Lima, Perú
+5113014109

El diseñador de Boba Fett nunca le hubiera quitado el casco

El diseñador de Boba Fett nunca le hubiera quitado el casco


Boba Fett en Star Wars: El Retorno del Jedi.

Boba Fett en Star Wars: El Retorno del Jedi.
Imagen: Lucasfilm / Disney.

Aunque su debut fue en el Especial de navidad de Star Wars de 1978, la primera vez que vimos a Boba Fett en la gran pantalla fue en Star Wars: El Imperio Contraataca. Desde entonces, el cazarrecompensas se convirtió en uno de los personajes más emblemáticos y populares de la saga, en especial gracias a su armadura y casco, y a lo misterioso e intimidante que era.

Su diseño pasó por varias etapas, y aunque estaba inspirado en algunas ideas y conceptos del gran Ralph McQuarrie, no fue sino Joe Johnston el que creó su diseño final. Johnston trabajó como artista en Lucasfilm para ese entonces, pero años más tarde se convertiría en el director de películas muy conocidas como Jumanji, The Rocketeer y Captain America: The First Avenger en el universo Marvel.

En una reciente entrevista con el New York Times, Johnston dio su opinión acerca de un aspecto muy importante de Boba Fett y su regreso al universo de Star Wars en live action. Según el cineasta, Boba nunca debería haberse quitado el casco.

“Yo nunca habría enseñado su rostro. Nunca habría tenido un actor que cuando se quitara el casco vieras quién es, le diera una cara al personaje. Creo que eso elimina mucho del misterio de Boba. Antes de quitarse el casco, Boba podía ser cualquiera”.

Y regresando a lo que mencioné algunas líneas atrás, fue ese misticismo lo que influenció en la popularidad de Boba en la década de los 80, incluso tras su torpe muerte en El retorno del Jedi. Boba era parte de esa influencia del western y las películas de Sergio Leone que George Lucas tomó en cuenta para Star Wars. Aunque originalmente Boba fue creado como un nuevo tipo de Stormtrooper de élite: era color blanco, y habría más de uno, pero iba a ser muy costoso producir tantos para la película, por lo que terminó convirtiéndose en una especie de cowboy del lejano oeste, un cazarrecompensas que incluso se escuchaban espuelas cuando caminaba. Un hombre de pocas palabras y de un rostro desconocido. Según Johnston, no era un villano ni un héroe, sencillamente lo podías contratar para hacer cualquier trabajo.

Sin embargo, todo cambió años más tarde cuando Lucas creó la trilogía de precuelas y le dio una historia de origen a Boba, incluyendo un rostro, el del actor Temuera Morrison.

Imagen para el artículo titulado El diseñador de Boba Fett dice que nunca le hubiera quitado el casco al mítico personaje de Star Wars

Imagen: Lucasfilm / Disney.

Al hacer que Boba fuera un clon de su “padre”, Jango Fett, le otorgaron un rostro reconocible al personaje, uno que vimos regresar en la temporada 2 de The Mandalorian y que ahora tiene su propia serie, The Book of Boba Fett, en la que Boba deja de lado su vida como cazarrecompensas y su ambición lo lleva a querer convertirse en uno de los líderes del submundo criminal, reemplazando a Jabba el Hutt.

Si bien en parte Johnston tiene mucha razón, al mostrar el rostro de Boba se perdió ese misticismo y la intriga de quién podría estar debajo de ese casco mítico, también es cierto que la única manera en la que el personaje evolucionara y tuviera sentido su regreso era dándole una personalidad, una historia de fondo, un contexto, especialmente si ese regreso sería para más que un episodio o una película en la que simplemente se enfrente al héroe o villano de turno. Y honestamente, Temuera Morrison lo hace tan bien como Boba (y como Jango) que es imposible no apreciar esta versión del personaje, la versión definitiva. En especial si forma parte de historias como las que estamos viendo en su serie, claramente aún inspiradas en ese spaghetti western que tanto influyó en Lucas y en toda la saga. [The New York Times vía SyFy]



Enlace fuente

Post Relacionados
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00