Lima, Perú
+5113014109

Nadie sabe el origen de este misterioso manantial en Francia

Nadie sabe el origen de este misterioso manantial en Francia


Imagen para el artículo titulado Nadie ha encontrado el origen de este misterioso manantial en Francia

Como tantos otros fenómenos de la naturaleza sin respuestas, el manantial Fosse Dionne en la región francesa de Borgoña sigue siendo un misterio que ha dado pie a todo tipo de leyendas. ¿De dónde demonios viene la fuente?

La pregunta no tiene respuesta porque, básicamente, nadie ha llegado al fondo. Fosse Dionne es un manantial kárstico (un karst es una región irregular de piedra caliza con sumideros, arroyos subterráneos y cavernas) que arroja un promedio de algo más de 300 litros de agua por segundo. De hecho, alrededor del manantial se construyó la ciudad de Tonnerre.

Y hasta aquí, porque si le preguntas a los locales todo lo que pueden decir es que siempre ha estado arrojando cantidades masivas de agua de forma regular. Cuentan que los romanos lo usaban para beber agua, los celtas lo consideraban sagrado y los franceses lo usaban como casa de baños públicos durante la década de 1700, pero nadie ha podido localizar el origen de su fuente, y muchos de los que lo han intentado han muerto en el intento.

Si te encuentras de visita por la zona y te acercas hasta el enclave, lo que verás es una piscina circular de piedra construida en el siglo XVIII. Para los locales el agua del manantial evoca el turquesa, ámbar y cerúleo, coloreada por los minerales en las cuevas de piedra caliza de donde emerge.

Otro detalle que no pasa desapercibido: la apertura de una de estas cuevas es visible desde el borde de la cuenca.

Como decíamos al comienzo, los lugareños tienen todo tipo de leyendas para tratar de contar su pasado. En la Edad Media, se pensaba que había una serpiente que navegaba en las profundidades del corazón de Fosse Dionne, y algunos incluso pensaron que se trataba de un portal a otro mundo. El manantial también ocupa un lugar destacado en los relatos de los milagros realizados por el monje del siglo VII San Juan de Roma, quien llegó a la zona en el año 645 d.C. para limpiar el manantial (en ese momento un pantano inutilizable).

Según explican, el monje sacó un basilisco (mitad gallo y mitad lagarto) del manantial y lo mató, lo que permitió a las personas recuperar el uso de Fosse Dionne para beber, lavar y demás menesteres. 

Con el paso del tiempo el misterio se volvió más fascinante, así que en 1974, dos buzos profesionales descendieron a los estrechos pasajes de las rocas calizas, pero en lugar de encontrar la fuente del manantial, encontraron la muerte incapaces de navegar por el abismo que se estrechaba. Más tarde, en 1996, la ciudad de Tonnerre contrató a otro buzo para llegar al fondo. El hombre también murió.

Finalmente se prohibió descender hasta 2019, cuando el buceador Pierre-Éric Deseigne se comprometió a explorar 370 metros. Afortunadamente, regresó con vida, pero no encontró la fuente (ni otra dimensión o portal).

Así pues, nadie ha podido llegar a la fuente de Fosse Dionne, por lo que el gran misterio del manantial permanece sin respuesta. [OddityCentral]



Enlace fuente

Post Relacionados
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00