Lima, Perú
+5113014109

Los delfines tienen un clítoris completamente funcional, según estudio

Los delfines tienen un clítoris completamente funcional, según estudio


Imagen para el artículo titulado Los delfines tienen un clítoris completamente funcional, según un estudio

Foto: Joe Raedle/Newsmakers (Getty Images)

Los humanos y los delfines tienen más en común de lo que podríamos haber pensado, según una nueva investigación. Los biólogos dicen que han encontrado evidencia anatómica clara de que las delfines hembras tienen un clítoris completamente funcional que les ayuda a experimentar placer durante las relaciones sexuales, tal como ocurre con los humanos. Los hallazgos pueden algún día ayudar a los científicos a rastrear los orígenes evolutivos del órgano sexual y el sexo en general.

La autora principal Patricia Brennan, profesora asistente de ciencias biológicas en Mount Holyoke College en Massachusetts, Estados Unidos, junto a su equipo han estado estudiando la evolución de los genitales en todo tipo de animales vertebrados. Recientemente, dirigieron su atención a los delfines, los mamíferos marinos conocidos por su naturaleza juguetona y extrañamente humana a veces (en formas buenas y malas).

“Los delfines tienen pliegues vaginales, y estábamos estudiando estos pliegues para tratar de descubrir su función y por qué son tan diversos entre especies”, dijo Brennan a Gizmodo en un correo electrónico. “Mientras diseccionamos estas vaginas, el clítoris obviamente estaba muy bien desarrollado, por lo que decidimos investigar cuánto sabíamos al respecto”.

Brennan y su equipo pudieron observar de cerca el tejido del clítoris de 11 hembras de delfín nariz de botella que habían muerto por causas naturales. Además de estudiar las características físicas de la superficie del clítoris, también examinaron la presencia de terminaciones nerviosas, músculos y vasos sanguíneos. Todo lo que encontraron apuntaba a lo mismo: un órgano de placer completamente funcional.

Por un lado, señaló Brennan, el clítoris del delfín es relativamente grande y está lleno de abundante tejido eréctil y vasos sanguíneos que le permiten hincharse rápidamente. Su clítoris también crece en tamaño a medida que un delfín madura, al igual que ocurre con la pubertad humana, y está rodeado por una banda de tejido conectivo que lo ayuda a mantener su forma, lo que indica que es una parte valiosa del cuerpo. Y quizás lo más importante, el clítoris de los delfines está repleto de terminaciones nerviosas justo debajo de piel relativamente delgada, junto con otros receptores sensoriales, los cuales, dice Brennan, “probablemente estén involucrados en una respuesta de placer como lo están en los humanos”.

No es ningún secreto que algunas especies de delfines parecen tener comportamientos sexuales fuera de los criterios y tiempos necesarios para la reproducción (incluso al compararlos con humanos, según algunos relatos de testigos presenciales). Se cree ampliamente que estos delfines usan el sexo como un lubricante social. Durante el apareamiento, parecen participar en una gran cantidad de juegos previos antes del breve período de sexo con penetración. Se cree que tanto los delfines machos como las hembras se masturban, y ha habido informes de comportamientos homosexuales entre ambos sexos, incluidas las hembras delfín frotándose el clítoris con el hocico o las aletas. Entonces, es lógico que el clítoris desempeñe un papel clave en toda esta diversión. Pero los autores dicen que la suya es la primera investigación anatómica que demuestra claramente este propósito.

Delfines en actividades sexuales.

Delfines en actividades sexuales.
Foto: Dara Orbach

“Si bien puede parecer obvio que los animales que se involucran en un comportamiento sexual tan intenso como los delfines deberían obtener placer de este comportamiento, ahora podemos usar las características morfológicas del clítoris para demostrar que realmente lo hacen”, dijo Brennan. Aunque Brennan y su equipo han discutido previamente esta investigación, su estudio revisado por pares ahora ha sido publicado en Current Biology.

Los delfines no son los únicos animales además de los humanos que parecen disfrutar del sexo y lo hacen por razones no reproductivas; muchos de nuestros parientes primates también lo parecen. Pero el hecho de que el clítoris de los delfines sea tan similar a la versión humana, a pesar de que los delfines y los humanos probablemente estén separados por 95 millones de años en el árbol genealógico evolutivo, podría sugerir que los orígenes del órgano se remontan mucho, mucho tiempo atrás. Y dados los riesgos que puede conllevar el sexo, tiene sentido que el placer evolucione como un factor motivador.

Nervios de gran tamaño en el clítoris de delfín.

Nervios de gran tamaño en el clítoris de delfín.
Imagen: Patricia Brennan

Estudiar la vida sexual de los animales no es tarea fácil. Pero Brennan y sus colegas señalan que la naturaleza de la sexualidad femenina y el clítoris ha sido poco estudiada durante mucho tiempo en animales y humanos. Entre otras cosas, esta falta de conocimiento dificulta nuestro conocimiento de cómo surgió el sexo en primer lugar.

“El sexo es fundamental para los procesos evolutivos, y nuestra ignorancia de la sexualidad femenina da como resultado una comprensión incompleta de cómo funciona realmente el sexo en la naturaleza”. dijo Brennan. “¡Se necesitan dos para bailar tango, como dice el refrán!”

El equipo de Brennan planea seguir estudiando la evolución de los genitales en varios animales. Esa lista de proyectos seguirá incluyendo delfines, pero también serpientes, alpacas e incluso cocodrilos.



Enlace fuente

Post Relacionados
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00