Lima, Perú
+5113014109

¿Nuevo caso de uso de Bitcoin? Un boletín de notas sobre cómo el gobierno de EE.UU. maneja el dólar

¿Nuevo caso de uso de Bitcoin? Un boletín de notas sobre cómo el gobierno de EE.UU. maneja el dólar



A mediados de marzo, muchos estadounidenses recibieron cheques de estímulo por parte del gobierno, y aunque los pagos (USD 1,400 para cada ciudadano estadounidense que gane menos de USD 80,000 al año) serán una bendición para millones de personas que se encuentran en una situación económica desesperada como consecuencia de la crisis del COVID-19, ha resurgido el fantasma de la inflación. Y como muchas otras cosas, esto también tiene un ángulo de Bitcoin (BTC).

El 15 de marzo, el CEO de Galaxy Digital, Mike Novogratz, propuso en el programa Squawk Box de CNBC un nuevo papel para Bitcoin a la luz de las recientes medidas de estímulo; como «un boletín de calificaciones de cómo los ciudadanos piensan que el gobierno está gestionando sus finanzas». Si la gente cree que la secretaria del Tesoro de EE.UU., Janet Yellen y otros pueden aterrizar sin problemas este «gigantesco supertanker» que es el estímulo fiscal y monetario, dijo Novogratz, entonces «la gente dejará de recurrir a Bitcoin». Pero por ahora, «estamos en territorios inexplorados en cuanto a la cantidad de dinero que estamos imprimiendo, y Bitcoin es un boletín de notas al respecto».

El podcaster Preston Pysh dijo algo similar unos días antes en respuesta a la noticia de que la Cámara de Representantes de EE.UU. había aprobado el paquete de ayuda contra el COVID de USD 1.9 billones: «Piensa en #Bitcoin como un indicador de manipulación».

¿Qué se puede hacer con esto? ¿Un nuevo y emocionante caso de uso para la primera criptomoneda del mundo, es decir, como una especie de herramienta de feedback para los responsables de la política monetaria? ¿O simplemente otra fantasía de los maximalistas de Bitcoin?

«No hay pruebas» de que Bitcoin sea una cobertura

David Yermack, profesor de finanzas de la Escuela de Negocios Leonard N. Stern de la Universidad de Nueva York, rechazó la idea de que BTC pudiera servir como «boletín de calificaciones» para los gobiernos, diciendo a Cointelegraph: «No hay pruebas de que Bitcoin proporcione una cobertura contra los movimientos de la moneda nacional». Añadió que «cuando uno mira a grandes muestras con fines de investigación, la evidencia ha sido muy difícil de encontrar en un sentido estadísticamente riguroso».

Bitcoin es una medida demasiado imprecisa, dicen otros. Si la inflación aumenta un 2.4% a lo largo del año, como ha pronosticado recientemente la Reserva Federal, ¿subirá también el precio de BTC un 2.4%, o un múltiplo constante de esta cifra? O a la inversa, si la Reserva Federal restringe la oferta monetaria, frenando la inflación, ¿el precio de BTC también caerá al tiempo? Básicamente, BTC tiene que estar muy correlacionado con la tasa de inflación para ser útil como herramienta de feedback, y eso parece poco probable.

«La oleada de liquidez de la Fed ha impulsado las ganancias en prácticamente todas las clases de activos principales, con algunas jugadas puramente especulativas como Bitcoin beneficiándose aún más», le dijo a Cointelegraph Eswar Prasad, profesor de economía de la Universidad de Cornell y miembro senior de la Institución Brookings, añadiendo:

«Es improbable que los precios de Bitcoin se consideren una guía fiable de cualquier tipo para la política monetaria, sobre todo porque se negocia en un mercado relativamente pequeño que parece estar sujeto a la manipulación y oleadas especulativas».

Sin embargo, Novogratz reunió algunas pruebas para su hipótesis, al menos en Twitter. El 28 de febrero, hizo una encuesta informal, preguntando: «¿Es BTC un boletín de notas sobre la política monetaria y fiscal?» Cuando se contaron los más de 3,000 votos, el 70,8% respondió «sí», y el 29.2% contestó «no».

Nik Bhatia, autor del libro Layered Money: From Gold and Dollars to Bitcoin and Central Bank Digital Currencies y profesor adjunto de finanzas y economía empresarial en la Universidad del Sur de California, le dijo a Cointelegraph que hay que separar el estímulo fiscal del monetario.

Según él, a corto plazo, claramente existe una relación positiva entre el estímulo fiscal y el precio de Bitcoin. Cuando la gente tiene nuevos cheques de estímulo en sus manos, es más probable que compre Bitcoin, lo que hace subir el precio de BTC. De hecho, una reciente encuesta de Mizuho Securities dijo que los cheques de estímulo de Estados Unidos podrían aumentar la capitalización de mercado de Bitcoin hasta en un 3%, aunque esta encuesta tenía una muestra muy pequeña.

En cualquier caso, es más difícil demostrar la conexión entre el estímulo monetario y BTC, continuó Bhatia. A largo plazo, la mayoría de los bitcoiners probablemente creen que existe una correlación positiva entre el estímulo monetario y BTC, es decir, que la gente preocupada por la inflación creada por el estímulo buscará refugio en BTC, «pero es imposible de demostrar». En opinión de Bhatia, la razón por la que el precio de BTC está subiendo actualmente (y seguirá haciéndolo) es el «creciente dominio de la criptomoneda en el sistema monetario internacional», le dijo a Cointelegraph.

Una reserva de valor y activo de inversión

Aunque algunos dicen que Bitcoin puede no tener ningún futuro inmediato en este caso específico de uso (como indicador de la política monetaria) todavía tiene otros casos de uso relacionados, incluyendo «un seguro contra la política monetaria desquiciada y la segregación de la riqueza en algunos países», como dijo recientemente Cathie Wood, de Ark Investment Management, en un evento de Bloomberg.

Wood añadió que BTC estaba ganando cada vez más reconocimiento por parte de las instituciones como clase de activo de inversión, y que incluso podría sustituir a los bonos en el modelo tradicional cartera 60/40 de acciones/bonos, una opinión de la que se hizo eco el podcaster Graham Stephan, quien anticipó que algún día se crearía un nuevo modelo de cartera con el 70% invertida en acciones, 15% en bonos y 15% en BTC.

Scott Freeman, cofundador y socio de JST Capital, dijo a Cointelegraph: «Vemos que hay inversores más tradicionales que ven a BTC como una cobertura contra una política monetaria indisciplinada. Hemos visto que esto ya ha impulsado la demanda en los países tercermundistas, y esperamos que esto sea una profecía autocumplida a medida que más personas compren esta tesis».

Pero esto es diferente a un boletín de notas o un indicador de manipulación que asigna un número o una calificación a la actuación gubernamental. BTC sigue siendo muy volátil y poco comerciado como para ser útil para eso en la actualidad, opinó Freeman, añadiendo:

«Creo que BTC será más bien un indicador rezagado de la falta de fe en la política monetaria, al menos en el futuro cercano. Aunque, lo que todos hemos aprendido en los últimos años es que es una mala apuesta subestimar el crecimiento de BTC y su efecto en los mercados financieros de todo el mundo».

Los tiempos están cambiando

También vale la pena recordar, como le dijo Jeff Dorman, director de inversiones de Arca, a Cointelegraph, que desde que EE.UU. adoptó una «política monetaria agresiva» en 2009, los inversores han buscado formas de protegerse contra la inflación. Han probado comprar oro, y también a ponerse en corto con los bonos del Tesoro y/o con la deuda pública europea. «Ninguno de los métodos tradicionales ha funcionado», dice Dorman, y añade: «Bitcoin ha sido el único ganador de la última década».

Las recientes medidas de estímulo del gobierno estadounidense probablemente refuerzan el argumento a favor de Bitcoin, continuó Dorman, pero BTC ha tenido poco impacto en los responsables políticos debido a su «pequeño tamaño y a su limitado alcance». Pero los tiempos están cambiando. La semana pasada, los analistas del Deutsche Bank declararon que el Bitcoin se había vuelto «demasiado importante como para ignorarlo«, y con tantos tipos diferentes de inversores respaldando a BTC actualmente como bancos, corredores de bolsa, compañías de seguros, fondos de cobertura, tesoreros corporativos, individuos, Dorman dijo:

«No tienen más remedio que prestar atención. Así pues, no creo que Bitcoin sea un boletín de notas, ni que impulse ninguna decisión política, pero si sigue penetrando en todos los ámbitos de las finanzas, se convertirá en un indicador que habrá que monitorear».

Los casos de uso no se pueden forzar

Pero si BTC todavía no es un indicador o un bucle de feedback, ¿qué es? ¿Cómo reconocer si los gobiernos están perdiendo el control? Siempre están los índices de inflación tradicionales, como el Índice de Precios al Consumidor y el Índice de Precios al Productor, es decir, las medidas oficiales, le dijo a Cointelegraph Mauro F. Guillén, profesor de Zandman de gestión internacional en la Escuela de negocios Wharton, donde «cualquier cosa por encima del 3%-4% empieza a ser un problema». Y añadió:

«Las criptomonedas son muy pequeñas actualmente en comparación con los billones y billones de dólares en circulación. Además, sólo son un activo de inversión. Todavía no se utilizan como forma de pago generalizada o como unidad de cuenta».

En resumen, dado que Bitcoin sólo tiene 12 años, es volátil y sólo lo posee el 1.3% de la población mundial (tal vez), esperar que pueda convertirse en un boletín de notas sobre la política monetaria de los gobiernos parece algo prematuro.

En la actualidad, BTC es una reserva de valor prometedora, una clase de activos de inversión en crecimiento y, algún día, puede tener otros usos, incluso como medio de intercambio y/o unidad de cuenta, pero esos futuros casos de uso surgirán de forma orgánica y probablemente no puedan ser forzados.

Sigue leyendo:





Enlace fuente

Post Relacionados
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00