Lima, Perú
+5113014109

Encuentran niveles altos de químicos que alteran las hormonas en hamburguesas y burritos

Encuentran niveles altos de químicos que alteran las hormonas en hamburguesas y burritos


Imagen para el artículo titulado Encuentran niveles altos de químicos que alteran las hormonas en hamburguesas y burritos

Foto: Justin Sullivan (Getty Images)

Un grupo de investigadores ha encontrado ftalatos, sustancias químicas que alteran las hormonas, en muchos platos de comida rápida. Los autores de un nuevo estudio hallaron varios ftalatos distintos, así como otros productos químicos para sustituir a los ftalatos, en una variedad de productos de comida rápida para llevar, incluidas las papas fritas, los burritos y las hamburguesas con queso. Aunque todavía se está estudiando el impacto en la salud de estos químicos, los autores argumentan que se debe hacer más oir mantenerlos fuera de nuestros alimentos.

Los ftalatos son un tipo de plastificante utilizado para dar flexibilidad al plástico y otras sustancias. También son un tipo de sustancia química alteradora del sistema endocrino (EDC) que imitan o interfieren con las hormonas que producimos naturalmente, como la testosterona y el estrógeno. Los estudios en animales y humanos han indicado que una mayor exposición a los EDC, incluidos los ftalatos, puede tener un efecto negativo en el desarrollo de los niños y aumentar el riesgo de problemas de salud como le asma, la obesidad y problemas posteriores de fertilidad, aunque la solidez exacta de estas asociaciones no está clara.

Los plásticos son omnipresentes en nuestras vidas, al igual que los productos químicos que se utilizan en ellos, como los ftalatos. Pero los investigadores de la Escuela de Salud Pública del Instituto Milken de la Universidad George Washington han descubierto en los últimos años que las comidas rápidas pueden ser una fuente de exposición particularmente importante. Un estudio suyo de 2018 analizó las muestras de orina de los estadounidenses que participaron en una encuesta representativa a nivel nacional y descubrió que aquellos que informaron haber comido en restaurantes de comida rápida recientemente tenían más probabilidades de tener niveles más altos de ftalatos que aquellos que comían en casa con más frecuencia.

Esta nueva investigación, dirigida por varios de los mismos autores, analizó las comidas rápidas en sí. Los investigadores recolectaron 64 muestras de comidas de seis restaurantes diferentes en el área de San Antonio, Texas: varias hamburgueserías, una pizzería y un restaurante Tex-Mex; también recolectaron pares de guantes para manipular alimentos de tres de estos restaurantes. Los probaron todos para detectar ftalatos comúnmente reportados, así como otros plastificantes que han comenzado a usarse como alternativas supuestamente más seguras a los ftalatos.

En total, el 81% de los alimentos contenían di-n-butil ftalato (DnBP), mientras que el 70% también contenía di (2-etilhexilo) ftalato (DEHP), ambos posibles contribuyentes a problemas de fertilidad. Aproximadamente el 89% de los alimentos contenían algo de di (2-etilhexilo) tereftalato (DEHT), un plastificante sin ftalatos. Algunas investigaciones sugieren que el DEHT puede ser un producto químico más seguro que otros ftalatos, pero aún no se ha estudiado de cerca, por lo que cualquier conclusión sobre su seguridad relativa en los seres humanos sigue siendo especulativa, argumentan los autores. Los productos cárnicos, incluidas las hamburguesas con queso y los burritos de pollo, generalmente tenían los niveles más altos de cualquiera de estos productos químicos.

Los hallazgos del equipo fueron publicados el martes en la revista Journal of Exposure Science and Environmental Epidemiology.

“Descubrimos que los ftalatos y otros plastificantes están muy extendidos en los alimentos preparados de las cadenas de comida rápida de Estados Unidos, un hallazgo que significa que muchos consumidores están recibiendo una parte de productos químicos potencialmente nocivos con su comida”, dice la autora principal Lariah Edwards, científica postdoctoral en George Washington, en un comunicado proporcionado a Gizmodo. “Se necesitan regulaciones más estrictas para ayudar a mantener estos químicos dañinos fuera del suministro de alimentos”.

Es probable que los envases de plástico que se utilizan para almacenar estos alimentos sean una vía de contaminación. Pero los guantes que se usan para preparar los alimentos para los clientes puede ser otro. El equipo también encontró plastificantes de reemplazo en los guantes, específicamente.

Aunque los riesgos exactos que plantean los ftalatos de la comida rápida no se pueden medir fácilmente por ahora, los autores sospechan que ciertos grupos son más vulnerables. Los barrios más pobres tienden a tener más restaurantes de comida rápida, y menos acceso a alimentos frescos. Estos vecindarios no solo están divididos por clases, sino también por razas y etnias. Si bien estos alimentos no son saludables, en general, los ftalatos y otras toxinas ambientales solo pueden exacerbar aún más las disparidades de salud observadas entre los que tienen dinero y los que no lo tienen.

“Es necesario realizar más investigaciones para determinar si las personas que viven en dichos desiertos alimentarios tienen un mayor riesgo de exposición a estos químicos dañinos”, dijo la autora del estudio Ami Zota, profesora de salud ambiental y ocupacional en George Washington.

Los científicos y los defensores de la seguridad han comenzado a hablar más ruidosamente sobre los riesgos para la salud y el medio ambiente (incluidas las contribuciones al cambio climático) que representan los plásticos, aunque las campañas lideradas por la industria han retrocedido. Se necesitarán esfuerzos sistémicos para reducir realmente la presencia de estos químicos en nuestro mundo, pero mientras tanto, estos y otros hallazgos son, según los autores, otra razón por la que cocinar en casa es la opción más saludable, cuando es posible.



Enlace fuente

Post Relacionados
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00