Lima, Perú
+5113014109

Este “ciervo de tres cabezas” no es una imagen trucada

Este “ciervo de tres cabezas” no es una imagen trucada


Imagen para el artículo titulado Este “ciervo de tres cabezas” no es una imagen trucada, es una ilusión óptica

Imagina que eres un fotógrafo de vida silvestre que se encuentra un encuadre perfecto. En medio de la nieve y a través de un camino, un imponente ciervo se queda parado frente a la cámara. Algo parecido le ocurrió al fotógrafo Renatas Jakaitis, pero cuando disparó su cámara, el resultado fue sorprendente.

Y decimos sorprendente porque la imagen que vemos no tiene ningún tipo de retoque fotográfico, simplemente, al disparar la cámara le mostraba una espectacular ilusión óptica en forma de ciervo con tres cabezas. ¿Cómo demonios pudo pasar?

Como ha explicado el protagonista, la escena tuvo lugar hace unos años en los bosques de Penevezys (Lituania). Jakaitis había estado trabajando sigilosamente todo el día para acercarse lo suficiente a los animales antes de que llegara la oportunidad de fotografiarlos.

Tres ciervos caminaban en una sola fila por un sendero en la nieve cuando el sonido del obturador de la cámara de Jakaitis les llamó la atención y les hizo darse la vuelta para ver cuál era la fuente. Un ciervo miró por encima de su hombro izquierdo, el otro miró por encima de su lado derecho y el tercero miró directamente por el medio, lo que llevó a la curiosa pose e ilusión. Según Jakaitis:

Estaba viendo a los ciervos, que estaban parados juntos en un grupo. Sabía que en la mayoría de los casos durante el invierno, los animales caminan por senderos uno tras otro, así que seguí a un grupo de ciervos salvajes y esperaba que hubiera algo que me gustaría fotografiar. Sin embargo, nunca podría haber imaginado que estos tres ciervos se darían la vuelta al mismo tiempo y me mirarían y harían una imagen tan divertida. No lo planeé y nunca pensé en tomar una foto como esta.

Curiosamente, Jakaitis no se dio cuenta de lo que había capturado en el calor del momento mientras tomaba las fotos. Cuando llegó a casa y se puso a revisar las imágenes se llevó la sorpresa. Aquella fría mañana en la que había invertido gran parte del tiempo en deslizarse sigilosamente sin hacer ruido, había valido la pena. [Petapixel, Renatas Jakaitis]



Enlace fuente

Post Relacionados
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00