Lima, Perú
+5113014109

El calor extremo mató a cientos de pingüinos en un solo día

El calor extremo mató a cientos de pingüinos en un solo día


Tres cadáveres de pingüinos de Magallanes encontrados en Punta Tombo justo después de la ola de calor del 19 de enero de 2019

Tres cadáveres de pingüinos de Magallanes encontrados en Punta Tombo justo después de la ola de calor del 19 de enero de 2019
Foto: Anna Sulc/University of Washington

Una nueva investigación detalla el impacto devastador de un evento climático extremo en una colonia de pingüinos de Magallanes que viven a lo largo de la costa este de Argentina.

Más de 354 pingüinos de Magallanes murieron el 19 de enero de 2019, según una investigación publicada en Ornithological Applications. El trágico evento ocurrió en Punta Tomba en el este de Argentina, hogar de una de las colonias de cría de pingüinos de Magallanes más grandes del mundo. Los biólogos detrás del nuevo artículo, Katie Holt y P. Dee Boersma de la Universidad de Washington, dicen que, para esta especie, fue un “evento de mortalidad sin precedentes, de un solo día, relacionado con el calor”.

Ese día en Punta Tomba, la temperatura en la sombra alcanzó los 111 grados Fahrenheit (44 grados Celsius), marcando la temperatura más alta para la región desde que se inició el mantenimiento de registros hace 40 años. El récord anterior de un solo día fue de 109 grados Fahrenheit (43 grados Celsius), pero no se registraron muertes de pingüinos para ese evento en particular.

“Este evento extremo cayó cerca del final de la temporada de reproducción de los pingüinos de Magallanes, por lo que mató a una gran cantidad de adultos, así como polluelos”, explicó Holt, estudiante de doctorado en biología, en un comunicado de prensa de la Universidad de Washington. “Es la primera vez que registramos un evento de mortalidad masiva en Punta Tombo relacionado con temperaturas extremas”.

Vistas en primer plano de dos pingüinos, que muestran la postura de “alivio del calor” en la que se encontraron.

Vistas en primer plano de dos pingüinos, que muestran la postura de “alivio del calor” en la que se encontraron.
Imagen: Katie Holt/University of Washington

Examinando las playas en los días posteriores a la explosión de calor, Holt y Boersma registraron 264 adultos muertos y 90 polluelos muertos. Se encontraron muchas aves boca abajo con las cuatro extremidades extendidas y el pico abierto, una postura comúnmente utilizada por los pingüinos para expulsar el exceso de calor. Una sección de la colonia particularmente afectada vio hasta el 5% de los 1.153 adultos sucumbiendo al calor. La distribución desigual de la mortalidad es probablemente el resultado de microclimas y / o acceso desigual a la playa, según el documento.

Las autopsias de los pingüinos señalaron la deshidratación como la principal causa de muerte. Los investigadores no detectaron otras causas potenciales, como enfermedades, inanición o algas tóxicas. De manera inquietante, alrededor de una cuarta parte de todos los pingüinos muertos murieron mientras se trasladaban de su área de anidación al océano, ya que es probable que los pájaros estuvieran haciendo una carrera desesperada para llegar al océano y tragar un líquido precioso (los pingüinos tienen una glándula especial que les permite filtrar sal del agua del océano). Para algunos pingüinos, sin embargo, eso significó un viaje de 1 kilómetro o más y una caminata que duró 40 minutos.

Un pingüino de Magallanes alimenta a sus polluelos mientras su compañero observa.

Un pingüino de Magallanes alimenta a sus polluelos mientras su compañero observa.
Imagen: Natasha Gownaris/University of Washington

“Cualquier muerte masiva como esta es una preocupación”, dijo Holt. “Pero lo más preocupante acerca de la mortalidad por muerte por calor es que tiene el potencial de matar a muchos adultos”, que son necesarios para mantener viable a la población. “Si estamos perdiendo una gran cantidad de adultos en un solo evento como este, eso es una gran preocupación”, agregó.

Los machos perecieron con mucha más frecuencia que las hembras, pero esto refleja una proporción de sexos sesgada; Las colonias típicas de Magallanes albergan a tres machos por cada hembra. A diferencia de muchos de los adultos muertos, los polluelos murieron con el estómago lleno de comida. Aunque bien hidratados, sus diminutos cuerpos no podían regular su temperatura en el calor extremo, según el estudio.

Al documentar los efectos de este y otros eventos climáticos extremos, los investigadores estarán mejor equipados para predecir cómo responderá la vida silvestre al cambio climático. Y aunque raros, estos eventos “se espera que se vuelvan más frecuentes y podrían tener impactos severos en las poblaciones”, escriben los científicos en su artículo. De hecho, el calor intenso es uno de los signos más reveladores del cambio climático, uno que se ha vuelto alarmantemente más común en los últimos años.

Los eventos de calor extremo no solo son malos para la vida silvestre, también son malos para los humanos. La cúpula de calor que azotó el oeste de América del Norte en junio de 2021 es un potente ejemplo reciente. Cientos de personas murieron durante esta ola de calor sin precedentes, estableciendo récords de temperatura en Canadá y el noroeste del Pacífico. Un análisis posterior encontró que la ola de calor era 150 veces más probable en nuestro clima actual en comparación con el preindustrial. La investigación de 2020 mostró que el calor extremo podría eventualmente causar tantas muertes como todas las enfermedades infecciosas combinadas, pero, incluso ahora, aproximadamente un tercio de todas las muertes relacionadas con el calor son atribuibles al cambio climático causado por los humanos.



Enlace fuente

Post Relacionados
× ¿Cómo puedo ayudarte? Available from 09:00 to 18:00