Lima, Perú
+5113014109

Encontrar un yacimiento arqueológico para enterrarlo otra vez

Encontrar un yacimiento arqueológico para enterrarlo otra vez


Imagen para el artículo titulado La razón por la que arqueólogos mexicanos han vuelto a enterrar la entrada a un túnel cubierto de símbolos aztecas

Captura de pantalla: INAH / YouTube

En 2019, un equipo de Arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia de México (INAH) descubrieron la entrada a un túnel en las afueras la Ciudad de México. El portal, decorado con glifos prehispánicos, pronto volverá a ser sepultado de nuevo por tiempo indefinido.

Descubrir un yacimiento arqueológico para volver a sepultarlo no es precisamente lo habitual, pero la razón para esta decisión no es que esté embrujado. Se trata de algo bastante más triste que eso: no hay dinero para continuar la investigación, y los técnicos de la INAH temen que el lugar caiga en el olvido y acabe siendo objeto de vandalismo, saqueos o de daños por la contaminación proveniente del tráfico rodado. Por esa razón, y tras proteger la estructura con un encofrado de mampostería a fin de evitar posibles colapsos, el túnel volverá a ser sellado hasta nueva orden. En una nota de prensa emitida por el INAH también citan la pandemia de Covid como parte de lo que ha motivado esta decisión:

En su momento, se planteó la idea de realizar un corredor y una ventana arqueológica que permitiría al público en general admirar estos vestigios a su paso por el lugar; sin embargo, este proyecto implicaría una importante inversión de recursos adicionales a los originalmente presupuestados para las obras viales, debido a la necesidad de realizar estudios y trabajos de ingeniería especializados.

A ello, debe considerarse que la contingencia sanitaria mundial por la COVID-19 obligó a las instituciones de los distintos órdenes de gobierno a priorizar la asignación de recursos para la atención sanitaria de la población. Por estas razones, el proyecto arqueológico debió posponerse.

De manera adicional, cabe señalar que los hallazgos se encuentran en una zona de alto riesgo de vandalismo o de saqueo, por ello, y de acuerdo a los lineamientos establecidos por el Consejo de Arqueología del INAH, se volvió indispensable y prioritaria la protección de los vestigios históricos y arqueológicos.

Sellar de nuevo un descubrimiento como este es frustrante, pero al menos no lo dañará. El túnel mide 8,4 metros, pero es solo una pequeña parte del denominado Albarradón de San Cristobal en Ecatepec. Hacia el año 1600, durante el período colonial, el Virrey Luis de Velasco ordenó la construcción de una red de túneles, calzadas y diques que protegieran las ciudades del Valle de México de las inundaciones periódicas provenientes de sus lagos. La espectacular obra de ingeniería, hoy sepultada en muchos tramos, mide 4,5 kilómetros y es un magnífico ejemplo de mezcla de estilos españoles y prehispánicos. La entrada al túnel que pronto será sepultado está decorada con 11 glifos prehispánicos que representan diferentes símbolos como un águila, un escudo de guerra o gotas de lluvia.

Imagen para el artículo titulado La razón por la que arqueólogos mexicanos han vuelto a enterrar la entrada a un túnel cubierto de símbolos aztecas

Aunque esta región concreta no podrá ser visitada durante un tiempo, otras secciones del albarradón se pueden ver en diferentes puntos. Lamentablemente, algunos de ellos, como la Compuerta de la Capilla de Cristo Rey (sobre estas líneas) lucen actos vandálicos como pintadas en su estructura. [INAH vía Science Alert]



Enlace fuente

Post Relacionados
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00