Lima, Perú
+5113014109

La casa más pequeña del Reino Unido no tiene ni baño

La casa más pequeña del Reino Unido no tiene ni baño


Imagen para el artículo titulado La casa más pequeña del Reino Unido es tan ridículamente enana que ahora es un negocio para su dueño

Ahora que se han puesto de moda espacios pequeños para vivir en grandes urbes mega congestionadas y superpobladas, vayamos a Gales y su particular idiosincrasia. Allí la gente vive mayoritariamente en casas, no tanto en pisos, pero su vivienda más pequeña rivalizaría con la de cualquier propuesta actual.

También conocida como Quay House of Conwy, la autoproclamada “Casa más pequeña de toda Gran Bretaña” es, como cabría esperar, una morada diminuta, pero bastante acogedora a simple vista.

Se trata de una casa creada en el siglo XVI que permaneció en uso hasta 1900, cuando el último inquilino se vio obligado a marcharse por orden del ayuntamiento. En términos de espacio, estamos ante una vivienda que tan solo mide 3 metros de profundidad y ni siquiera llega a dos metros de ancho.

Imagen para el artículo titulado La casa más pequeña del Reino Unido es tan ridículamente enana que ahora es un negocio para su dueño

El techo tiene un poco más de 3 metros de altura desde el piso hasta la parte superior del tejado. Nada mal si no fuera porque la vivienda se ha dividido en dos plantas. El primer piso está dedicado a la sala de estar con espacio para carbón y una chimenea, también cuenta con un grifo de agua escondido detrás de las escaleras. El piso de arriba tiene el dormitorio muy estrecho y viene con un pequeño nicho para almacenamiento.

Más datos de su historia. La vivienda se construyó originalmente en una parcela de tierra sin usar ubicada en una hilera de cabañas medievales. De hecho, sería fácil pasarla por alto sin su fachada de color rojo brillante.

El último inquilino que ocupó la propiedad a tiempo completo fue un pescador llamado Robert Jones, quien, según cuentan los historiadores locales, apenas cabía en el estrecho espacio. Su casero, también llamado Robert Jones, casualmente vivía en la casa de al lado.

Con el tiempo, la ciudad consideró que la estructura no era apta para la ocupación en 1900, pero ha permanecido en la familia de Robert Jones (el propietario, no el inquilino) durante generaciones. Hoy, su tataranieta Jan Tyley es propietaria de la casa y la mantiene abierta para turistas curiosos.

Imagen para el artículo titulado La casa más pequeña del Reino Unido es tan ridículamente enana que ahora es un negocio para su dueño

Tyley ha conservado el interior para dar una idea de la vida espartana de un pescador galés histórico. Los visitantes pueden explorar brevemente la pequeña casa y, en ocasiones festivas, son recibidos por una mujer vestida con el atuendo tradicional galés. Por un módico precio se puede explorar el primer piso, aunque el segundo se ha vuelto algo inestable y solo está permitido asomarse a la habitación aún amueblada.

Desde este año, aquellos que quieran visitar la casa más pequeña de Reino Unido (así quedó registrado en el libro Guinness), tienen que pagar 1,50 libras (adultos) y 50 centavos para niños menores de 16 años. [Mental Floss]



Enlace fuente

Post Relacionados
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00