Lima, Perú
+5113014109

El coronavirus puede infectar y esconderse en células grasas

El coronavirus puede infectar y esconderse en células grasas


Una imagen de microscopio electrónico de una partícula teñida negativamente de SARS-CoV-2

Una imagen de microscopio electrónico de una partícula teñida negativamente de SARS-CoV-2
Imagen: Cynthia S. Goldsmith and A. Tamin/CDC

Los científicos de la Universidad de Stanford y otros lugares dicen que han encontrado evidencia de que el virus que causa el covid-19 puede infectar las células grasas, así como las células inmunes que residen en el tejido graso. Los hallazgos, que aún no se han revisado y publicado formalmente, podrían proporcionar una pista de por qué las personas que viven con obesidad tienen un mayor riesgo de padecer covid-19 grave y otras complicaciones.

La edad es el factor de riesgo más grande para desarrollar una infección grave por el coronavirus conocido como SARS-CoV-2. Pero incluso las personas más jóvenes con otras afecciones de salud también tienen un mayor riesgo, incluidas las personas más jóvenes con obesidad (definida como tener un índice de masa corporal superior a 30). Las personas con obesidad no solo parecen tener un mayor riesgo de enfermedad grave y muerte, sino posiblemente un mayor riesgo de síntomas crónicos informados después de la infección, comúnmente conocido como covid prolongado. Según los datos de modelos citados por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, la obesidad puede haber contribuido hasta en un 30% de las hospitalizaciones por covid-19 en EE. UU. el año pasado.

Sin embargo, está menos claro por qué existe este riesgo adicional. Las personas con obesidad tienen más probabilidades de tener diabetes tipo 2, por ejemplo, que es en sí misma un factor de riesgo para el covid-19 grave, pero incluso las personas sin diabetes parecen tener un riesgo más alto. La obesidad también se asocia con una inflamación crónica de bajo grado, que puede afectar la respuesta del sistema inmunológico a cosas como el coronavirus. Sin embargo, puede haber otros factores sociales posiblemente involucrados, como la discriminación y el estigma que a menudo experimentan las personas con obesidad. Este sesgo, especialmente de la profesión médica, podría hacer que las personas se muestren reacias a ver a médicos u hospitales cuando estén inicialmente enfermas o podría afectar la calidad de la atención que reciben una vez allí.

En el lado biológico de las cosas, ha habido investigaciones que sugieren que el coronavirus puede infectar las células grasas, una investigación que despertó la curiosidad de los autores de este estudio como para buscar más.

El equipo recolectó muestras de tejido graso de personas que se sometieron a cirugía bariátrica y luego vio lo que sucedería cuando expusieran ese tejido al coronavirus. Descubrieron que las células grasas maduras, también conocidas como adipocitos, y los macrófagos (células inmunitarias que detectan gérmenes, señalan la presencia de infección e incluso tragan patógenos enteros a veces) podrían infectarse con éxito con el SARS-CoV-2. Luego, esta infección pareció desencadenar una fuerte respuesta inflamatoria, que involucra la producción de sustancias químicas llamadas citocinas que se han asociado con el covid-19 severo. Las células grasas precursoras, o preadipocitos, no fueron infectadas por el virus, pero también se vieron involucradas en avivar esta inflamación. Por último, pudieron encontrar rastros de ARN del coronavirus en el tejido graso recolectado de personas que habían muerto de covid-19 y también evidencia de inflamación allí.

Los resultados del estudio se publicaron en octubre en el sitio web de preimpresión bioRxiv, lo que significa que no han pasado por el típico proceso de revisión por pares, que es importante para examinar cualquier investigación. Por tanto, sus conclusiones deben considerarse con especial cautela. Pero si se valida con más estudios, podría ayudar, al menos en parte, a explicar el vínculo entre la obesidad y el covid-19 severo.

“Esto bien podría estar contribuyendo a una enfermedad grave”, dijo al New York Times la autora principal, Catherine Blish, inmunóloga de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford. “Estamos viendo las mismas citocinas inflamatorias que veo en la sangre de los pacientes realmente enfermos que se producen en respuesta a la infección de esos tejidos”.

Los hallazgos podrían incluso tener implicaciones más allá del estallido inicial de enfermedad causado por el covid-19. “Si las células adiposas constituyen un reservorio de infección viral, la obesidad puede contribuir no solo a la enfermedad aguda grave, sino también al síndrome de covid prolongado”, señalaron los autores en su artículo.

Sin embargo, por ahora, se deben realizar más investigaciones para determinar el papel, si lo hay, que las células grasas infectadas por el coronavirus pueden tener en la causa de la enfermedad.



Enlace fuente

Post Relacionados
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00