Lima, Perú
+5113014109

Este gusano tiene 100 traseros

Este gusano tiene 100 traseros


Pequeña fracción de un único espécimen vivo diseccionado de su esponja huésped como se ve a través del estereomicroscopio. También se pueden ver algunos fragmentos desprendidos de tejido esponjoso

Pequeña fracción de un único espécimen vivo diseccionado de su esponja huésped como se ve a través del estereomicroscopio. También se pueden ver algunos fragmentos desprendidos de tejido esponjoso
Imagen: Ponz-Segrelles G, Glasby CJ, Helm C, et al. Integrative anatomical study of the branched annelid Ramisyllis multicaudata (Annelida, Syllidae). Journal of Morphology. 2021;1-17. (Other)

En la mitología griega, la hidra es una criatura con muchas cabezas. En la mitología nórdica, Odin monta a Sleipnir, un caballo con muchas patas. Y en las cálidas aguas costeras de Australia vive Ramisyllis multicaudata, el gusano con muchos traseros.

La criatura tiene la forma de un árbol, con una sola cabeza y un cuerpo que se ramifica una y otra vez, cada bifurcación dotada de su propio ano. Ahora, una nueva investigación sobre las entrañas de esta misteriosa bestia de múltiples traseros revela que es aún más extraña por dentro.

Ramisyllis y otro gusano ramificado relacionado, Syllis, se encuentran exclusivamente dentro de los poros y canales dentro de las esponjas marinas. Colocan su cabeza en algún lugar cerca de la base de la esponja y pasan su cuerpo ramificado a través de túneles, extendiéndose hacia el exterior de la esponja. M. Teresa Aguado, bióloga evolutiva de la Universidad de Göttingen en Alemania, y sus colegas creen que la figura bifurcada del gusano está perfectamente adaptada para la vida en este laberinto de queso suizo. El cuerpo ramificado no sería adecuado para nadar en las aguas exteriores del océano.

“Sin embargo, viviendo dentro de la esponja, el animal está protegido, explora los canales y se mueve fácilmente hacia adentro”, dijo Aguado.

Si bien los científicos habían adquirido cierta comprensión de la anatomía externa de Ramisyllis desde su descubrimiento en 2006, se sabía poco sobre cómo se juntaban las entrañas del gusano. Entonces, Aguado y un equipo de investigadores de Australia, España y Alemania encontraron esponjas silvestres que contenían los enredos de un solo gusano y los llevaron al laboratorio.

Allí, utilizaron una combinación de diferentes estrategias de imágenes para examinar los gusanos y sus porosas moradas. Utilizaron un método de rayos X en 3D para ver cómo se organiza Ramisyllis dentro de su anfitrión de esponja. El equipo también diseccionó los gusanos de las esponjas y utilizó diferentes tipos de microscopios para observar el interior de Ramisyllis.

Sus resultados, publicados recientemente en el Journal of Morphology, revelaron que los extremos traseros de los gusanos son innumerables.

Este gusano ramificado (Ramisyllis multicaudata) fue disecado de su esponja huésped. Su única cabeza es visible en la parte inferior izquierda.

Este gusano ramificado (Ramisyllis multicaudata) fue disecado de su esponja huésped. Su única cabeza es visible en la parte inferior izquierda.
Imagen: Ponz-Segrelles G, Glasby CJ, Helm C, et al. Integrative anatomical study of the branched annelid Ramisyllis multicaudata (Annelida, Syllidae). Journal of Morphology. 2021;1-17. (Other)

“Pudimos contar más de 500 [ramas] en un espécimen, pero creemos que fácilmente pueden llegar a 1,000”, dijo Aguado.

El equipo también descubrió que la ramificación de los gusanos va mucho más allá de la piel. Increíblemente, cada vez que Ramisyllis se bifurca, todos los órganos internos también se dividen: el intestino, los nervios, todo se parte y corre a lo largo de la rama. Esto también crea una banda muscular única o “puente” que se entrelaza entre los órganos cada vez que la criatura se divide. Estos puentes pueden demarcar visualmente el tronco principal de Ramisyllis, lo cual es bastante útil cuando estás observando un animal con forma de hierba rodadora.

Cuanto más te alejas de la cabeza, más extraño se vuelve el gusano. Aguado y sus colegas pudieron examinar de cerca las puntas de las ramas, que son cruciales para la reproducción de la especie.

Cuando Ramisyllis decide que es hora de procrear, su abundancia de derrières errantes experimenta una transformación. Los extremos de las ramas se convierten básicamente en genitales, llenándose de óvulos o esperma. A estas unidades reproductivas (o “estolones”) les crecen ojos y sus propios cerebros. Cuando maduran, los estolones se desprenden y se alejan nadando, su “cabeza” recién adquirida y sus ojos los llevan a aparearse con los estolones del sexo opuesto. Lo que comenzó como un retorcido gruñido de traseros se convierte en un enjambre de torpedos autónomos que buscan sexo.

La esponja huésped (Petrosia) donde varios extremos posteriores de un espécimen del gusano Ramisyllis multicaudata pueden verse como líneas blancas arrastrándose sobre la superficie de la esponja.

La esponja huésped (Petrosia) donde varios extremos posteriores de un espécimen del gusano Ramisyllis multicaudata pueden verse como líneas blancas arrastrándose sobre la superficie de la esponja.
Imagen: Ponz-Segrelles G, Glasby CJ, Helm C, et al. Integrative anatomical study of the branched annelid Ramisyllis multicaudata (Annelida, Syllidae). Journal of Morphology. 2021;1-17. (Other)

Los gusanos no ramificados de la misma familia que Ramisyllis también usan estolones de manera similar, señala Aguado. Pero Ramisyllis es único en el gran volumen de su armada carnal, gracias a sus muchos cientos de ramas corporales. Alexander Tzetlin, un zoólogo de invertebrados de la Universidad Estatal de Moscú en Rusia que no participó en este estudio, elogia la investigación y destaca los obstáculos en el estudio de animales como Ramisyllis.

“En muchos casos, los anélidos marinos [gusanos] son ​​un objeto muy difícil de investigar y observar, porque llevan un estilo de vida reservado”, dijo Tzetlin. “Viven en refugios en tuberías, madrigueras o simplemente excavan en el espesor del sedimento, casi nunca aparecen en la superficie”.

Tzetlin también señala un gran misterio restante con Ramisyllis: su dieta. Nunca se ha encontrado comida dentro de los intestinos de los gusanos, solo propiedades viscerales vacías. Es particularmente desconcertante en un animal tan ridículamente rico en anos. Hay una gran cantidad de infraestructura digestiva aquí para construir intestinos a ninguna parte.

“No sabemos cómo este animal mantiene su enorme cuerpo”, dice Aguado. “Puede utilizar el material orgánico en el agua que entra en los canales [de la esponja] debido a las corrientes generadas por la esponja”.

Investigaciones anteriores mostraron que Ramisyllis tiene muchas extensiones microscópicas largas de su cubierta exterior. Estos pueden absorber nutrientes directamente del agua.

Aguado dice que ella y sus colegas están diseñando experimentos para abordar esta cuestión de alimentación. El equipo también está investigando cómo se expresan los genes en diferentes partes del cuerpo ramificado del gusano y en sus parientes, obteniendo una idea de cómo una criatura con una sola parte trasera dio lugar a la majestuosa zarza de traseros de Ramisyllis.



Enlace fuente

Post Relacionados
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00