Lima, Perú
+5113014109

Evidencia de vida podría existir bajo la superficie de Europa

Evidencia de vida podría existir bajo la superficie de Europa


Europa, la luna helada de Júpiter.

Europa, la luna helada de Júpiter.
Imagen: NASA

Los astrónomos han modelado la forma en que los pequeños impactos celestes han moldeado y batido constantemente la superficie helada de Europa, la luna de Júpiter. Es importante destacar que el nuevo estudio identifica lugares poco profundos en la superficie de la luna donde la evidencia de vida, si existe dentro del océano subsuperficial de Europa, puede persistir.

Europa, la luna de Júpiter, cuenta con un océano global, aunque cubierto por una gruesa capa de hielo, lo mismo que las lunas de Saturno, Titán y Encelado. Las tres lunas se consideran las principales candidatas para los lugares donde podría existir vida en otras partes del sistema solar. Sus océanos se mantienen calientes y líquidos por las fuertes fuerzas de marea ejercidas por sus planetas padres, a pesar de que las lunas están ubicadas lejos de la zona habitable del sistema solar. Gracias a los procesos químicos clave que ocurren dentro de las aguas, es plausible que pueda existir alguna forma de vida allí, pero esa pregunta sigue siendo una pregunta sin respuesta.

Eventualmente, los científicos podrían enviar sondas acuáticas en busca de vida para investigar estos mares subterráneos oscuros, pero los rastros de esta presunta vida podrían ser accesibles desde el hielo de arriba. Las fuerzas tectónicas y las gigantescas columnas de agua en Europa podrían estar transportando agua salada del subsuelo (y signos biológicas clave) directamente a la superficie. Todo lo que tenemos que hacer es enviar un módulo de aterrizaje a la superficie, donde, con mucho cuidado, buscará estas pistas.

Pero hay un problema, y ​​ese problema tiene que ver con el propio Júpiter. Como señala un comunicado de prensa de la NASA, las partículas cargadas del gigante gaseoso quedan atrapadas e impulsadas por su magnetosfera. Esta radiación podría estar borrando signos de vida en la superficie, ya que las partículas cargadas romperían los enlaces de moléculas producidas por procesos biológicos.

Dicho esto, un estudio de la NASA de 2018 sugirió que algunas firmas biológicas, protegidas por el hielo de Europa, podrían persistir a profundidades de entre 10 a 20 cm debajo de la superficie. Eso no debería ser un problema para un futuro módulo de aterrizaje equipado con un taladro, pero, como señala una nueva investigación publicada en Nature Astronomy, ese taladro tendrá que ser más largo de lo que pensamos.

Vista de cerca de la superficie de Europa, capturada por la misión Galileo de la NASA, ahora finalizada. El área del centro muestra los efectos de la jardinería de impacto.

Vista de cerca de la superficie de Europa, capturada por la misión Galileo de la NASA, ahora finalizada. El área del centro muestra los efectos de la jardinería de impacto.
Imagen: NASA/JPL-Caltech

El nuevo artículo tiene en cuenta otra consideración: los impactos con pequeños cuerpos celestes. En Europa y otras lunas similares, los impactos constantes son responsables de la “jardinería de impacto”, un proceso continuo en el que las colisiones remodelan la capa superior de la superficie. La acción de batido resultante tira del material hacia abajo de la superficie, pero también entrega material a la superficie, incluidos, teóricamente, materiales llenos de biomoléculas. Expuestas a la radiación de Júpiter, estas biofirmas serían aniquiladas. Dicho esto, “aún no se ha determinado una estimación completa del efecto de la jardinería [de impacto] para Europa”, según el estudio, dirigido por la científica planetaria Emily Costello de la Universidad de Hawai en Manoa.

Al presentar un nuevo modelo de jardinería de impacto de Europa, los investigadores han proporcionado una imagen más completa de las condiciones en la superficie de la luna y cómo están influenciadas por los impactos. También es el primer estudio que tiene en cuenta los impactos secundarios, es decir, la influencia de la caída de escombros causada por el impacto inicial.

Como muestra la investigación, la jardinería de impacto en Europa es un fenómeno en toda la luna. En promedio, los 30 cm superiores de la superficie se han agitado durante las últimas decenas de millones de años. Esto ha tenido el efecto de exponer la capa superior a la temida radiación joviana.

Esto puede parecer una mala noticia para la búsqueda de la vida, pero hay un lado positivo, ya que la misma investigación apunta a lugares en los que la jardinería de impacto no ha tenido tanto impacto.

“Si esperamos encontrar biofirmas químicas prístinas, tendremos que mirar debajo de la zona de la jardinería de impacto”, explicó Costello en el comunicado de la NASA. “Las biofirmas químicas en áreas menos profundas que esa zona pueden haber estado expuestas a radiación destructiva”. 

Se refiere específicamente a cráteres jóvenes y regiones susceptibles al movimiento de laderas, el último de los cuales se sabe que ocurren en las latitudes medias y altas de Europa. “En estos lugares, la jardinería no ha tenido tiempo suficiente para poner en peligro una columna de biomoléculas en Europa”, como escriben los científicos en su estudio.

Esta es la “primera vez que se han considerado los efectos de la jardinería de impacto al predecir dónde se pueden encontrar biomoléculas en Europa y la primera vez que se ha modelado la jardinería de impacto para considerar la superficie helada única de Europa y la población de impactadores en el Sistema Solar Exterior”, Costello señaló en un comunicado del Planetary Science Institute.

La astrónoma Rebecca Ghent del Planetary Science Institute, coautora del estudio, dijo que el nuevo trabajo “proporciona algunas limitaciones nuevas y valiosas sobre dónde buscar si esperamos encontrar evidencia de vida”.

La nueva investigación podría influir en la misión Europa Clipper de la NASA, cuyo lanzamiento está programado para 2024. Podría influir en las decisiones sobre qué instrumentos colocar en la sonda y hacia dónde debe dirigir la nave sus observaciones. La misión Europa Clipper probablemente no probará que la vida exista (o no) en Europa, pero podría llevar a los científicos a una comprensión más profunda de su potencial de habitabilidad y a un mejor sentido de dónde podría existir evidencia de vida en esta asombrosa luna joviana. Y al hacerlo, la misión podría allanar el camino para un futuro módulo de aterrizaje equipado con un taladro de 30 cm de largo.



Enlace fuente

Post Relacionados
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00