0
Lima, Perú
+5113014109

Lo que tienen que hacer las DeFi para mantener vivo el interés de los inversores institucionales

Lo que tienen que hacer las DeFi para mantener vivo el interés de los inversores institucionales



El frenesí de los últimos meses de dinero institucional que fluye hacia Bitcoin (BTC) hizo que las criptomonedas lleguen a los titulares, al menos como un activo novedoso, en la mayoría como algo imprescindible. Sin duda, existe una tendencia en el mercado hacia una mayor conciencia y aceptación de los activos digitales como una nueva clase de activos de inversión.

Un informe de junio de 2020 de Fidelity Digital Assets encontró que el 80% de las instituciones en EE.UU. y Europa tienen al menos un interés en invertir en criptomonedas, mientras que más de un tercio ya invirtió en alguna forma de activo digital, siendo Bitcoin la elección  más popular de inversión.

Un buen punto de partida para los inversores institucionales sería diferenciar entre criptomonedas (Bitcoin, en particular) y productos de finanzas descentralizadas (DeFi). Hasta la fecha, la mayor parte del interés institucional ha consistido simplemente en mantener Bitcoin (o futuros de Bitcoin), y pocos jugadores se sumergen en productos DeFi más exóticos.

Hay una gran cantidad de razones para el reciente revuelo en torno a Bitcoin. Algunos citarían la madurez relativa del mercado y el aumento de la liquidez, lo que significa que ahora se pueden realizar operaciones importantes sin que se produzca un movimiento excesivo del mercado. Otros citarían la inusual alta volatilidad, alto rendimiento y exceso de curtosis positiva (lo que significa una mayor probabilidad de valores extremos en comparación con el mercado de valores) de la clase de activos. También se ha destacado la historia de fondo de Bitcoin y su suministro limitado que lo hace similar al oro digital, lo que lo hace cada vez más atractivo en un mundo de precios de activos inflados y políticas monetarias y fiscales rebeldes.

Sin embargo, la razón principal del reciente interés institucional en las criptomonedas es mucho menos filosófica, mucho más práctica y tiene que ver con las regulaciones y la infraestructura heredada.

Las instituciones financieras son viejos gigantes que administran el dinero de otras personas por valor de miles de millones de dólares y, por lo tanto, la ley les exige que cumplan con una sobreabundancia de reglas con respecto al tipo de activos que tienen, dónde los tienen y cómo los tienen.

Por un lado, en los últimos dos años, la industria blockchain y las criptomonedas dio un salto adelante en cuanto a la claridad normativa, al menos en la mayoría de los mercados desarrollados. Por otro lado, el desarrollo de la infraestructura de alto nivel que proporciona a los actores institucionales un modelo operativo similar al que se ofrece en el mundo tradicional de los valores les permite ahora invertir directamente en activos digitales mediante la custodia o indirectamente a través de derivados y fondos. Cada uno de ellos representa los verdaderos impulsores de que los inversores institucionales tengan la suficiente confianza para sumergirse finalmente en las criptomonedas.

Mantener vivo el interés institucional: ¿qué pasa con otros productos de DeFi?

Dado que los bonos del Tesoro de EE.UU. a 10 años rinden un poco más del 1%, el próximo gran paso sería que las instituciones consideren invertir en productos de rendimiento descentralizados. Puede parecer una obviedad cuando las tasas están estancadas y los protocolos de DeFi en stablecoins fijadas al dólar estadounidense están rindiendo entre el 2% y el 12% anual, sin mencionar los protocolos más exóticos ofrecen un rendimiento de más del 250% anual.

Sin embargo, las DeFi están en sus inicios, y la liquidez es todavía demasiado escasa en comparación con otras clases de activos más consolidadas como para que las instituciones se molesten en actualizar sus conocimientos, y mucho menos sus sistemas informáticos para invertir capital en él. Además, existen serios riesgos operativos y regulatorios en lo que respecta a la transparencia, reglas y la gobernanza de estos productos.

Hay muchas cosas que deben desarrollarse, la mayoría de las cuales ya están en marcha, para garantizar el interés institucional en los productos DeFi, ya sea en la capa de liquidación, la capa de activos, la capa de aplicación o la capa de agregación.

La principal preocupación de las instituciones es garantizar la legitimidad y el cumplimiento de sus contrapartes de DeFi tanto a nivel de protocolo como a nivel de ejecución de ventas.

Una solución es un protocolo que reconoce el estado del propietario de una billetera o de otro protocolo y aconseja a la contraparte si se ajusta o no a sus requisitos en términos de cumplimiento, gobernanza, responsabilidad y también auditoría de código, como el potencial de que los actores malintencionados explotar el sistema ha sido probado una y otra vez.

Esta solución deberá ir de la mano de un proceso de seguro para transferir el riesgo de un error, por ejemplo, en la validación a un tercero. Estamos comenzando a ver el surgimiento de algunos protocolos de seguros y productos de seguros mutualizados, y la adopción y la liquidez en las DeFi deben ser lo suficientemente grandes como para prevenir las inversiones en tiempo, dinero y experiencia para desarrollar completamente productos de seguros institucionales viables.

Otro ámbito que hay que mejorar es la calidad e integridad de los datos a través de oráculos de confianza y la necesidad de aumentar la confianza en los oráculos para lograr niveles de información conformes. Esto va de la mano de la necesidad de un análisis sofisticado para supervisar las inversiones y la actividad on-chain. Y ni que decir tiene que se necesita más claridad sobre la contabilidad y los impuestos por parte de ciertos reguladores que aún no emitieron su opinión.

Otro problema obvio se refiere a las comisiones y el rendimiento de la red, con solicitudes que demoran desde unos pocos segundos hasta minutos dependiendo de la congestión de la red, y comisiones que oscilan entre unos pocos centavos y USD 20. Sin embargo, esto se está resolviendo con planes para el desarrollo de Ethereum 2.0 en los próximos dos años y también con la aparición de cadenas de bloques más adaptadas a transacciones más rápidas y tarifas más estables.

Un último punto, un tanto divertido, sería la necesidad de mejorar la experiencia de los usuarios/interfaces de usuario para convertir protocolos y códigos complejos en una interfaz más fácil y amigable de usar.

La regulación es importante

A la gente le gusta comparar la revolución blockchain con la revolución de Internet. Lo que no recuerdan es que Internet interrumpió el flujo de información y datos, los cuales no estaban regulados y no tenían infraestructura existente, y solo en los últimos años se adoptaron tales regulaciones.

Sin embargo, el sector financiero está muy regulado, incluso más desde 2008. En Estados Unidos, las finanzas están tres veces más reguladas que el sector sanitario. Las finanzas cuentan con un sistema operativo heredado y una infraestructura que hace que sea extremadamente difícil de alterar y tedioso de transformar.

Es probable que en los próximos 10 años veamos una bifurcación entre instrumentos y protocolos que son completamente descentralizados, completamente de código abierto y completamente anónimos e instrumentos que deberán encajar en el marco estricto de la estricta regulación y la infraestructura arcaica de los mercados financieros, lo que resulta en la pérdida de algunas de las características anteriores en el camino.

Esto no ralentizará de ninguna manera la fantástica tasa de creatividad y la innovación implacable y acelerada en el sector, ya que se anticipan una gran cantidad de productos nuevos en el espacio DeFi, productos que ni siquiera hemos predicho. Y dentro de un cuarto de siglo, una vez que las DeFi se hayan adaptado primero a los mercados de capitales y luego las hayan absorbido, se desatará todo su potencial, lo que conducirá a un sistema autónomo, descentralizado y sin fricciones.

La revolución está aquí y llegó para quedarse. Sin lugar a dudas, las nuevas tecnologías han desplazado a la industria financiera de un sistema sociotécnico, controlado a través de relaciones sociales, a un sistema tecnosocial, controlado a través de mecanismos técnicos autónomos.

Se debe alcanzar un buen equilibrio entre los sistemas de criptomonedas de ritmo rápido basados en tecnología y los anticuados sistemas fiduciarios regulados. La construcción de un puente entre los dos solo beneficiará al sistema en general.

Este artículo no contiene consejos ni recomendaciones de inversión. Cada movimiento de inversión y comercio implica un riesgo, y los lectores deben realizar su propia investigación al tomar una decisión.

Los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados aquí pertenecen únicamente al autor y no reflejan ni representan necesariamente los puntos de vista y opiniones de Cointelegraph.

Amber Ghaddar es la fundadora de AllianceBlock, un mercado de capital descentralizado compatible a nivel mundial. Con una vasta experiencia en la industria de los mercados de capitales durante la última década, Amber comenzó su carrera en el gigante de la banca de inversión Goldman Sachs, antes de mudarse a JPMorgan Chase, donde ocupó una serie de roles diferentes en soluciones estructuradas, estrategias de negociación macro sistemática y comercio de ingresos. Amber obtuvo un B.Sc. en ciencia y tecnología antes de graduarse con tres maestrías (neurociencias, microelectrónica y nanotecnología, y gestión de riesgos internacionales) y un doctorado. Se graduó de la Universidad McGill y HEC Paris.

Sigue leyendo:



Enlace fuente

Post Relacionados
Deja tu comentario
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00