnos a la industria de videojuegos tradicional. No se puede señalar con exactitud cuándo salió al mercado el primer videojuego. Algunos expertos consideran que se remonta a los años 50 del siglo pasado, aunque fue desde los años 70 en adelante cuando la industria empezó a ganar cada vez más relevancia con juegos clásicos como Tetris, Super Mario Bros y Pac Man.

Tetris es uno de los juegos arcade más populares de la historia, seguido por otras leyendas como Pac Man y Mario Bros.

El modelo de negocio, para aquel entonces, era sencillo: los consumidores adquirían los productos que le permitían jugar (consolas, controles, juegos) o pagaban para utilizar una máquina de videojuegos (arcade). El jugador invertía su dinero para recibir a cambio entretenimiento y usabilidad.

Con la irrupción de las computadoras, Internet y el crecimiento de la industria, la posibilidad de invertir en el metaverso de los videojuegos se expandió. Para ampliar la experiencia del mundo virtual, se introdujeron activos dentro de los juegos, objetos para aumentar la eficiencia de los personajes y otros añadidos que actualizaban la trama del juego. Es decir, se empezó a constituir una economía digital.

Debido a que estos elementos son esenciales para mejorar la jugabilidad de los usuarios, se introdujo la posibilidad de ganar dinero por medio del gold farming. Esta práctica, que no es más que el intercambio de activos del juego o de transferencia de cuentas por dinero, está prohibida en la industria de juego tradicional. Sin embargo, debido a su potencial económico, ha captado la atención de otro público que si está dispuesto a conformar un mercado con valor real para los jugadores.

Estos son, nada más y nada menos, que aquellos desarrolladores de juegos que han incorporado a las criptomonedas y las redes blockchain en sus proyectos. Gracias a la posibilidad de identificar la propiedad de cada individuo, permitir el intercambio persona a persona y resguardar de forma inmutable los datos procesados, hoy en día son varios los juegos que han desarrollado una economía autosustentable gracias a los activos criptográficos.

Iniciando de la mano de los criptocolecionables, —con los NFT de Cryptokitties —, pasando por plataformas con mayor interacción entre los personajes y jugabilidad (como Axie Infinity); se constituyó un nuevo nicho en la industria de videojuegos donde se pueden hacer intercambios de valor reales. Al introducir el concepto de propiedad con los NFT y las direcciones de una blockchain, se puede determinar quién es el dueño de un determinado activo o pieza del juego, para así comercializarlo con otros participantes de su comunidad.

Axie Infinity es uno de los juegos play-to-earn más famosos del ecosistema de criptomonedas.

Con ello, los tesoros y monedas ganados en cualquier juego pasan a ser propiedad de los usuarios. O sea, dejan de tener únicamente valor dentro del mundo virtual (como un puntaje) y se convierten en una propiedad intercambiable capaz de generar retornos monetarios. De esta manera, cada quien puede aportar valor a la economía del juego comprando nuevos activos, mejorando sus personajes e intercambiando piezas. Y, gracias al tiempo, esfuerzo y dinero que invierten en dicha comunidad, reciben una recompensa a cambio.

3 Elementos de una economía de videojuegos

Propiedad sobre activos, piezas o personajes dentro de un juego

Una de las primeras características que diferencia a los juegos play-to-earn de otros productos de la industria del entretenimiento es la capacidad que tienen para reconocer y determinar la propiedad que posee un jugador sobre un objeto del mundo virtual.

Gracias a las direcciones de las blockchain, en los juegos del tipo play-to-earn se puede hacer seguimiento de los activos que compra, vende y resguarda un participante. O sea, puedo saber que un jugador X —por poner un ejemplo — tiene 1.000 monedas de oro, 5.000 tokens de la plataforma y 12 pociones para fortalecer a sus personajes. Como se sabe que todos estos activos son propiedad del jugador X, este puede comercializarlos como suyos o intercambiarlos con otros usuarios libremente.

Además, con la aparición de los tokens no fungibles (NFT), las posibilidades de determinar la propiedad de un objeto digital aumentaron. Por ejemplo, con los NFT se puede saber si un objeto es único en su tipo y quién es su dueño. En este sentido, ha resultado conveniente para las plataformas de juego convertir a los personajes de sus mundos en tokens NFT.

Con la aparición de los NFT y la interacción con las redes blockchain, los play-to-earn introducen el concepto de propiedad dentro del mundo de los videojuegos.

Axie Infinity, por ejemplo, representa cada uno de los axies de los jugadores por medio de los tokens NFT. Otros exitosos juegos que utilizan los tokens no-fungibles para identificar a sus personajes son My Crypto Heroes y LightNite. Los usuarios pueden adquirir estos personajes, jugar con ellos y mejorar sus rasgos o habilidades. Asimismo, algunas de estas aplicaciones permiten que los objetos se multipliquen y creen nuevos personajes, como es el caso de Axie Inifnity donde puedes aparear tus axies para que tengan descendencia.

Dependiendo del grado de compenetración que tenga el juego con la red blockchain en la que procesan sus transacciones, toda la información referente a los objetos y personajes que posee un participante se encuentra registrada en el libro contable de la red. Debido a ello, la comunidad entera puede verificar la autenticidad de los productos y su historial de actividades comerciales.

Creación de una economía autosustentable y formas de crear valor

Debido a que es posible determinar la propiedad de cada elemento del juego y que estas piezas son intercambiables, los juegos play-to-earn inauguran una nueva era en donde los mundos virtuales pueden desarrollar economías autosustentables gracias a la interacción de su comunidad. De esta manera, se conforman los mercados descentralizados y los participantes desarrollan nuevas maneras de crear valor con los objetos que están bajo su poder.

Vamos a poner un ejemplo. Tenemos un juego de luchas en donde los personajes tienen que hacer varias tareas para ir subiendo de nivel. Por cada batalla ganada, tus personajes logran acumular una cierta cantidad de espadas, pociones e incluso puntos que le ayudan a mejorar sus habilidades. Todos estos elementos te pertenecen porque eres el propietario de esa dirección/cuenta a la que están afiliados dichos objetos, por lo que puedes utilizarlos para ganar dinero.

Un jugador puede recurrir a un mercado abierto de persona a persona (P2P) para vender sus espadas a cambio de criptomonedas. Asimismo, tal y como hemos mencionado antes, tal vez quiera comercializar alguno de sus personajes porque es único o ha llegado a un nivel específico. En vista de que la comunidad está tras la búsqueda de un mismo objetivo —que no es más que ganar el juego o ser el mejor — entonces, no van a ser pocos los participantes que quieran adquirir ciertos elementos que aumenten sus habilidades en la plataforma.

Debido a que los tokens y los NFT tienen valor económico real, los jugadores pueden intercambiar sus piezas por dinero.

Por ejemplo, juegos de roles como LightNite permiten que los usuarios intercambien objetos personalizados (conocidos como skins) a cambio de criptomonedas. Asimismo, otras iniciativas como Neon District distribuyen cartas NFT a los jugadores dependiendo de las tareas que hagan, piezas que luego pueden ser comercializadas.

Algunos juegos, como es el caso de Axie Infinity, distribuyen entre sus usuarios una cantidad de tokens limitada en proporción a las veces que se conecta en el juego, las batalla que gana y sus avances en la historia. Estos activos pueden ser usados para mejorar tu rendimiento en el juego o se pueden intercambiar por criptomonedas. Para esto, no necesitan aprobación del creador o los desarrolladores, puesto que los tokens recibidos son una recompensa monetaria por las horas invertidas en el juego —mejor conocido como farming en nicho—.

Gobernanza descentralizada

Por último, pero no menos importante, algunos juegos play-to-earn incorporan a su funcionamiento un nuevo elemento en la industria: la gobernanza descentralizada. A diferencia de las plataformas tradicionales, donde el destino del juego y todos sus avances se encuentran en las manos de los creadores y desarrolladores, los play-to-earn tienen la posibilidad de constituirse en base a las decisiones de la comunidad.

Debido a que ahora los usuarios también perciben ganancias y el valor de este depende de sus interacciones, sus opiniones suelen tener mayor peso a la hora de desarrollar o incluso actualizar el juego. Aplicaciones como CryptoKitties o Axie Infinity se basan en la inversión de tiempo y dinero de sus usuarios, por lo que resulta concordante que sean estos mismos participantes quienes tengan voz y voto sobre cómo debe funcionar el mundo virtual en el que interactúan.

Para lograr esto, algunos juegos play-to-earn basan su funcionamiento en la gobernanza descentralizada, idea inspirada en las DAO y las finanzas descentralizadas. Cuando hablamos de un gobierno descentralizado, nos referimos a que todos aquellos usuarios que posean tokens (de gobernanza) de una red en específico tienen la potestad de proponer, comentar e incluso seleccionar los cambios que más convengan hacer en la plataforma. En pocas palabras, es una especie de democracia digital, donde cada quien expresa su opinión al respecto.

Al introducir tokens de gobernanza, los usuarios de una plataforma pueden participar en las decisiones de la comunidad y contrbuir al futuro del juego.

Los tokens de gobernanza se suelen distribuir entre los usuarios de una red, quienes pueden decidir almacenarlos para posteriormente utilizarlos en una votación. Asimismo, estos tokens pueden ser de interés para algunos participantes, ya que también tienen la capacidad de ser comercializados en el mercado y generar ganancias con ellos. Un caso similar es el token AXS de Axie Infinity; que se puede adquirir en los mercados (DEX) se para hacer staking con él y tomar decisiones dentro del ecosistema de Axie.

¿Cómo se puede ganar criptomonedas con los juegos play-to-earn?

Bueno, como podemos ver, existe más de una forma de ganar dinero con estos nuevos juegos. Vale resaltar que en este artículo generalizaremos, puesto que, dependiendo del juego, sus creadores y características, las oportunidades de ganar criptomonedas varían.

Lo que si hay que tener siempre en mente cuando hablamos de este tipo de plataformas es que su modelo de negocio adopta el concepto de economía abierta. Es decir, los jugadores contribuyen con su tiempo y dinero en construir el mundo del juego, una actividad que le proporciona beneficios económicos que pueden utilizar para seguir creciendo en la plataforma o para usarlos en su día a día.

Bajo este concepto, es importante mencionar que para empezar a jugar en la mayoría de estas aplicaciones es necesario hacer una inversión inicial. Por ejemplo, en juegos como Axie Infinity tienes que adquirir tres personajes para poder empezar a enfrentarte en los torneos (modo arena) y hacer las actividades diarias. Estos personajes tienen un costo cada uno de acuerdo con sus habilidades, y se pueden conseguir en los mercados P2P comercializados por otros participantes.

La compra de dichos personajes en formato tokens NFT puede convertirse, más adelante, en un negocio. Los usuarios pueden comercializar estas fichas en los mercados abiertos e, incluso, en algunos casos estos pueden ser apareados para crear nuevos personajes y venderlos. Mientras más juegas con un personaje y mejoras sus habilidades, más valioso este se convierte por lo que su precio en el mercado puede aumentar. De igual manera, los personajes más raros y exclusivos suelen ser los más costosos.

En el caso de los juegos más interactivos, con adquirir estos personajes o empezar a hacer misiones, se le deposita a cada participante una cantidad fija de tokens. Este pago, que, generalmente, se hace con una moneda nativa de la plataforma, es distribuido a los usuarios si ganan batallas, desbloquean nuevos niveles o si finalizan misiones propias del juego.

Tal y como ocurre en un juego de aventura, el tiempo y la destreza que tengas en el mundo virtual te permitirá ganar tokens, las cuales en este caso son dinero real que se puede intercambiar en exchanges. Asimismo, existen juegos como LightNite donde varias de sus actividades funcionan por medio de un sistema de recompensa basado en puntos que luego se pueden intercambiar por satoshis.

Los tokens recibidos por el usuario pueden ser de gobernanza o con un valor de intercambio, dependiendo del protocolo del juego. Asimismo, algunos usuarios pueden generar criptomonedas a partir de la venta de objetos únicos ganados en batallas y herramientas que mejoran las habilidades de batalla de los personajes, piezas que pueden ser muy cotizadas entre los participantes de la comunidad.



Enlace fuente

Post Relacionados
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00