Lima, Perú
+5113014109

La ropa de hace 8.000 años se hizo a partir de árboles

La ropa de hace 8.000 años se hizo a partir de árboles


Restauración de un interior típico en Çatalhöyük

Una nueva investigación sugiere que la gente del Neolítico en la antigua ciudad de Çatalhöyük utilizó una fuente sorprendente de fibras para hacer ropa: los árboles.

Los fragmentos de tela encontrados en Çatalhöyük se hicieron a partir de las fibras de líber de los robles, según una investigación publicada en la revista Antiquity. Los autores del nuevo artículo analizaron algunas de las telas tejidas más antiguas conocidas en el mundo, en un hallazgo que habla de un material poco apreciado utilizado durante la Edad de Piedra.

Posteriormente, el documento resuelve un debate sobre si se utilizó lino o lana para hacer las telas Çatalhöyük, ya que la investigación encontró que no estaban hechas de ninguno de los dos materiales. Lise Bender Jørgensen de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología es la primera autora del estudio.

Çatalhöyük (pronunciado cha-tal-ho-yook) es uno de mis sitios arqueológicos favoritos en el mundo. Apareció hace unos 9.000 años en lo que hoy es Turquía y se encuentra entre los asentamientos más antiguos del mundo. En su apogeo, la ciudad de la Edad de Piedra albergaba entre 3.500 y 8.000 personas, y su momento en el Neolítico temprano (la última edad de hielo acababa de terminar) desdibuja el límite entre la cultura de cazadores-recolectores y el surgimiento de comunidades agrícolas. Es más, Çatalhöyük, a pesar de su antigüedad (si esa es una palabra), experimentó muchos problemas modernos, como hacinamiento, problemas de saneamiento y violencia interpersonal.

Los arqueólogos han explorado 18 capas distintivas de sedimentos desde que comenzaron las excavaciones en Çatalhöyük en la década de 1950. Artefactos como cestas, cuerdas delgadas, esteras y textiles son testimonio de la sofisticación de los habitantes de Çatalhöyük, algunos de los cuales usaban dientes humanos como joyas. La ciudad desapareció hace unos 7950 años, por razones que no están del todo claras.

Algunos de los textiles mencionados anteriormente fueron descubiertos en la década de 1960. Inmediatamente surgió un debate sobre si se trataba de lino (fibras hechas de plantas de lino) o lana (fibras de oveja y cordero). El difunto arqueólogo británico James Mellaart defendió la lana, señalando los restos de carnero y oveja recuperados en el sitio (aparte, Mellaart fue acusado más tarde de vender artefactos en el mercado negro, y después de su muerte se supo que él había fabricado pruebas, aunque no sobre estos textiles). La investigación realizada en la década de 1980 afirmaría que las fibras estaban hechas de lino, lo que profundizaría el debate.

Las excavaciones en Çatalhöyük se han llevado a cabo durante las últimas décadas, incluidas las excavaciones dirigidas por Ian Hodder. El arqueólogo de la Universidad de Stanford ayudó a descubrir más evidencia de textiles en el sitio, que se encontró que tenían entre 8.500 y 8.700 años. La investigación subsiguiente sobre estos tejidos incluyó a Bender Jørgensen y Antoinette Rast-Eicher de la Universidad de Berna, esta última experta en identificar la fuente de fibras textiles. Usando un microscopio electrónico de barrido, los investigadores encontraron evidencia que mostraba que las fibras estaban hechas de estopa de roble y que la estopa se obtenía localmente.

“Estos hallazgos arrojan nueva luz sobre la producción textil temprana en el Neolítico, lo que sugiere que la estopa de los árboles jugó un papel más importante de lo que se reconocía anteriormente”, escribieron los científicos en su artículo.

Las fibras de estopa se encuentran entre la capa de corteza y madera en los árboles, y comúnmente provienen de sauces y tilos, además del roble. Es importante destacar que la madera de roble se utilizó en la construcción de algunas viviendas de Çatalhöyük, lo que demuestra que estas personas no eran ajenas al árbol.

“En el pasado, los investigadores descuidaron en gran medida la posibilidad de que las fibras de la tela pudieran ser cualquier otra cosa que no sea lana o lino, pero últimamente otro material ha recibido más atención”, dijo Bender Jørgensen a Norwegian SciTech News, que informa sobre la investigación de la NTNU. “Las fibras de estopa se utilizaron durante miles de años para fabricar cuerdas, hilos y, a su vez, también hilados y telas”.

Este hallazgo concuerda con otra evidencia, o más bien, la falta de evidencia, es decir, la casi ausencia de semillas de lino en Çatalhöyük, según el documento. Esta gente de la Edad de Piedra, al parecer, no cultivaba lino, ni importaba lino de otros lugares. Entonces, la idea de que la ropa de cama se usara en Çatalhöyük hace unos 8.000 años simplemente no cuadra.

A menudo me asombra el ingenio y la creatividad mostrados por los humanos prehistóricos, y este último artículo es una prueba más de ello. Que la ropa en realidad podría estar hecha de un roble me suena, y es un recordatorio de que todos estamos sobre los hombros de nuestros antepasados.



Enlace fuente

Post Relacionados
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00