Lima, Perú
+5113014109

El fósil humano más antiguo que se conoce es incluso más antiguo de lo que se creía

El fósil humano más antiguo que se conoce es incluso más antiguo de lo que se creía


La formación Omo-Kibish, cerca de donde se descubrieron los fósiles del Homo sapiens más antiguo en 1967

La formación Omo-Kibish, cerca de donde se descubrieron los fósiles del Homo sapiens más antiguo en 1967
Foto: Céline Vidal

Los científicos dicen ahora que un fósil de Homo sapiens encontrado en Etiopía en la década de 1960 tiene al menos 233.000 años, 36.000 años más de lo que se estimaba anteriormente.

Los fósiles de los primeros miembros de nuestra especie, Homo sapiens, son excepcionalmente raros. Hasta la fecha, solo ocho yacimientos en África han producido fósiles de los primeros humanos anatómicamente modernos, el más antiguo de los cuales, conocido como el fósil Kibish Omo I, ahora ha sido datado de nuevo por un equipo de expertos dirigido por Clive Oppenheimer del Departamento de Geografía de la Universidad de Cambridge.

Así es, geografía, y no arqueología o antropología. Miembros de esas disciplinas estuvieron involucrados en el estudio, publicado hoy en Nature, pero el esfuerzo por volver a datar este fósil requirió de científicos de la Tierra, específicamente expertos en vulcanología. Porque verás, los huesos de Omo I se encontraron directamente debajo de una capa de ceniza volcánica.

Esfuerzos previos para datar esta ceniza y distinguirla de otras capas de ceniza han llevado a incertidumbres sobre la edad del fósil, pero los científicos detrás del nuevo estudio creen que por fin lo han logrado. La nueva edad mínima de Omo I es de 233.000 años, frente a la estimación anterior de 197.000 años.

“Esta es la mejor estimación que tenemos en este momento, y es congruente con los modelos más recientes de la evolución humana, que sitúan el surgimiento de nuestra especie, el Homo sapiens, hace entre 350.000 y 200.000 años”, explicó Céline Vidal, vulcanóloga del la Universidad de Cambridge y primera autora del nuevo estudio, en un correo electrónico. A lo que añadió: “El fósil de Omo I es el Homo sapiens más antiguo que conocemos hasta ahora”, y hasta ahora se “pensaba que tenía menos de 200.000 años, pero había mucha incertidumbre sobre esta edad”.

El equipo toma muestras de depósitos de ceniza en la formación Omo Kibish en Etiopía

El equipo toma muestras de depósitos de ceniza en la formación Omo Kibish en Etiopía
Foto: Alan Deino

El esqueleto de Omo I se encontró en 1967 en la Formación Omo Kibish del suroeste de Etiopía. El sitio está ubicado dentro del valle del Rift de África Oriental, un área propensa a la actividad volcánica. Vidal es parte de un proyecto de investigación que busca comprender el momento y la historia de erupciones muy grandes en el Rift de Etiopía hace entre 300.000 y 60.000 años, que describió como “poco estudiadas”. Se espera que estos datos ayuden a los científicos a comprender mejor los posibles vínculos con la evolución humana.

“Hemos estado analizando rocas volcánicas de estas erupciones para saber cuándo ocurrieron e identificar su huella química”, escribió Vidal. “Cada erupción tiene una firma química única. Usando estas huellas dactilares, pudimos rastrear la películas finas de ceniza que viajaron a cientos de kilómetros de distancia de los volcanes. En Etiopía, estas capas de ceniza se pueden encontrar en sitios arqueológicos donde se identificaron herramientas y fósiles de nuestros antepasados”.

Las técnicas radiométricas o istópicas tradicionales están limitadas cuando se trata de la datación de cenizas, pero al estudiar la composición química de muestras de piedra pómez de depósitos volcánicos, el equipo pudo datar todas las erupciones volcánicas importantes que ocurrieron en África durante el Pleistoceno Medio Tardío: el momento en que apareció nuestra especie por primera vez.

Omo I se encontró en sedimentos debajo de una capa de ceniza volcánica de 6 pies que no se puede datar directamente, ya que la ceniza es de grano demasiado fino. Situada directamente sobre el fósil Omo I, esta capa de ceniza “es la clave para limitar la edad mínima del fósil”, dijo Vidal. Ella y sus colegas analizaron esta ceniza y compararon su huella química con otras erupciones en la grieta etíope. Esto les permitió conectar los depósitos volcánicos con una gran erupción del volcán Shala ubicado a 400 kilómetros de distancia.

“Identificamos que la fuente de la ceniza es una erupción colosal del volcán Shala, que ocurrió hace unos 233.000 años”, dijo Vidal. “Esto significa que Omo I tiene más de 230.000 años”.

El margen de error de esta nueva estimación es significativo en más-menos 22.000 años, un grado de incertidumbre que el equipo espera refinar en un trabajo futuro. Además, el equipo no pudo determinar la edad máxima del fósil. Con ese fin, Vidal y sus colegas actualmente están tratando de correlacionar una capa de ceniza ubicada debajo del fósil con otros depósitos de ceniza.

El nuevo estudio es interesante, pero está lejos de romper paradigmas. No sorprende que el fósil más antiguo conocido de un humano anatómicamente moderno tenga más de 233.000 años, dado que la evidencia genética apunta a un surgimiento aún más temprano de nuestra especie, tal vez hace 600.000 años. Por ejemplo, ciertos fósiles del yacimiento de Jebel Irhoud en Marruecos datan de unos 300.000 años, pero representan al Homo sapiens arcaico, no moderno.

Los fósiles de Jebel Irhoud “presentan algunas características de Homo sapiens pero no se consideran como Homo sapiens completos”, dijo Vidal. Omo I, por otro lado, posee características consistentes con los humanos anatómicamente modernos, como un cráneo alto y redondo y una barbilla en la mandíbula.

Aparte de esto, el nuevo trabajo “es importante para demostrar que el esqueleto de Omo I tiene casi con certeza más de 230.000 años, por lo tanto, incluso más de lo que se sugirió anteriormente”, escribió Chris Stringer, antropólogo del Museo de Historia Natural de Londres que no participó en el nuevo estudio, en un correo electrónico. “Y en las partes conservadas, este es un humano anatómicamente moderno y, por lo tanto, el más antiguo conocido hasta ahora. Sin embargo, a partir de los datos genéticos, es probable que el linaje del Homo sapiens se remonte aún más atrás, al menos otros 300.000 años, aunque los primeros miembros del linaje no habrían mostrado todos los rasgos ‘modernos’ que evolucionaron posteriormente”.

Stringer se sintió decepcionado al ver que un artículo que coescribió en 2012, que databa directamente Omo I, no se citó en el nuevo estudio. Ese documento apuntaba a una edad superior a los 195.000 años, pero el equipo de Stringer solo pudo estimar una edad mínima de 155.000 años.

Cuando se le preguntó qué la emocionaba más sobre el nuevo estudio de su equipo, Vidal dijo que los descubrimientos nunca parecen terminar.

“La ciencia siempre está en movimiento, los límites y los plazos cambian a medida que mejora nuestra comprensión. Todavía hay mucho por descubrir, solo vemos lo que está en la superficie”, dijo Vidal. “También es fascinante pensar que antes de los teléfonos inteligentes y las vacunas, nos adaptamos, nos movemos y sobrevivimos a erupciones catastróficas y al cambio climático. Hay mucho que aprender de nuestra resiliencia innata natural como especie”.



Enlace fuente

Post Relacionados
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00