Lima, Perú
+5113014109

PlasticARM, una CPU fabricada con plástico en vez de silicio

PlasticARM, una CPU fabricada con plástico en vez de silicio


ARM nos ha sorprendido con PlasticARM, un procesador que no está fabricado con silicio, sino con plástico. Sí, sé lo que estáis pensando, que parece imposible, pero ya os adelanto que no lo es, y que este procesador no solo es totalmente funcional, sino que además resulta más barato de fabricar que un procesador tradicional basado en silicio.

¿Y no hay ningún truco? Pues no, en sentido estricto no hay ningún truco, PlasticARM es un procesador fabricado, de forma nativa, con plástico, y es además totalmente flexible, lo que significa que se puede integrar sin problemas en dispositivos plegables y compactos. Esto le abre todo un mundo de posibilidades, sobre todo ahora que nos encontramos en pleno auge de «La Internet de las Cosas».

Sin embargo, si nos ponemos quisquillosos, la verdad es que si que hay un «pero» importante, y es que el procesador PlasticARM es una solución muy modesta, es decir, muy poco potente si lo comparamos con cualquier procesador no ya actual, sino con cualquier chip lanzando en las últimas tres décadas. Para entenderlo, solo tenemos que echar un vistazo a sus claves.

procesador silicio

Procesador basado en silicio

Especificaciones del procesador PlasticARM

Esta solución utiliza un diseño ARM Cortex-M0 (procesador en formato SoC) de 32 bits, basado en la arquitectura ARMv6-M, funciona a una frecuencia de trabajo de 20 kHz, aunque puede llegar a los 29 kHz con 3 voltios o a 40 kHz si subimos a 4,5 voltios. Dispone de 128 bytes de RAM, 456 bytes de ROM y está fabricado en proceso de 0.8-μm.

¿Os habéis perdido entre todos esos datos? Tranquilos, a efectos comparativos os recuerdo que un Pentium de primera generación, lanzado a mediados de los noventa, podía alcanzar los 200 MHz, y que un MHz equivale a un millón de Hz, mientras que un kHz equivale a solo mil Hz. Impresionante, ¿verdad?

Con todo, lo importante no es, como habréis podido imaginar, la potencia bruta del PlasticARM, sino sus posibilidades y el importante punto de inflexión que marca. Este procesador tiene un consumo muy bajo, y se puede integrar en una gran variedad de materiales, incluyendo papel, metal, tela u otros plásticos. Por ejemplo, podría venir integrado en nuevos gadgets para vestir, y también en vendas y en paquetes de comida.

PlasticARM especificaciones

El primer procesador totalmente funcional hecho de plástico

Eso es lo que ha querido destacar, ante todo, ARM. Este procesador utiliza el proceso de fabricación FlexLogIC de la firma PragmatIC, que incluye todo le proceso y las herramientas necesarias para sacar adelante la producción de esta CPU, sin que sus particularidades representen ningún tipo de problema.

La imagen adjunta, que encontraréis justo encima de estas líneas, recoge una explicación detallada de todas las especificaciones que os hemos dado anteriormente, y nos permite ver la distribución de los principales elementos del PlasticARM, así como su distribución sobre el material plástico con el que ha sido fabricado. En la parte de la derecha está el procesador Cortex-M, y en la izquierda tenemos, en la parte inferior, los 128 bytes de RAM, mientras que justo encima de este se sitúan los 456 bytes de ROM.

No hay duda, estamos ante un avance muy importante que podría cubrir un enorme vacío en el sector tecnológico, y es que, en contra de la creencia popular, no solo necesitamos procesadores más potentes, sino que también es importante dar forma a soluciones personalizadas que se adapten a las crecientes necesidades que derivan de sectores como «La Internet de las Cosas«, los dispositivos flexibles y la tecnificación de materiales y de productos que, con los chips actuales basados en silicio, sería imposible. Nuevos avances, nuevas tecnologías, nuevos desafíos y, curiosamente, plástico por respuesta. Veremos hasta dónde llega la firma británica con PlasticARM.





Enlace fuente

Post Relacionados
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00