Lima, Perú
+5113014109

¿Moda pasajera o negocio millonario?



Lamentablemente, el lector promedio no lee para aprender o reflexionar. Lee para confirmar sus ilusiones. Escucha únicamente lo que quiere escuchar. Lo que significa que hacer un análisis “objetivo” de una criptomoneda es un campo peligroso. Lo más seguro es que se termine ofendido a más de uno. Al parecer, el trabajo del articulista debe ser únicamente un eco fiel de la narrativa oficial. De lo contrario, se es parte de una conspiración. Resulta ser que la opinión independiente ahora es un crimen. Hablamos de Shiba Inu. Pero hablemos con sinceridad. Lo bueno, lo feo y lo malo. Y el que se ofenda por una opinión, bueno, que se contente solo. 

Hace poco escribí un artículo sobre Shiba Inu. Mencioné las similitudes entre Dogecoin y Shiba Inu. Hable también de sus similitudes. Adicionalmente, especulé sobre las posibles razones de su reciente popularidad. La califique como una meme coin. Y, de cierto modo, sugerí que, pese a no tener fundamentales, podría representar una oportunidad fantástica para una inversión a corto plazo. Mencioné la palabra “basura” en varias oportunidades. Pero “basura”  en el sentido financiero, como en la traducción del inglés “junk”. Por ejemplo, “Yo compre un junk bond”. Junk: Alto riesgo, volátil, sin fundamentales fuertes, pero con altos rendimientos. Aquí va el enlace de dicho artículo. 

Este artículo es una especie de volumen 2 de ese artículo anterior. Y es, en cierto sentido, una respuesta a todos los mensajes iracundos que recibí por parte de los defensores de Shibu Inu. Lo chistoso es que a mí me gusta Shiba Inu. De hecho, soy un inversor temprano del proyecto. Y aún no he vendido nada. Claro que me resulta un chiste. Y sé que es un activo netamente especulativo sin fundamentales fuertes. Su precio sube, porque está de moda en un mercado sumamente irracional. Pero eso no quiere decir que no pueda hacer dinero con él. Lo reconozco. No soy ninguna monja. Estoy aquí por el dinero. Me declaro culpable, señoría. 

A continuación, un correo de un lector en reacción a mi artículo sobre Shiba Inu:

“Generador de FUD. Antes de hablar de una «meme coin» informate un poco, seguramente tu eres de los primeros que tiene en su portafolio, basura lo serás tu, que te pagan para decir chorradas. Un saludo campeón”.

Reconozco que me dio mucha risa el correo. Por supuesto que tengo Shiba en mi portafolio. Pensé que escribí un artículo diciendo que no está mal invertir en Shiba incluso siendo algo conservador. Definitivamente, uno es responsable por lo que escribe, pero no es responsable por lo que el otro entiende.

¿Cuál es mi interpretación del fenómeno Shiba Inu? Shiba Inu es consecuencia del fenómeno Dogecoin. Es un clon de Dogecoin. Mejor dicho, Dogecoin 2.0. Se podría decir que es el número 2 del sector meme coin. Aquí uso “meme coin” no como ofensa. Utilizó ese término porque no conozco otro más políticamente correcto. Ahora bien, Shiba Inu es familia de Dogecoin. Y su popularidad se vincula con la popularidad de su sector. Por otro lado, Shiba Inu es un proyecto más nuevo. En otras palabras, es un proyecto para los que llegaron tarde con el auge dogecoin. Eso significa que Shiba Inu es la nueva esperanza para un sector que en el pasado ha dado un rendimiento milagroso.

Dogecoin es un proyecto un tanto caótico. Es esencialmente impulsado por un grupo de celebridades con Elon Musk a la cabeza. En el caso de Shiba Inu, parece haber más movimiento de base. Shibu Inu pretende tener una armada de activistas. He ahí la promesa. Es decir, Shiba Inu es como Dogecoin, pero mejor. Aquí, por supuesto, no estoy hablando de White Paper o discurso oficial. Bien sabemos que una cosa es lo que se dice oficialmente, y otra cosa muy distinta es la realidad.

Francamente, decir que Shibu Inu es un meme coin esencialmente especulativo, sin fundamentales fuertes, pero una gran oportunidad a corto plazo, no es generar FUD. Decir que es un activo riesgoso debido a su gran volatilidad no es generar FUD. Es simplemente estadística. Decir que es un junk (basura) coin no es el fin del mundo. Un activo que tiene tan poco tiempo de existencia es más promesa que realidad a nivel de fundamentales. Obviamente que el precio actual no es un reflejo de sus fundamentales. Y es muy probable que la caída sea astronómica. ¿Por qué? Por la volatilidad. Y porque no todo tiene éxito en esta vida. Hay proyectos que fracasan.

Soy un simple articulista de opinión. Me equivoco como cualquiera. Mi intención es inspirar reflexión para que mis lectores sean mejores inversores. No hay razón para que mis opiniones ofendan a nadie. Siempre busco tomar el lado más controversial porque la narrativa oficial ya la conocemos. Pero, al final del día, son opiniones. Lo distinto no es una amenaza. Es simplemente otro ángulo. Otro punto de vista. Ojo, no es lo mismo un reportero que un articulista de opinión. 

Para invertir en algo no es necesario convertirse en un radical. Podemos invertir con reservas. Podemos invertir sopesando los riesgos. En otras palabras, podemos invertir en Shiba Inu sin idealizar. ¿Creo que es un activo “basura” (junk)? ¿Francamente? Sí. En mi opinión, Dogecoin y Shiba Inu son un sinsentido. Una locura. Ahora bien, este es un mercado de locura. Y las “locuras” en este mercado pueden ser muy rentables. 

Compre Shiba Inu hace meses por prácticamente nada. O sea, arriesgue muy poco. Si vendo ahora, me puede dar un lujo. De pronto, me compre otra moto o una bicicleta nueva. Así de sencillo. En mi libro, todo se reduce a eso. Riesgo, oportunidad y calidad de vida. ¿Pienso que el proyecto Shiba Inu es el mejor del mundo? No. ¿Pienso que es un activo meramente especulativo? Sí. ¿Pienso que nadie debería comprarlo? No necesariamente. Sin embargo, hay que tomar en cuenta sus riesgos.

Internet no es el sitio más sincero del mundo. En las redes sociales, se miente a diestra y siniestra. He ahí la importancia de los análisis completos. Lo negativo, lo positivo y lo contradictorio. Hablar de lo negativo no significa que uno esté en la nómina de George Soros. Lo único que se quiere es cubrir un tema lo más objetivamente posible. Es imposible complacer a todos. Y siempre ofenderemos a alguien. Pero ese es el trabajo. ¿Moda pasajera o negocio millonario? En mi opinión súper personal y subjetiva, es una moda pasajera y loca que se puede convertir en un negocio millonario.



Enlace fuente

Post Relacionados
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00