Lima, Perú
+5113014109

El primer caso registrado de pato parlante

El primer caso registrado de pato parlante


Un pato almizclero australiano de la misma especie que el ejemplar parlanchín.

Las vacas hacen muu, las ovejas hacen beee y los patos dicen cuá. Salvo en Australia, donde aparte de cuá, este pato llamado Ripper también decía “Maldito estúpido” (You Bloody Fool) e imitaba el sonido de una puerta al cerrarse. Ripper acaba de hacer historia como el primer caso estudiado de pato parlante.

La capacidad de imitar sonidos de otras especies, incluyendo los sonidos del habla humana, es una habilidad bastante excepcional que hasta ahora solo era típica de algunas especies de loros, colibríes, y aves lira. Desde hace décadas ha habido reportes de esta habilidad en otras especies de aves. Uno de esos reportes es el protagonizado por Ripper, un pato almizclero (Biziura lobata). La especie es nativa de Australia y Tasmania, y sus machos son fácilmente reconocibles por el lóbulo carnoso bajo el pico.

Ripper nació en cautividad en 1983, en la Reserva Natural de Tidbinbilla, y pronto se hizo famoso por su capacidad para imitar sonidos. Las habilidades del pato atrajeron la atención del ornitólogo Peter Fullagar, que se desplazó a la reserva y grabó los sonidos que emitía el ave. Aquí se le puede escuchar algo que suena como “Maldito estúpido” (You Bloody Fool), una frase que al parecer aprendió escuchando a uno de sus cuidadores.

Ripper también era capaz de imitar sonidos de otras aves y de su entorno. En esta otra grabación se le escucha imitando el sonido de una puerta al cerrarse.

Fullagar grabó los sonidos de Ripper y los incorporó al  Australian Sound Archive. Es una suerte que lo hiciera, porque Ripper y su cuidador murieron hace ya tiempo y las grabaciones que se conservaban en la reserva Tidbinbilla fueron destruidas durante un incendio forestal reciente.

Las vocalizaciones de Ripper pasaron desapercibidas durante décadas hasta que el profesor Carel Ten Cate, de la Universidad de Leiden, las redescubrió y decidió analizarlas comparativamente con los sonidos imitados de otras especies. Sus resultados acaban de publicarse en The Royal Society.

La razón por la que Ripper es importante más allá de la curiosidad de ser un pato que “habla” es que la especie a la que pertenece ha desarrollado esta habilidad de manera muy reciente. “Algunos pájaros imitan la voz mejor que otros”, explica Ten Cate. “Podemos examinar esa particularidad, pero para entender cómo empezó esa habilidad, cuál fue la ventaja ancestral desde la que evolucionó.” El estudio de Ripper puede aportar claves sobre este rasgo evolutivo y cómo apareció en primer lugar. [The Royal Society vía IFL Science]



Enlace fuente

Post Relacionados
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00