Lima, Perú
+5113014109

El coronavirus puede persistir meses en cerebro y corazón

El coronavirus puede persistir meses en cerebro y corazón


Imagen para el artículo titulado El coronavirus puede persistir durante meses en cerebro, corazón e intestinos, según un estudio

Foto: Frederick Florin/AFP (Getty Images)

Una nueva investigación de esta semana parece afirmar la sospecha de que el coronavirus puede infectar muchas partes del cuerpo humano, no solo nuestro sistema respiratorio. También encontró que el virus a veces puede permanecer en el cuerpo incluso después de que los síntomas iniciales de una persona hayan disminuido. Los hallazgos preliminares pueden arrojar luz sobre la compleja condición crónica conocida como covid prolongado que experimentan algunos supervivientes.

El SARS-CoV-2 se considera principalmente un virus respiratorio, muy parecido a la influenza u otros coronavirus humanos. En los casos leves, sus síntomas agudos tienden a afectar el tracto respiratorio superior, mientras que los casos más graves a menudo se asocian con infección pulmonar y neumonía. Pero la evidencia del laboratorio y en pacientes ha sugerido que el virus puede viajar por todo el cuerpo e infectar otros tejidos también, gracias a los receptores que utiliza para secuestrar células. Recientemente, por ejemplo, los científicos encontraron evidencia de que el coronavirus puede infectar fácilmente las células grasas e inmunes.

Los científicos detrás de esta nueva investigación, en su mayoría de los Institutos Nacionales de Salud, dicen que la suya es la mirada más completa hasta ahora sobre qué tan bien el coronavirus puede infectar las diversas partes del cuerpo y el cerebro humanos. Para ello, los investigadores realizaron autopsias completas en 44 personas que habían sido infectadas con el coronavirus. En todos los casos, excepto en cinco, la infección estuvo directamente implicada en la muerte de la persona.

En general, el equipo encontró abundantes signos del coronavirus más allá del tracto respiratorio, tanto al comienzo como al final de la infección. Su presencia fue definitivamente mayor en las vías respiratorias y los pulmones. Pero también encontraron evidencia de infección en el tejido cardiovascular de casi el 80% de los pacientes; en el tejido gastrointestinal del 73% de los pacientes, y en el tejido muscular, cutáneo, adiposo (grasa) y nervioso periférico del 68% de los pacientes. En las 85 partes del cuerpo y los fluidos corporales que estudiaron, el virus se pudo encontrar, al menos en algunas ocasiones, en 79 de ellas, incluido el cerebro. Y encontraron rastros de ARN viral en todo el cuerpo y el cerebro meses después de que comenzaron los síntomas, hasta 230 días en el caso de un paciente.

“Nuestros datos prueban que el SARS-CoV-2 causa una infección sistémica y puede persistir en el cuerpo durante meses”, escribieron los autores en su artículo, que se publicó como una preimpresión el domingo, pero está bajo revisión para su publicación en la revista Nature, según Bloomberg.

Existen limitaciones importantes para esta investigación. Por un lado, los casos obviamente tendían a involucrar a personas gravemente enfermas de covid-19. Pero incluso en los pocos casos en los que alguien tenía síntomas leves o nulos relacionados con la covid, el virus aún se podía encontrar en todo el cuerpo, anotaron los autores. El estudio también se realizó entre abril de 2020 y marzo de 2021, un período de tiempo en el que se vacunó a relativamente pocas personas. Por lo tanto, es posible que aquellos con alguna inmunidad puedan evitar que el virus infecte el cuerpo tan a fondo como lo hizo en estos pacientes (no se mencionó a nadie que haya sido vacunado en el documento). La aparición de varias variantes nuevas del virus, como Delta y Omicron, desde marzo puede complicar aún más el panorama.

Dicho todo esto, los hallazgos nos brindan una imagen más clara de cómo funciona la infección aguda por SARS-CoV-2 y cómo podría continuar causando problemas después de que la enfermedad inicial parece resolverse. Algunos expertos creen que al menos algunos casos de covid prolongado pueden atribuirse a una infección persistente. Pero si bien estos hallazgos proporcionan una fuerte evidencia de que las infecciones a largo plazo ocurren, también plantean nuevas preguntas.

Por ejemplo, el equipo encontró poca evidencia de que la presencia del virus fuera de los pulmones estuviera asociada con inflamación directa u otra lesión celular relacionada con el virus, incluso en infecciones persistentes. Eso es clave porque la inflamación es una de las formas más comunes en que el cuerpo puede dañarse a sí mismo crónicamente, y muchos expertos creen que juega un papel importante en los síntomas de covid prolongado. En algunos casos de infección persistente, anotaron los autores, el virus puede haber sido demasiado defectuoso para seguir replicándose, lo que puede explicar por qué el cuerpo no respondió a él como una infección típica. Este hallazgo no excluye la posibilidad de que el virus todavía esté causando daño cuando permanece en el cuerpo, pero agrega una nueva arruga al misterio del covid largo que los científicos tendrán que seguir estudiando.



Enlace fuente

Post Relacionados
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00