Lima, Perú
+5113014109

Google Chrome: la optimización mas esperada

Google Chrome: la optimización mas esperada


¿Sabes que el sábado pasado, 11 de diciembre, se cumplieron 13 años del lanzamiento de Google Chrome? (si recuerdas haberlo probado antes, lo primero es decirte que tienes una memoria de elefante, y lo segundo es que la beta se liberó tres meses antes, en septiembre de ese mismo año). Pues bien, tras pedirte disculpas por esta referencia tan clara a lo rápido que pasa el tiempo y lo mayores que nos hacemos, creo que es interesante pensar un poco en todo lo que Google ha conseguido con su navegador.

En enero de 2009, cuando no era más que un recién llegado, su cuota de mercado fue del 1,37%. ¿Quiénes dominaban el mercado?

Fuente: StatCounter Global Stats

He pensado que era mejor verlo en un gráfico, que ahora podemos comparar con el de noviembre de este año, el mes pasado, para ver cuánto se han movido las fichas en estos años:

Fuente: StatCounter Global Stats

De poco más de uno de cada cien a casi dos de cada tres, sin duda la compañía del buscador puede sacar pecho por el éxito que ha supuesto Google Chrome.

Durante todos estos años, no obstante, no todo ha sido de color de rosa para el navegador de Google. Además de las críticas que surgen alrededor del común de los productos y servicios de la compañía, relacionados principalmente con la recopilación masiva de datos de sus usuarios, en el caso de Google Chrome también hay otras críticas, también bastante comunes, en relación con su rendimiento y, para ser más exactos, del enorme volumen de recursos (principalmente memoria RAM) que suele acaparar cuando está en funcionamiento.

Como usuario de Google Chrome (en realidad utilizo varios navegadores) tengo una opinión dividida a este respecto. Y es que sí, por una parte es cierto que el rendimiento de Google Chrome podría ser mucho más óptimo de lo que es actualmente. En alguna ocasión he comparado el consumo de recursos, en las mismas condiciones, de varios navegadores, y sin excepción he visto lo que ya esperaba, y es que el navegador de Google arrasa con los recursos siempre que puede.

Ahora bien, por otra parte no puedo dejar de mencionar que, aunque esto no afecte a todo el mundo, sí que es cierto que muchas personas somos dadas a acumular una gran cantidad de pestañas abiertas. Y en sistemas en los que se emplean varios escritorios (ya sean reales, cada uno con su monitor, o virtuales) no es extraño encontrar una ventana del navegador, sea Google Chrome o cualquier otro, en al menos varios de dichos escritorios. Por ejemplo, en mi caso trabajo con cinco escritorios virtuales, y tres de ellos tienen abierta una ventana del navegador (15, 11 y 14 pestañas, respectivamente en este momento).

¿Qué ocurre? Pues que lo normal sería que las pestañas que se encuentran en segundo plano, por norma general no consuman recursos. Pero claro, eso no se puede aplicar a todas las pestañas. Vuelvo a mi ejemplo: de las pestañas que tengo abiertas, una de ellas la empleo para acceder vía web a Spotify o a Apple Music (en este momento estoy empleando el servicio de Apple), otras dos contienen las versiones web de WhatsApp y de Telegram, y dos más las empleo para acceder a las dos cuentas de correo electrónico que empleo habitualmente. Si Google Chrome congela dichas pestañas, la verdad es que me podría hacer un destrozo.

Google Chrome: la optimización que muchos esperábamos

Así, conscientes del uso de las pestañas en segundo plano, Google nos ha ido proporcionando herramientas para llevar un mejor control de lo que ocurre en algunas pestañas, como pudimos ver por ejemplo hace unos pocos meses. Sin embargo, su gran caballo de batalla, durante mucho tiempo, ha sido lograr mejorar el rendimiento de Google Chrome. En mayo, por ejemplo, nos dieron un par de buenas noticias al respecto, ajustando mejor el funcionamiento de Javascript y reajustando el funcionamiento de la back-forward cache, por no hablar de los anteriores esfuerzos para implantar SegmentHeap.

Un factor clave, no obstante, tiene que ver con lo que indicaba anteriormente, las pestañas en segundo plano, y la buena noticia es que, según podemos leer en el blog de Chromium, con varias mejoras introducidas recientemente ahora Google Chrome es más rápido en Windows 10 y Windows 11, gracias a un mejor reparto de los recursos que no solo acelera la experiencia de uso del navegador, sino que también disminuye el consumo global de recursos del sistema.

Y es que sí, seguramente estarás pensando que ya hemos hablado de esto anteriormente, de mejoras en la gestión de pestañas en segundo plano de Google Chrome, pero hasta ahora no se había prestado tanta atención a algo que comenté antes que hacemos muchos usuarios: tener abiertas varias ventanas, ya estén en segundo plano, en otros escritorios o minimizadas. Y es que llevar a todas las pestañas de dichas ventanas al mismo modo en el que se encuentran las que hayan en segundo plano, también se traduce en una importante mejora de rendimiento.

Según la compañía, Google Chrome ahora es hasta un 25,8% más rápido en el inicio y se ha observado una reducción del 3,1% en el uso de memoria de la GPU. Del mismo modo, Google informa de que se ha reducido en un 20,4% el número de frames renderizados, lo que sin duda descarga al sistema de una importante carga de trabajo. De esta manera, la navegación es más rápida y el consumo de recursos es menor.



Enlace fuente

Post Relacionados
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00