Lima, Perú
+5113014109

Incluso con el próximo lanzamiento de Ethereum 2.0, la escalabilidad de capa dos sigue siendo clave para el futuro de DeFi

Incluso con el próximo lanzamiento de Ethereum 2.0, la escalabilidad de capa dos sigue siendo clave para el futuro de DeFi



La red Ethereum ha recorrido un largo camino en los últimos años. Desde el surgimiento de las finanzas descentralizadas (DeFi) hasta la reciente actualización London han convertido a la red en el intento más convincente de inculcar un «ordenador mundial», pero aún queda trabajo por hacer. 

Para que la adopción global sea la columna vertebral de la Web 3.0, la red necesitará las ventajas que promete ofrecer la actualización de Eth 2.0. Sin embargo, para escalar para una nueva ola de aplicaciones descentralizadas (DApps), va a hacer falta mucho más, y parece que las soluciones de capa dos (layer-2 o L2) pueden ser la única respuesta.

Las promesas de Eth 2.0

En agosto, Ethereum vio la puesta en marcha de su tan anunciada actualización London. Este hard fork representa la primera parada en el camino hacia Ethereum 2.0, e implementó múltiples actualizaciones importantes en la red para prepararla para la transición. London llegó mientras Ethereum seguía luchando bajo el peso de los recientes auges en los mercados de DeFi y los tokens no fungibles (NFT). La velocidad y los costes de las transacciones han hecho que, en ocasiones, muchas DApps sean completamente prohibitivas, lo que ha socavado las ventajas para las que se crearon los sistemas descentralizados.

Una de las características más notables implementadas por London es la EIP-1559, que tiene como objetivo mejorar las tasas de inflación, así como estabilizar las tasas de transacción en la red. Para ello, está implementando un sistema en el que las comisiones base de las transacciones se queman en lugar de pagarse a los mineros. Los mineros siguen recibiendo recompensas por bloque, y los usuarios pueden añadir voluntariamente «propinas» a sus transacciones para incentivar la prioridad, pero ahora en cada bloque se eliminará una determinada cantidad de Ether (ETH) de la red para siempre.

A diferencia de Bitcoin, Ethereum no tiene un suministro máximo, por lo que su oferta global aumenta con cada bloque. Esto ha hecho que muchos se preocupen por la inflación a largo plazo debido al crecimiento abierto. Aunque el EIP-1559 no hace que Ethereum sea deflacionista, sí que controla la velocidad de expansión de la oferta.

Aunque se trata de un primer paso fundamental, London es sólo la punta del iceberg en lo que respecta a la ampliación de Ethereum.

Necesidad de una versión 2.0

La mayor parte de los problemas operativos de Ethereum se deben a que la velocidad de las transacciones nativas de la red se ve limitada por su inherente falta de escalabilidad. Para poner las cosas en perspectiva, la red Ethereum puede procesar actualmente unas 30 transacciones por segundo (tx/s). En comparación, un sistema de pago tradicional como Visa está diseñado para manejar 1,700 tx/s.

Ethereum necesita ponerse al día, y eso es lo que pretende Ethereum 2.0. Por un lado, la red cambiará de proof-of-work (PoW) a proof-of-stake (PoS), lo que significa un cambio de los ordenadores que compiten para resolver complejos problemas matemáticos a uno en el que los nodos apuestan por activos para validar los bloques. Aunque el PoS es mucho más eficiente que el PoW, ya que mejora la velocidad de la red a unos 50 tx/s, está lejos de lo que requiere un sistema de pagos global.

Aquí es donde entra otro desarrollo importante de Ethereum 2.0: sharding (fragmentación). Sharding es un proceso que toma cada bloque y lo divide en 64 «fragmentos» que pueden procesarse en paralelo. En esencia, esto significa que podemos tomar la estimación de 50 tx/s y multiplicarla por 64, lo que nos daría algo más de 3.000 tx/s, muy por delante de Visa y más que suficiente para servir como red de pago de la competencia.

Ganar a Visa no es suficiente

Aunque la fragmentación permitiría a Ethereum igualar o incluso superar a la infraestructura de pagos tradicional, puede que eso no sea suficiente. Los sistemas de pago tradicionales se ocupan en gran medida de transacciones relativamente sencillas. Esto ha estado bien durante muchos años, pero Internet, y ahora DeFi, está llevando las cosas más allá de lo que nunca imaginamos.

Ahora, estamos viendo intercambios descentralizados 24 horas al día, 7 días a la semana, mercados de NFT, mundos virtuales impulsados por NFT y juegos blockchain. Todos ellos requieren una frecuencia de transacciones complejas mucho mayor que la que podrían abordar la mayoría de los sistemas de pago tradicionales. Por ejemplo, un solo jugador en un juego blockchain puede realizar múltiples transacciones cada minuto, y detener el juego para esperar a que cada transacción finalice simplemente no funcionará. Si unimos esto a la ambiciosa visión de DeFi de subvertir el sector financiero tradicional, empezamos a entender el peso que puede tener la red Ethereum.

La cuestión es que ni siquiera 3.000 tx/s podrían dar cabida a estos servicios si consiguen alcanzar cifras de adopción global.

Sin embargo, al incorporar soluciones de escalado adicionales (como los «rollups» y las «sidechains»), Ethereum tiene el potencial de alcanzar hasta 100,000 transacciones por segundo. Esto lo pondría en consonancia con las aplicaciones de alto rendimiento que promete ofrecer DeFi, pero ¿cómo son estas respuestas?

Escalando para el futuro

En primer lugar, hay rollups. Estos vienen en una variedad de formas, incluyendo Optimistic, Validium, Plasma y ZK. Los rollups son una solución de escalado que soporta las cargas de las transacciones ejecutándolas off-chain y escribiendo una prueba criptográfica de validez en la cadena cuando se completa. Esto libera recursos en la cadena principal y puede aumentar la velocidad general.

Luego están las cadenas laterales, a veces llamadas soluciones de «capa dos». Se trata esencialmente de cadenas de bloques secundarias paralelas que interactúan con la cadena principal. Pueden desplegarse varias veces y gestionar diferentes procesos, lo que, a su vez, reduce considerablemente la presión sobre la capa base. La ventaja añadida de las sidechains es que también actúan como «puentes» interoperables entre múltiples redes base, proporcionando liquidez, rendimiento y compatibilidad cruzada adicionales para las cadenas conectadas.

Imagínese un futuro de criptomonedas en el que exista todo un ecosistema de cadenas primarias, como Ethereum, que interactúen entre sí a través de una serie de cadenas laterales. Podrían desplegarse diferentes redes para sus soluciones específicas, pero las técnicas criptográficas mantendrían los datos seguros de forma verificable allá donde vayan. Esto podría proporcionar finalmente el nivel de velocidad necesario a un coste suficientemente bajo para poner en práctica la verdadera visión de DeFi, un sistema financiero accesible y asequible para cualquiera.

Este artículo no contiene consejos ni recomendaciones de inversión. Cada movimiento de inversión y negociación implica un riesgo, los lectores deben realizar su propia investigación al tomar una decisión.

Los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados aquí pertenecen únicamente al autor y no reflejan ni representan necesariamente los puntos de vista y opiniones de Cointelegraph.

Sandeep Nailwal es cofundador de Polygon, la plataforma para el desarrollo de escalamiento e infraestructura de Ethereum. En el espacio de las criptomonedas desde 2016, Sandeep ha estado involucrado con muchas empresas tecnológicas desde sus primeros días. Cofundó Polygon junto a Jaynti Kanani y Anurag Arjun para resolver el problema de la escalabilidad. Sus principales responsabilidades incluyen liderar la marca, el marketing, las operaciones y la asociación con las principales partes interesadas para impulsar la visión de Polygon. Sandeep tiene un MBA del Instituto Nacional de Ingeniería Industrial (Nitie), una de las mejores escuelas de la India.

Sigue leyendo:



Enlace fuente

Post Relacionados
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00