Lima, Perú
+5113014109

Mientras Washington titubea, Wyoming y otros estados de EE.UU. explotan el oro cripto

Mientras Washington titubea, Wyoming y otros estados de EE.UU. explotan el oro cripto



Los Estados Unidos están divididos políticamente en estos días en estados rojos y estados azules, y cada vez más, parece que se está fracturando en lugares favorables para las criptomonedas y en lugares reacios a las mismas. El 21 de febrero, se reveló que Ripple Labs, con sede en San Francisco, se registró como empresa en Wyoming. Wyoming es, sin duda, el estado más amigable con la cadena de bloques y las criptomonedas en Estados Unidos.

Mientras tanto, varios días más tarde, el Fiscal General del estado de Nueva York anunció un acuerdo sobre la investigación de larga data de la oficina sobre la plataforma de comercio de criptomonedas Bitfinex por actividades ilegales. Como resultado, Bitfinex y su filial Tether deberán pagar USD 18.5 millones por daños y perjuicios al estado de Nueva York y someterse a la presentación de informes periódicos sobre sus reservas.

En otras palabras, Wyoming y Nueva York, polos opuestos en el espectro de la regulación de las criptomonedas, ocuparon los titulares en la misma semana. La ironía no pasó desapercibida para Timothy Massad, ex presidente de la Comisión de Negociación de Futuros de Productos Básicos de EE.UU. y actual miembro de la Escuela Kennedy de la Universidad de Harvard, que declaró a Cointelegraph:

«La regulación federal de los criptoactivos es como un queso suizo lleno de agujeros y eso ha significado un bufé a nivel estatal, con Wyoming atrayendo activamente a las empresas de criptomonedas y el Fiscal General de Nueva York llevando a cabo agresivas acciones de aplicación como hemos visto esta semana con Tether y Bitfinex.»

Si este «bufé» es algo bueno es una cuestión de debate. Los paraísos de las criptomonedas, como Wyoming, pueden ser centros de innovación que impulsen una tecnología potencialmente revolucionaria, como subrayó esta semana la recientemente elegida Senadora estadounidense Cynthia Lummis en una mesa de debate de la Cámara de Comercio Digital con el alcalde de Miami, Francis Suárez, otro entusiasta de las criptomonedas.

Un tejido complejo

Pero también genera una incertidumbre regulatoria que da a los empresarios un caso de hipertensión. Como le dijo a Cointelegraph Stephen McKeon, profesor asociado de finanzas en la Universidad de Oregon: «Nuestro sistema regulatorio es un tejido complejo de múltiples agencias tanto a nivel estatal como federal». Además, enfatizó que «necesitan coordinarse sobre el tema de los criptoactivos porque esta clase de activos no se corresponde claramente con la estructura regulatoria existente».

Al preguntársele si, desde el punto de vista empresarial, Ripple y otros estaban haciendo un movimiento empresarial inteligente al registrarse en estados afines a las criptomonedas, como Wyoming, con un mayor grado de certidumbre y libertad regulatoria además de impuestos más bajos, McKeon añadió: «Las empresas se esfuerzan por reducir la incertidumbre regulatoria. Si trasladarse a Wyoming ayuda a lograr ese objetivo, entonces es un movimiento inteligente».

Otros podrían seguir a Ripple. Zachary Kelman, socio gerente de Kelman Law, le dijo a Cointelegraph: «Muchos proyectos de criptomonedas huyeron de Nueva York después de la introducción de la onerosa BitLicense allá por 2015. Espero que más proyectos se reubiquen en Wyoming, así como en otros estados amigables con las criptomonedas como New Hampshire».

Wyoming creó un gran revuelo en 2019 cuando su legislatura autorizó la constitución de instituciones depositarias de propósito especial, o SPDI, que pueden recibir depósitos y activos de custodia, incluidas las criptomonedas. La propia división bancaria del estado reconoció que “es probable que muchos SPDI se centren en gran medida en activos digitales, como monedas virtuales, valores digitales y tokens de servicios públicos”, aunque también podrían tratar con activos tradicionales. Sin embargo, los SPDI no pueden otorgar préstamos como los bancos tradicionales.

Kraken Bank fue la primera empresa en recibir un estatuto bancario SPDI de Wyoming en septiembre de 2020, seguido por Avanti Bank and Trust en octubre, y hay «tres [SPDI] más en proceso», dijo Lummis en el evento del 25 de febrero de la Cámara de Comercio Digital. La fundadora y directora ejecutiva de Avanti, Caitlin Long, sugirió anteriormente que los SPDI de Wyoming eran potencialmente «una solución al problema de #BitLicense» que enfrentan las empresas de criptomonedas porque «la ley de Nueva York exime a los bancos nacionales de la BitLicense».

Pero aunque los SPDI de Wyoming son instituciones constituidas por el estado, no bancos nacionales, «la ley federal protege la paridad de los bancos nacionales y los bancos constituidos por el estado», continuó Long, y siguiendo esa lógica, concluyó que los SPDI representaban «un pasaporte a unos 42 estados de EE.UU. sin necesidad de licencias [de criptomonedas] estatales adicionales».

¿Un accidente a punto de suceder?

Sin embargo, no todos están entusiasmados con los nuevos bancos con fines especiales de Wyoming. El Bank Policy Institute sugirió que los SPDI de Wyoming podrían ser un «accidente a punto de ocurrir». El BPI señaló en septiembre que Kraken era «la primera empresa de activos digitales en la historia de EE.UU. en recibir un estatuto bancario reconocido bajo la ley federal y estatal», pero advirtió que su modelo de negocio «es inherentemente inestable bajo presión» porque el nuevo banco se financia con depósitos minoristas no asegurados y exigibles «y se basa en un conjunto de activos como bonos corporativos, munis y bonos del Tesoro a más largo plazo para financiar los reembolsos bajo presión».

David Kinitsky, CEO de Kraken Bank, en una conversación con Cointelegraph, dijo que cree que la publicación en el blog de BPI «proviene de un grupo de presión financiado por, y que trabaja en nombre de, los bancos más grandes del mundo» y se basa «en una serie de suposiciones defectuosas», añadiendo además:

«[Es] cómico e hipócrita que piensen que su modelo de reserva fraccionaria, junto con su total dependencia de la exposición de los activos y el entorno de los tipos de interés, es de alguna manera menos arriesgado que un banco custodio de reserva total que no hace ningún préstamo y tiene un conjunto diverso de flujos de ingresos adyacentes.»

Otros opinaron que los centros de innovación como el de Wyoming se limitan a llenar el vacío dejado por el gobierno federal, que aún no ha adoptado una postura coherente frente al floreciente mercado de las criptomonedas. Benjamin Sauter, abogado de Kobre & Kim LLP, le dijo a Cointelegraph: «Wyoming está demostrando que los estados individuales pueden desempeñar un papel significativo en la elaboración de un marco legal coherente para la industria cripto/blockchain en particular cuando se trata de impuestos estatales, así como de cuestiones comerciales y algunas bancarias».

En comparación, según él, el gobierno federal de los Estados Unidos «no ha hecho realmente un esfuerzo para crear un marco de este tipo, y esto ha llevado a muchas ineficiencias regulatorias y confusión general».

¿Innovador o vacío legal?

Entonces, ¿qué pasa con la idea de que Wyoming simplemente creó un medio para que sus nuevos bancos atraigan a empresas e inversores con sede en estados más regulados como Nueva York? Kelman le dijo a Cointelegraph al respecto: “Muchas instituciones operan entidades en todo el mundo, no solo en los Estados Unidos. Nueva York tiene jurisdicción sobre los neoyorquinos, pero no sobre ninguna empresa relacionada con una empresa que haya tenido operaciones allí».

«Wyoming puede y se está convirtiendo en un centro para la innovación y las empresas de criptomonedas», dijo Kinitsky a Cointelegraph, y agregó: «Ciertamente, hay ejemplos similares dentro de los servicios financieros como la industria de tarjetas de crédito en Dakota del Sur y los bancos ILC en Utah … Los bancos SPDI tienen marcos similares para poder operar en todo el país y, de hecho, a nivel internacional «.

McKeon estuvo de acuerdo en que Wyoming estaba siguiendo el libro de jugadas de Dakota del Sur: «Dakota del Sur creó una legislación favorable para los bancos en torno a las tasas de interés y las tarifas en la década de 1980 y ahora tiene una de las concentraciones más altas de activos bancarios en los EE.UU.», Y agregó:

«Al crear un entorno que permite que los proyectos de criptomonedas operen con un mayor grado de seguridad y libertad regulatoria, es probable que Wyoming atraiga una reubicación similar dentro del espacio cripto».

¿Se sumarán otros?

Por supuesto, otros estados podrían seguir el ejemplo de Wyoming. Dijo Kelman: «También espero que estados más grandes, como Florida, sigan su ejemplo con una orientación más favorable a las criptomonedas, especialmente después de los acercamientos del alcalde de Miami, Francis Suárez, a la comunidad cripto».  Sin embargo, subrayó además que «dado el pequeño tamaño de Wyoming y su relativa oscuridad, no sé si seguirá siendo un refugio para toda una industria en la forma en que Delaware ha sido para las incorporaciones y el gobierno corporativo».

Como se informó, el alcalde Suárez está buscando desarrollar algunas de «las leyes de criptomonedas más progresistas» y proponiendo dentro de su jurisdicción innovaciones como el pago de los salarios de los trabajadores de la ciudad en Bitcoin (BTC) y la compra de BTC para la tesorería del municipio. La Senadora Lummis aplaudió las iniciativas del alcalde en el panel de la Cámara de Comercio Digital, invitándole a «mirar el marco legislativo de Wyoming como una plantilla y luego construir sobre él» desarrollando nuevos «componentes» de Bitcoin, incluyendo un plan de pensiones para los trabajadores de Miami que incluya Bitcoin, algo que Suárez está estudiando.

Múltiples centros innovadores como Miami y Wyoming, entre otros, podrían impulsar el progreso tecnológico en general, sugirió. Suárez, por su parte, dijo: «Una de las cosas que queremos hacer es imitar la muy exitosa integración de Wyoming de las criptomonedas en su comunidad».

Mientras tanto, Long, de Avanti, sigue siendo una gran defensora de su estado: «¿Por qué deberían las empresas de criptomonedas redomiciliarse en Wyoming?», preguntó retóricamente el 21 de febrero tras la noticia de que Ripple Labs se había registrado como sociedad de responsabilidad limitada en Wyoming, y añadió:

“Sin impuestos corporativos estatales, sin impuestos a las franquicias, las criptomonedas están exentas de impuestos sobre la propiedad y las ventas, nuestras leyes comerciales aclaran el estado legal de las criptomonedas, los bancos compatibles con las criptomonedas se abrirán pronto, el acceso a los gobiernos /Legisladores/Senadores de los EE. UU.»

¿Es Wyoming bueno para la adopción de BTC?

¿Qué significan exactamente estos estados y ciudades amigables con la tecnología para la adopción de criptomonedas? Sauter se mostró cautelosamente optimista: «Es posible que los esfuerzos de Wyoming tengan algunos efectos secundarios, en caso de que el gobierno federal actúe en conjunto».  Afirmó además que también existe un riesgo importante ya que las empresas pueden «adormecerse en una falsa sensación de seguridad y potencialmente confundir el régimen de Wyoming para el cumplimiento a nivel federal».

Kinitsky le dijo a Cointelegraph que la convergencia entre las criptomonedas y la banca, como está ocurriendo en Wyoming, «presagia un paso importante hacia la adopción generalizada», mientras que McKeon añadió que los usuarios de criptomonedas «están preocupados principalmente por el acceso a los productos y las características. Mejores productos se traducen en una mayor adopción». Por lo tanto, si una legislación como la de Wyoming permite que los proyectos de criptomonedas «proporcionen características nuevas y deseables mitigando el riesgo regulatorio para los proveedores, entonces será una fuerza positiva para la adopción por parte del público en general».

Muchos, sin embargo, parecen estar todavía pisando el agua hasta que el gobierno federal actúe para proporcionar alguna estructura legislativa/regulatoria a la naciente industria de la cadena de bloques y las criptomonedas. Según Sauter, «por muy grandes y alentadoras que sean las recientes acciones de Wyoming, no hay mucho que un estado pueda hacer.» Massad también le dijo a Cointelegraph:

«Esta confusión regulatoria crea mayores costes e incertidumbre. Todavía hay mucho dinero y talento en este país fluyendo hacia la criptoinnovación, pero necesitamos una mayor claridad regulatoria para garantizar la protección de los inversores, la estabilidad financiera y la innovación responsable.»

Sigue leyendo:





Enlace fuente

Post Relacionados
Deja tu comentario
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00