Lima, Perú
+5113014109

Las biofirmas detectadas en Venus podrían deberse a sus volcanes no a la vida

Las biofirmas detectadas en Venus podrían deberse a sus volcanes no a la vida


Imagen en luz ultravioleta de Venus tomada por la sonda Akatsuki en 2016.

Imagen en luz ultravioleta de Venus tomada por la sonda Akatsuki en 2016.
Imagen: Wikimedia Commons

Un equipo de científicos planetarios ha dicho que, si existe realmente fosfina en Venus, podría tener origen geológico, no biológico. Sus hallazgos sugieren que la fosfina, una sustancia química que a menudo está asociada a vida microbiana, podría provenir de una reacción que tiene lugar en el cielo de Venus y que es provocada por las erupciones volcánicas sobre la superficie del planeta.

El año pasado, surgió todo un debate científico cuando un equipo de científicos anunció que había detectado fosfina —un gas producido por algunos microorganismos y, por tanto, considerado una firma biológica— en la atmósfera de Venus. Estudios posteriores pusieron en duda inmediatamente ese resultado y, a principios de este año, otro equipo afirmó que el gas no era fosfina sino dióxido de azufre. Los recientes hallazgos del equipo, publicados hoy en Proceedings of the National Academy of Sciences, indican que Venus podría tener volcanes activos, algo de lo que los científicos planetarios han dudado durante mucho tiempo.

La idea es la siguiente: el manto profundo de Venus podría contener compuestos de fósforo, llamados fosfuros, que los volcanes del planeta podrían expulsar a la atmósfera en forma de polvo volcánico. Con la suficiente fuerza explosiva (los investigadores compararon la fuerza que era necesaria con las erupciones del Krakatoa o incluso con las del supervolcán de Yellowstone), ese polvo podría salir despedido hacia la atmósfera repleta de nubes de ácido sulfúrico que hay en el planeta. Allí, los fosfuros reaccionarían con el ácido sulfúrico y producirían la fosfina.

Una imagen de radar tomada por la sonda Magallanes.

Una imagen de radar tomada por la sonda Magallanes.
Imagen: NASA/JPL

“La fosfina no nos habla de la biología de Venus”, dijo Jonathan Lunine, científico planetario en la Universidad de Cornell y coautor del nuevo artículo, en un comunicado. “Nos está hablando de la geología. La ciencia apunta a un planeta que tiene un vulcanismo explosivo activo hoy o quizás en un pasado muy reciente”.

Pero el misterio de si Venus tiene fosfina o no, y qué podría haberla producido, está lejos de resolverse. “Lamentablemente, este último argumento no me convence”, nos decía Clara Sousa-Silva, astroquímica cuántica del Centro de Astrofísica Harvard|Smithsonian. “La reacción de fosfuros minerales con ácido sulfúrico concentrado no generaría necesariamente fosfina. (…) Un resultado probable de la reacción de los fosfuros con ácido sulfúrico concentrado sería una reacción de oxidación y no la producción de fosfina”.

Sousa-Silva ha trabajado previamente examinando la atmósfera de Venus y de otros planetas en busca de posibles signos de vida como la fosfina. Añadió, “hemos sabido (y lo hemos dicho repetidamente) que existen rutas abióticas para la formación de fosfina, incluido el vulcanismo. Es solo que estas rutas son extremadamente raras e ineficientes “.

La tectónica de Venus es difícil de observar debido a la densa atmósfera del planeta, que oculta su superficie. Las pocas imágenes que tenemos de la superficie del planeta provienen del programa soviético Venera de las décadas de los 70 y 80, además de algunos escaneos de radar tomados por la sonda Magallanes, capaz de ver a través de la capa de nubes de Venus. Los datos de los que el equipo de Lunine extrajo sus conclusiones fueron recopilados por el telescopio James Clerk Maxwell y la red de telescopios chilenos ALMA. Algunas imágenes recopiladas por la sonda Magallanes indicaron características geológicas capaces de vulcanismo explosivo, explicaron los investigadores. Anteriormente, los datos del orbitador europeo Venus Express indicaban que el planeta podría tener volcanes activos.

Afortunadamente, ya tenemos previstas tres misiones que nos contarán mucho más sobre este inhóspito planeta. Cerca de 2030, la sonda DAVINCI+ de la NASA y los orbitadores VERITAS y EnVision de la Agencia Espacial Europea se dirigirán a Venus para estudiar la composición de su atmósfera y la tectónica de su superficie.



Enlace fuente

Post Relacionados
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00