Lima, Perú
+5113014109

La mascarilla de Razer contra Covid-19, ahora con altavoces

La mascarilla de Razer contra Covid-19, ahora con altavoces


Imagen para el artículo titulado Razer ha hecho una versión pro de su mascarilla RGB contra Covid-19 que ahora permite hablar con normalidad

Foto: Razer

Cada CES, Razer presenta algún concepto bastante marciano (el de este año ha sido Project Sophia) que capta muchos titulares pero luego raramente termina haciéndose realidad. Eso cambió con Project Hazel, una máscara higiénica contra Covid-19 que acabó por hacerse realidad.

A pesar de tener el aspecto de un accesorio que alguien llevaría en una Rave que tuviese lugar en algún futuro distópico tipo Cyberpunk, Project Hazel se rebautizó como Zephyr y se agotó en minutos. A día de hoy conseguir una es tan difícil como conseguir una mascarilla N95 al inicio de la pandemia.

En este CES 2022, Razer ha presentado una nueva versión de la Zephyr con una función que no llegó a estar en la mascarilla original. La nueva Zephyr Pro es básicamente la misma mascarilla que la original, pero integra un sistema de amplificación de voz para que el usuario no se escuche silenciado hablando a través del escudo de plástico.

Imagen para el artículo titulado Razer ha hecho una versión pro de su mascarilla RGB contra Covid-19 que ahora permite hablar con normalidad

Foto: Razer

Si esta función te suena de algo es porque estaba integrada en el concepto original de Project Hazel, pero no cuando se lanzó comercialmente. Razer eliminó esa función precisamente porque encarecía mucho el precio de la Zephyr. La Zephyr que lanzó el año pasado costaba 99 dólares. La nueva Zephyr Pro con amplificación de voz cuesta 150.

Externamente, la Zephyr Pro es sutilmente diferente al modelo estándar. La principal diferencia es que ahora la rejillas por donde se exhala el aire (en la parte central inferior de la máscara) está flanqueada por dos pequeños altavoces conectados a un micrófono interior que que amplifican la voz hasta los 60 decibelios a un metro de distancia. Un pequeño botón en un lado de las tomas de aire (los dos cilindros iluminados por LED) permiten encender y apagar la amplificación para ahorrar batería.

Por lo demás, todo en la Zephyr Pro (que, por cierto, no está aprobada por la FDA) es idéntico al modelo más barato, incluyendo las válculas con filtros N95 y la cubierta delantera transparente. Los cilindros externos de las válvulas siguen iluminados en RGB como también lo está la cara del usuario para que seas visible incluso en malas condiciones de iluminación.

Aunque es loable que una compañía de tecnología dedique esfuerzos a proteger a las personas en esta pandemia, sigue siendo innegable que hay que estar hecho de una pasta especial para llevar en público la Zephyr o la Zephyr Pro. La máscara es… llamativa, tanto visual como auditivamente. Eso sí, si la estética de mascara antigas futurista no te incomoda, la Xephyr al menos no te molestará en las orejas como esas incómodas mascarillas desechables N95. Eso por no mencionar que no te hará pasar tanto calor o sudores gracias a la ventilación integrada.

La Zephyr Pro saldrá en algún momento de este año por los mencionados 150 dólares. Los filtros para esta o su antecesora vienen en paquetes de 10 que cuestan 30 dólares. Cada filtro tiene una duración estimada de tres días.



Enlace fuente

Post Relacionados
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00