Lima, Perú
+5113014109

Los drones autónomos ya han lanzado un ataque contra seres humanos

Los drones autónomos ya han lanzado un ataque contra seres humanos


Madrid
Actualizado:

Guardar

La tecnología no sólo está cambiando completamente la forma en la que los seres humanos se comunican. Desde hace tiempo, ejércitos de todo el mundo se encuentran volcados en la fabricación de armas que funcionan de forma totalmente autónoma. Sin necesidad de que haya una persona monitorizando su comportamiento. Según un reciente informe del Panel de Expertos de Naciones Unidas sobre Libia, este tipo de dispositivos ya han entrado en acción contra seres humanos.

De acuerdo con la
información compartida por el organismo
, el empleo de armamento autónomo en combate tuvo lugar en 2020 dentro de la guerra civil que se ha desarrollado en Libia durante los últimos 10 años. En el documento, no se ofrecen detalles concretos sobre su uso, y tampoco se explica si el empleo de armamento autónomo produjo alguna baja.

Sí que se sostiene, no obstante, que los dispositivos fueron empleados dentro de la operación militar ‘Tormenta de Paz’, que comenzó el 27 de marzo del año pasado a instancias del –
por entonces
– primer ministro reconocido por la ONU, Faiez Serraj, contra las tropas del general
Jalifa Haftar
. La ofensiva provocó que las fuerzas del opositor tuviesen que retirarse del combate. Y es en este punto en el que se hizo uso del armamento autónomo.

«Los convoyes logísticos y las fuerzas afiliadas a Haftar en retirada fueron posteriormente perseguidos y atacados a distancia por vehículos aéreos de combate no tripulados o sistemas de armas autónomos letales como el STM Kargu-2 y otras municiones de merodeo», se sostiene en el informe de la ONU a este respecto.

«Los sistemas de armas autónomos letales se programaron para atacar objetivos sin requerir la conectividad de datos entre el operador y la munición: en efecto, una verdadera capacidad de “disparar, olvidar y encontrar”. Los vehículos aéreos de combate no tripulados y la pequeña capacidad de inteligencia, vigilancia y reconocimiento de drones con que cuentan las fuerzas afiliadas a Haftar fueron neutralizados mediante interferencia electrónica gracias al sistema de guerra electrónica Koral», se completa en el documento. Sea como fuere, el uso y la puesta a disposición de este tipo de armamento al ejercito libio supone una
violación del párrafo 9 de la resolución 1970 (2011)
.

Así es el dron

De acuerdo con la información compartida por la ONU, las tropas de Serraj emplearon en el ataque un dron autónomo llamado Kargu-2 fabricado por la empresa turca STM. El dispositivo se lleva comercializando desde hace cerca de dos años y puede ser utilizado «con eficacia contra objetivos estáticos o en movimiento a través de sus capacidades de procesamiento de imágenes en tiempo real y los algoritmos de aprendizaje automático integrados en la plataforma»,
destacan desde la compañía
.

El dron, que, además, forma parte del inventario de las Fuerzas Armadas de Turquía, «permite a los soldados detectar y eliminar las amenazas en una región, y puede ser utilizado fácilmente por los soldados en la zona, sin entrar en las zonas de riesgo, especialmente en operaciones terroristas asimétricas».

Sin regulación

Como ocurre con tantas otras cosas, hasta el momento no existe una legislación que regule, o prohíba, el empleo de armamento militar autónomo. La ONU lleva años tratando de dar solución a este problema. Sin embargo, por el momento los avances son escasos. «(Estas armas) son políticamente inadmisibles, moralmente reprobables y deberían estar prohibidas por el derecho internacional», señaló en un escrito el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, durante una reunión de un grupo de expertos gubernamentales de la organización en el ámbito de los sistemas de armas autónomas en marzo de 2019.

Naciones Unidas ha levantado la voz en varias ocasiones acerca de los peligros que esconde este tipo de armamento. Sin embargo, países como Estados Unidos, Rusia, Israel, China o Reino Unido, que están trabajando en el desarrollo de esta tecnología, se muestran tremendamente reacias respecto a un posible acuerdo internacional de prohibición. Algo de lo que numerosas asociaciones llevan años quejándose.

«Aún no es tarde para cambiar de rumbo. La prohibición de los sistemas de armas totalmente autónomos podría impedir algunos escenarios realmente distópicos, como una nueva carrera de armas de alta tecnología entre superpotencias mundiales que provocaría que las armas autónomas proliferaran de forma generalizada», señala Rasha Abdul Rahim, investigadora sobre inteligencia artificial y derechos humanos de Amnistía Internacional.

Ver los
comentarios



Enlace fuente

Post Relacionados
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00