Lima, Perú
+5113014109

El restaurante demasiado exitoso para estar en Disney

El restaurante demasiado exitoso para estar en Disney


Imagen para el artículo titulado El día que Disney imaginó un restaurante para Disneyland tan exitoso que decidió no abrirlo

Corría la década de los 60, y Walt Disney quería regalarle a su esposa Lillian un restaurante. Con cada nueva revisión, el proyecto iba creciendo más y más hasta que Disney, viendo el resultado final, decidió cancelar la idea de hacer un restaurante así. En lugar de ello lo convirtió en atracción.

Esa atracción no es otra que la sala encantada de los tikis en Disneyland. En origen, esa enorme choza inspirada en la mitología y el folklore hawaianos iba a ser un restaurante. Walt Disney pensaba ponerlo en la avenida principal del parque, pero acabó moviéndolo a Adventureland.

Todo comenzó con los loros. Los diseños originales del restaurante salieron de la imaginación de John Hench, en aquel entonces director de Walt Disney Imagineering cuando esa división ni siquiera se llamaba así. Hench imaginó un restaurante ambientado en la jungla, con todo el techo lleno de perchas con loros de verdad. Rolly Crump, uno de los diseñadores responsbale de atracciones como Haunted Mansion o It’s a Small World, no tardó en apuntar el problema de ese diseño. “No podemos poner pájaros ahí”, dijo. “Se cagarían en la comida”.

Descartados los loros de carne y hueso, el equipo de diseño optó por hacerlos de juguete. De ahí no tardó en pasar a los muñecos animatrónicos que hablan entre ellos y cantan canciones a coro. En una entrevista a SFGate, el propio Crump relata que el restaurante hawaiano de la señora Disney pronto se convirtió en una especie de pequeño parque de atracciones con orquídeas cantarinas y tikis que cuentan historias a los clientes en la entrada mientras estos esperan a que se libere una mesa.

Y ese fue precisamente el problema. “Iba a atraer a demasiada gente”, explica Crump. La densidad del restaurante en lo que a espectáculo se refiere auguraba que los clientes iban a pasar más tiempo cenando, y eso significaba largas colas o exclusivas y frustrantes listas de espera para poder comer en él. El espacio destinado al restaurante dentro del parque estaba ya cerrado y ampliarlo para aumentar el aforo no era una opción.

El propio Walt Disney fue el que selló el futuro del restaurante: “Va a haber demasiada gente, así que lo convertiremos en una atracción.” Hacerlo fue tan sencillo como quitar las mesas y hacer algunos retoques. El resultado fue Enchanted Tiki Room, una atracción en la que los visitantes del parque asisten de pie al espectáculo que, si la idea original hubiera prosperado, hubieran visto sentados picando algo. Este vídeo ofrece una visita por la atracción.

Curiosamente, el legado de aquel restaurante frustrado vive en decenas de establecimientos que copiaron la idea o “se inspiraron” en ella para abrir todo tipo de bares, restaurantes y clubes decorados como si fuera una selva y llenos de loros y estatuas Tiki de dudosa procedencia. Crump confirma que establecimientos como Trader’s Sam Enchanted Tiki Bar, nacieron inspirados en su atracción y no al revés Pocas atracciones de los Parques Disney se libran de tener historias curiosas detrás, y Enchanted Tiki Room no es una excepción. [SFGate]



Enlace fuente

Post Relacionados
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00