Lima, Perú
+5113014109

No, Bitcoin no es una «estupidez tecnológica”

No, Bitcoin no es una «estupidez tecnológica”


Hace muchos años, dirigí fondos de cobertura en Wall Street. Tras una larga pausa para realizar trabajos filantrópicos y gubernamentales, acabé encontrando el camino hacia la tecnología Blockchain, y ahora me paso los días escribiendo sobre las finanzas descentralizadas frente a las centralizadas. Algunos de mis viejos amigos de Wall Street todavía manejan mucho dinero en fondos de cobertura, y de vuelta en 2018, se burlarían de mí y me preguntarían si todavía estaba «haciendo mis cripto-cosas.» Incluso hoy, algunos de ellos siguen pensando que Bitcoin (BTC) es un esquema Ponzi. Uno de mis amigos más queridos de mis días pasados en las finanzas me envió recientemente la columna de opinión del Premio Nobel y economista Paul Krugman sobre Bitcoin en el New York Times, que refuerza aún más el argumento del mundo falso de las criptomonedas. Así que acepté el reto de responder a las afirmaciones de Paul.

Está claro que Krugman no tiene buena opinión de las criptodivisas. Quedó claro en 2013 con su artículo inicial en el New York Times, titulado «Bitcoin is Evil» (seguro que no se ha quedado corto todo este tiempo).

Pero en realidad, puedo ver de dónde viene, y para ser honesto, se me ocurren muchos aspectos en los que las criptomonedas necesitan mejorar. Dicho esto, repetir los mismos viejos clichés cansados como «Bitcoin sólo es bueno para las actividades ilegales» o «No hay ningún uso real para Bitcoin en la vida real» no funciona más en 2021. Respetuosamente, diré que esperaba más de un premio Nobel de economía.

Los progresos realizados

Krugman comienza comparando la supuesta falta de progreso de Bitcoin durante los últimos 12 años -desde su creación- con otras tecnologías, como Venmo, el iPad o Zoom que han prosperado y se han convertido en partes importantes de nuestras vidas.

Empecemos por examinar la exposición pública de Bitcoin. Lo que empezó como un programa informático ultratecnológico (lo siento, Satoshi), creció hasta convertirse en una clase de activos de 1 billón de dólares (en su punto álgido), como muestra el gráfico siguiente -más rápido que cualquier otro activo- y se ha convertido en uno de los temas de investigación más candentes en los principales bancos centrales y comerciales, así como en las empresas tecnológicas de todo el mundo. Por no hablar de que se ha convertido en el tema de múltiples audiencias del Senado de los Estados Unidos (y de otros parlamentos) en relación con su regulación y su impacto económico.

Lo que es aún más interesante es que Krugman ignora por completo el hecho de que este progreso se ha producido a pesar de los repetidos intentos de múltiples gobiernos de luchar contra Bitcoin y las criptodivisas.

En mi opinión, la resistencia de la soberanía de un gobierno se puede medir en dos factores principales: su seguridad nacional y su economía. ¿Qué podría ser una mejor métrica de la resistencia económica que una moneda? En el pasado, Krugman ha afirmado que «el dinero fiat […] está respaldado por hombres con armas», lo que puede explicar por qué en este artículo ignora el hecho de que la mayoría de los gobiernos perciben las criptomonedas como una amenaza directa para su propia moneda y, en consecuencia, tratan de combatirlas. Algunos intentan prohibir las criptomonedas, mientras que otros se abstienen de establecer un marco regulador claro. Sólo esta razón podría explicar por qué las criptodivisas todavía no forman parte de nuestra vida cotidiana.

Algunos casos de uso de la tecnología blockchain

Krugman continúa con el débil argumento de que nunca ha escuchado una respuesta clara para la simple pregunta: ¿Para qué sirve la criptomoneda y/o blockchain?

En primer lugar, me desconcierta este oxímoron porque la criptomoneda es un caso de uso de blockchain, y también porque Satoshi dio una respuesta muy clara en 2008 a esta pregunta: Bitcoin está aquí para reemplazar el dinero fiat de los bancos centrales. Estoy seguro de que Krugman ha tenido la oportunidad de discutir esto con los expertos en blockchain y criptografía más informados que existen.

Admitiré que no es fácil encontrar otros casos de uso para blockchain (aparte de las finanzas), y podría ser que no le convenciera el potencial que la perfecta transparencia e inclusión, proporcionada por blockchain, podría tener en una mejor gestión de la cadena de suministro, en el control de los fondos financieros y de ayuda, en la lucha contra la corrupción a través de plataformas de contratación pública más limpias, en la eliminación de la captura por parte de las élites, en la lucha contra la proliferación de imágenes abusivas de menores, y más. Sin embargo, no puedo comprender cómo Krugman puede pasar por alto el impacto de las criptomonedas en las personas que viven bajo economías que se desmoronan, como en Venezuela, o su potencial para ahorrar miles de millones de dólares en tasas de remesas de los migrantes.

En su lugar, Krugman sugiere que las criptomonedas pueden ser simplemente el esquema Ponzi más actual, aderezado con «tecnicismo» y «bobada libertaria», mientras añade en el mismo aliento que el oro también lo es. De hecho, Krugman considera que ambos son similares: «El oro, después de todo, sufre prácticamente los mismos problemas que el Bitcoin». En muchos círculos, al Bitcoin se le llama «oro digital». Curiosamente, no puedo pensar en un mejor argumento de apoyo que los creyentes en las criptomonedas podrían haber esperado, aparte de la cita de Krugman. Más adelante glorifica la «mística» del oro y su «estatus semi-sagrado», afirmando que las criptodivisas nunca podrán llegar a eso. Quizá tenga razón; sin embargo, no explica cómo ha llegado a esta interesante conclusión. En esencia, este argumento es el equivalente a saber a ciencia cierta que el helado de chocolate sabe mejor que el de vainilla.

Relacionado: ¿Bitcoin demostró ser una reserva de valor fiable en 2020? Los expertos responden

Bitcoin y las actividades ilegales

Por último, pero no menos importante, quiero abordar el repetido argumento de Krugman y otros de que Bitcoin está estrechamente asociado con actividades ilegales, y cuyo condicionamiento pavloviano a las criptomonedas convoca al ransomware, al tráfico de drogas y al lavado de dinero.

Sí, Bitcoin y otras criptodivisas han sido, y siguen siendo, utilizadas por malos actores para financiar sus actividades ilegales. Pero, por cierto, también lo son el efectivo, el oro y las cuentas bancarias. En otro artículo, explico cómo Bitcoin es realmente más adecuado que el dinero fiat para ayudar a las fuerzas del orden a prevenir actividades financieras ilegales.

Permítanme arriesgarme y decir: La mayoría de los propietarios o usuarios de criptomonedas no son delincuentes. Son ciudadanos respetuosos con la ley, estén donde estén. Es la falta de regulaciones claras lo que agrava los problemas. La falta de regulación no sólo no bloquea todas las lagunas legales que los malos actores explotan, sino que también impide que la mayoría de los usuarios tengan una orientación clara sobre lo que pueden y no pueden hacer, poniendo así a todo el mundo en el mismo saco que los presuntos delincuentes. En mi opinión, los reguladores deben reaccionar más rápido y regular los mercados de criptomonedas más pronto que tarde. Algunos trabajan duro para alcanzar ese objetivo, pero la mayoría no está haciendo lo suficiente.

Conclusión

Aunque Krugman y yo tenemos opiniones diferentes sobre Bitcoin, blockchain y su valor para el mundo, estamos de acuerdo en una cosa: están aquí para quedarse. Cuanto más se discutan y compartan estos temas, independientemente de las diferentes opiniones, más personas estarán expuestas al asunto, aprenderán sobre él y se formarán sus propias opiniones.

Así es como evolucionan los conceptos. En realidad, el hecho de que un economista y premio Nobel tan respetado haya escrito una columna de opinión sobre Bitcoin en uno de los periódicos más populares del mundo -ya dos veces- demuestra el impacto que las criptodivisas tienen en nuestras vidas, y pueden tener en nuestro futuro. Para nosotros, los verdaderos creyentes, el impacto potencial y el bien que esta tecnología puede crear en el futuro es razón suficiente para mantenerse.

Este artículo no contiene consejos o recomendaciones de inversión. Todas las inversiones y operaciones implican un riesgo, y los lectores deben realizar su propia investigación a la hora de tomar una decisión.

Los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados aquí son únicamente del autor y no reflejan ni representan necesariamente los puntos de vista y opiniones de Cointelegraph.

Sigue leyendo:

Netta Korin es cofundadora de Orbs y Hexa Foundation. Antes de trabajar en Orbs, Netta fue asesora principal del General Mordechai Hod en proyectos especiales en el Ministerio de Defensa israelí, y asesora principal del Viceministro de Diplomacia Michael Oren en la Oficina del Primer Ministro. Netta comenzó su carrera en Wall Street como banquera de inversiones, y más tarde se convirtió en gestora de fondos de cobertura. Tiene una amplia experiencia en filantropía, y durante más de 15 años ha formado parte de múltiples consejos de administración en Israel y Estados Unidos, ocupando puestos de alto nivel en comités ejecutivos.



Enlace fuente

Post Relacionados
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00