Lima, Perú
+5113014109

La NASA calcula una probabilidad de 1 entre 2700 de que el asteroide Bennu impacte con la Tierra

La NASA calcula una probabilidad de 1 entre 2700 de que el asteroide Bennu impacte con la Tierra


Bennu, fotografiado por OSIRIS-REx.

Bennu, fotografiado por OSIRIS-REx.
Foto: NASA/Goddard/Universidad de Arizona

Los datos recopilados durante los años que OSIRIS-REx de la NASA pasó dando vueltas alrededor del asteroide Bennu ha permitido a los científicos actualizar el riesgo que representa este objeto cercano a la Tierra definido como “potencialmente peligroso”.

La sonda espacial OSIRIS-REx se encuentra actualmente de camino a la Tierra, llevando lasmuestras que recolectó de la superficie del asteroide Bennu. Desde diciembre de 2018 hasta mayo de 2021, la sonda espacial de la NASA estudió la gigantesca pila de piedras y polvo desde todos los ángulos, midiendo su tamaño, forma, masa, composición, giro, trayectoria orbital y otras características importantes. Bennu es un asteroide carbonoso primitivo, por lo que al estudiar este objeto, los científicos pueden hacer inferencias sobre cómo era nuestro sistema solar durante su periodo de formación.

Pero hay algo más en esta misión de 800 millones de dólares que solo buscar moléculas orgánicas o signos de agua y elementos pesados. Bennu ocupa actualmente el segundo lugar en la lista de asteroides potencialmente peligrosos, de ahí la importancia de aprender todo lo que podamos sobre él, especialmente sobre la dinámica orbital que dicta sus movimientos futuros.

Una nueva investigación, publicada en Icarus, afina la trayectoria de Bennu hasta el año 2300. Los más misántropos estarán encantados de saber que Bennu todavía tiene una pequeña probabilidad de impactar con nuestro planeta en el próximo siglo. Pero las probabilidades de una colisión durante el año 2300 siguen siendo muy bajas: aproximadamente 1 en 1,750, o del 0,057%.

Los datos derivados de OSIRIS-REx, la red del espacio profundo de la NASA y los modelos informáticos permitieron a los científicos acotar las incertidumbres en la órbita de Bennu en un factor de 20. OSIRIS-REx es lo que realmente hizo esto posible, ya que midió la posición de Bennu en relación con la Tierra hasta la escala de unos pocos metros.

Hablando en una teleconferencia celebrada con periodistas, Davide Farnocchia, autor principal del nuevo artículo e investigador del Centro de Estudios de Objetos Cercanos a la Tierra en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en el sur de California, dijo que es un resultado “impresionante”, ya que “tenemos una de las órbitas más conocidas de todo el catálogo de asteroides ”, en referencia a Bennu. Dante Lauretta, coautor del estudio e investigador principal de OSIRIS-REx en la Universidad de Arizona, dijo que esta “increíble precisión” permitió al equipo caracterizar los parámetros orbitales del asteroide y predecir mejor dónde estará en el futuro.

Lo más impresionante es que el nuevo modelo permitió a los investigadores eliminar 24 de 26 posibles resonancias orbitales de Bennu que se predijo que existían el 11 de septiembre de 2135, cuando el asteroide pasará por la Tierra de forma segura. Las resonancias orbitales se pueden comparar con pasarelas ficticias que llevan a los personajes a líneas de tiempo alternativas (los fanáticos de la nueva serie de Loki saben de lo que estoy hablando). Sin embargo, las resonancias orbitales son muy reales y son malas noticias: no queremos que los asteroides pasen por ellas, ya que son puertas de enlace que llevan a los asteroides a trayectorias orbitales que amenazan a la Tierra.

No hay posibilidad de un impacto durante este encuentro en 2135, dijo Farnocchia, pero Bennu estará cerca de la Tierra, aproximadamente la mitad de la distancia de la Tierra a la Luna, y esto cambiará la trayectoria del asteroide. Sin embargo, para conocer este cambio en la trayectoria, los científicos deben considerar las resonancias orbitales.

Como describe la NASA, las resonancias orbitales son “áreas en el espacio que pondrían a Bennu en un camino hacia un futuro impacto con la Tierra si el asteroide pasara a través de ellas en ciertos momentos, debido al efecto de la atracción gravitacional de la Tierra”. La nueva investigación describe dos resonancias orbitales todavía en juego, incluida una que implicaría una colisión entre la Tierra y Bennu el 24 de septiembre de 2182 (agenda la fecha), pero la probabilidad es escasa, de 1 en 2700, o 0,037%. Farnocchia recordó a los periodistas en repetidas ocasiones durante la conferencia de prensa: “no hay motivo de preocupación”.

El motivo de tanta incertidumbre tiene que ver con todas las variables en juego. Sir Isaac Newton describió un universo que funciona con la precisión de un reloj, pero el reloj que es nuestro sistema solar presenta una cantidad indescriptible de partes móviles. Estas perturbaciones incluyen cosas como la gravedad del Sol, los planetas, todas las lunas, cientos de asteroides, polvo interplanetario y el viento solar.

Para el nuevo estudio, Farnocchia y sus colegas intentaron tener en cuenta la mayor cantidad de variables posibles para predecir la trayectoria futura de Bennu, incluidas las masas de 343 asteroides conocidos. Incluso tuvieron en cuenta un posible tirón ejercido por OSIRIS-REx cuando tomó una muestra de material de la superficie el 20 de octubre de 2020 (resultó ser insignificante) y trozos de escombros que caen naturalmente de Bennu (tampoco es un factor).

También hay que considerar el efecto Yarkovsky. Esto es lo que sucede cuando un objeto absorbe la radiación del Sol y esta radiación luego se escapa. Esto altera el impulso de un objeto en el espacio, lo que hace que se desvíe ligeramente de la trayectoria que de otro modo dictaría la gravedad. Este efecto es muy leve, pero se vuelve significativo en vastas escalas de tiempo. OSIRIS-REx recopiló información invaluable, información que es difícil, si no imposible, de recolectar del suelo, que se utilizó para calcular el efecto Yarkovsky mientras Bennu viajaba alrededor del Sol, incluido el tamaño, la masa, la forma, la rotación, las propiedades de la superficie y otras características del objeto. Esto “nos ayudó a modelar el movimiento futuro de Bennu”, agregó Farnocchia.

Curiosamente, las muestras recolectadas por OSIRIS-REx podrían mejorar nuestra comprensión de cómo el efecto Yarkovsky podría continuar cambiando la trayectoria de Bennu. El análisis de las muestras de la superficie podría “exponer cambios en el asteroide a lo largo del tiempo, como la meteorización de la superficie”, lo que “ampliaría nuestra comprensión de uno de los parámetros más importantes para determinar la trayectoria orbital”, como explicó Lauretta.

La nueva investigación proporciona las estimaciones más sólidas del futuro de Bennu hasta la fecha, pero todavía hay margen de mejora. A los investigadores les gustaría calcular la influencia gravitacional de todos los asteroides del sistema solar; determinar la masa de estos asteroides sería “un gran paso adelante”, dijo Farnocchia. Las mediciones mejoradas de la masa y densidad de Bennu, que aún son inciertas, también ayudarían. Bennu es una pila de rocas sueltas y polvo que probablemente presenta cavidades vacías y una distribución desigual de materiales debajo de la superficie.

Ahora a esperar al 24 de septiembre de 2023, cuando OSIRIX-REx esté lista para regresar a la Tierra con sus muestras. Lauretta dijo que la misión se encuentra en “gran estado de forma en este momento”, lo que obviamente es una buena noticia. Todavía hay mucho que aprender sobre este asteroide fascinante, y posiblemente preocupante.



Enlace fuente

Post Relacionados
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00