Lima, Perú
+5113014109

La región del mundo que ningún país quiere reclamar

La región del mundo que ningún país quiere reclamar


Todo este magnífico montón de arena puede ser tuyo.

En Bir Tawil no hay leyes, ni gobierno. Tampoco es que hagan mucha falta porque Bir Tawil no tiene habitantes. Nunca ha habido asentamientos ahí. No hay carreteras que lleguen hasta ese lugar, ni aeropuertos. Esta es la extraña historia de uno de los últimos lugares genuinamente deshabitados del planeta.

Bir Tawil tiene el tamaño aproximado de Luxemburgo, pero ningún país se ha molestado en reclamar ese territorio para sí. Parte de la culpa la tiene el hecho de que no hay nada de valor en esa franja de terreno de 2.060 kilómetros cuadrados entre Egipto y Sudán. No tiene costa, y forma parte del Desierto del Sáhara, con unas temperaturas que a menudo superan los 40 grados Celsius durante tres cuartas partes del año. En Bir Tawil tan solo hay arena, rocas y calor.

Jurídicamente, Bir Tawil es Terra Nullius (no confundir con tierra de nadie, que es el concepto que suele definir a la porción de terreno en disputa entre dos partes). Literalmente significa que cualquiera puede reclamar para sí el lugar, sin embargo, ningún país lo ha hecho hasta ahora. ¿Por qué? La historia de cómo Bir Tawil ha llegado a esta extraña situación la explican magistralmente en este curioso vídeo de RealLifeLore. Resumido al extremo, el lugar ha sido el daño colateral de un largo conflicto geopolítico entre Egipto y Sudán.

Todo comenzó en 1898, cuando fuerzas combinadas del Reino Unido y Egipto (en aquel entonces Egipto era una colonia británica debido principalmente al interés de los ingleses por controlar el Canal de Suez). Al año siguiente, Reino Unido delimitó la frontera entre los dos países usando una simple línea recta que pasaba por el paralelo 22. En 1902, Reino Unido redibujó esa línea para acomodar dos territorios en base a la cultura de las tribus nómadas que pasaban por allí. Esta segunda línea añadió Bir Tawil a Egipto, y la cercana región de Hala’ Ib a Sudán.

El reparto quedó así hasta 1956. Ese año Reino Unido se retiró de la zona y tanto Egipto como Sudán pasaron a ser países independientes con derecho a decidir sus propias fronteras. Cuando se pusieron a ello pronto salió a la luz el problema que los ingleses habían creado en ese sentido. Legalmente, tanto Egipto como Sudán están obligados a elegir uno de los dos territorios y solo uno de ellos. Por supuesto, tanto Sudán como Egipto reclamaron para sí el territorio de Hala’ Ib, mucho más valioso en todos los sentidos (Es casi 10 veces más grande, tiene población, infraestructura y una amplia franja de costa por citar solo algunos detalles). La situación empeoró en 1992, cuando descubrieron yacimientos petrolíferos en la franja de costa perteneciente a Hala’ Ib.

Imagen para el artículo titulado Bir Tawil, el lugar que no pertenece a ningún país y que nadie ha podido reclamar hasta ahora

Captura de pantalla: RealLifeLore / YouTube

Ambos países se disputaron ferozmente el territorio durante unos años hasta que finalmente Sudán abandonó la idea de retenerlo por la fuerza. Desde entonces Hala’ Ib está bajo control egipcio, pero Sudán nunca ha renunciado a la región y la considera suya en sus propios mapas. ¿Qué tiene esto que ver con Bir Tawil? Pues que si uno de los dos países reclama Bir Tawil como propio automáticamente se supone que renuncia a Hala’ Ib, que es mucho más valioso. Ni Sudan ni Egipto están interesados en ese trueque, y hasta la fecha no ha habido terceros países interesados en reclamar para sí una franja de arena ardiente en mitad de la nada.

Por supuesto, que un país no reclame un territorio no significa que un particular no pueda hacerlo. En los últimos años Bir Tawil ha sido reclamado por todo tipo de buscavidas que hasta se han desplazado hasta allí y han plantado su banderita con el ánimo de crear su propia micronación. Huelga decir que las proclamaciones de estos individuos han sido completamente ignoradas por la comunidad internacional. La razón es sencilla. No basta con ir hasta Bir Tawil y plantar una banderita diciendo que es tuyo. Para que los demás países y las instituciones internacionales apoyen una reclamación semejante es preciso que el solicitante convierta Bir Tawil en un país. En otras palabras, hay que construir infraestructura de comunicaciones (carreteras y un aeropuerto), dotar a la región de una población, y proporcionar a esta medios de subsistencia (hogares, agua y alimento). Hace falta dotar al territorio de recursos energéticos, hidrológicos (buena suerte buscando agua en el Sáhara) y de un sistema organizativo…

Si quieres Bir Tawil para ti, primero hay que convertirlo en un país funcional, y para eso hacen falta unos recursos que nadie ha aportado hasta ahora. Seguramente la situación cambiaría si de repente descbren algo muy valioso en el lugar, pero si eso ocurre los primeros en disputar su soberanía sean Egipto y Sudán. Hasta entonces el lugar es y seguirá siendo una curiosa anomalía geopolítica. [Real Life Lore]



Enlace fuente

Post Relacionados
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00